EL PAIS › LA CIUDAD ESTRENA A PARTIR DE ESTA MEDIANOCHE EL SISTEMA DE SCORING, QUE SE EXTENDERA A TODO EL PAIS

Un juego donde gana el que no pierde puntos

Los infractores que sean identificados perderán puntos de su licencia y deberán hacer cursos de educación vial para recuperarlos. Los reincidentes podrán ser inhabilitados desde seis meses hasta cinco años. En la primera etapa priorizarán el control de alcoholemia.

 Por Pedro Lipcovich

Como regalo de fin de año, cada conductor porteño recibirá 20 puntos, nuevitos, para él solo. Claro que (como pasa con todos los regalos) tendrá que hacer méritos para no perder la estima de quien lo otorgó. Si se le ocurre correr una picada, perderá los 20 puntos. Si conduce alcoholizado, perderá diez puntos, lo mismo que por exceso de velocidad. Si habla por celular o usa auriculares, cinco puntos menos. El mismo puntaje pierde por cruzar con el semáforo en rojo, pero en este caso, además, irá al juez contravencional. Por no usar cinturón de seguridad o –si es motociclista– casco, perderá dos puntos. El conductor que pierda los 20 puntos sufrirá una inhabilitación redimible por la realización de un curso de educación vial. Si los pierde por segunda vez, quedará inhabilitado por 180 días para conducir. El sistema regirá desde esta medianoche, y desde las 2 de la madrugada se aplicará en 15 puestos de control de alcoholemia en las calles porteñas. En todos los casos, el conductor debe ser identificado, salvo en los casos de exceso de velocidad, donde basta con la fotomulta para sancionar al dueño del vehículo.

- Según la nueva normativa, pierde 20 puntos quien corra picadas, es decir, “el que participe, dispute u organice competencias de velocidad o destreza en la vía pública”.

- Pierde diez puntos el que conduzca “en estado de ebriedad o bajo efectos de estupefacientes”; el que “se niegue al control de alcoholemia u otras sustancias”; el que “no cumpla con las obligaciones legales –como detenerse, ayudar e identificarse– en caso de participar en un accidente de tránsito”; el que “circule a más de 20 kilómetros por sobre la velocidad permitida, en calles, o a más de 40 por sobre la permitida, en avenidas”.

- Pierde cinco puntos el que cometa “violación de luz roja” del semáforo (esta falta es además una contravención y podría ser sancionada hasta con pena de arresto); el que “cruce barreras bajas de ferrocarril” (también es contravención); el que “circule a más de 10 y hasta 20 kilómetros por hora por sobre la velocidad permitida, en calles, o a más de 20 y hasta 40 por sobre la permitida, en avenidas”. El que “utilice celular (la norma no aclara si se permite usar equipos de manos libres, por lo que la prohibición se extendería a todos los modelos) mp3 o auriculares”, el que vaya de contramano, el que interrumpa el paso de filas escolares, el que utilice “cualquier elemento que permita evadir los controles de tránsito o velocidad”; el que “no respete la prioridad de paso en bocacalle o el indicador “PARE” (la entrada en vigencia de este último ítem se posterga hasta 2010).

- Se pierden cuatro puntos por “circular con licencia vencida”; por “no cumplir con condiciones de la licencia”, como el uso de anteojos o lentes de contacto; por “conducir con licencia de categoría distinta a la correspondiente”; por “llevar menores sin el dispositivo de retención infantil correspondiente”; por “girar en lugar prohibido”; por “no ceder el paso a bomberos, ambulancias, policía”.

- Asimismo, valen cuatro puntos la “obstrucción de vía” (cuando el conductor tapona la circulación de la calle que intenta cruzar), por “circular marcha atrás en forma indebida” y por “no dar prioridad de paso a peatones”, lo cual incluye obstruir la senda peatonal; sin embargo, la ley postergó la penalización de estas infracciones hasta 2010.

–¿Por qué, pese a que los criterios internacionales de seguridad vial priorizan al peatón en áreas urbanas, la ley postergó la quita de puntos para infracciones que ponen en riesgo al peatón? –preguntó Página/12.

–Por presiones de empresas y sindicatos de colectivos y taxis –contestó una fuente de la Legislatura porteña.

- Por último, se descuentan dos puntos por “circular sin el cinturón de seguridad”, “no acatar las indicaciones de la autoridad” o “circular sin el casco protector”, tratándose de motos.

Méritos y deméritos

La quita de puntos no reemplaza a las multas, sino que se agrega a ellas. Además, al ser personal, requiere que el conductor del vehículo sea identificado. Esto se facilitará mediante un sistema de “postas”, como el que se aplicó ayer, a modo de prueba piloto, en Corrientes y Carlos Pellegrini. “Se dispusieron dos equipos de agentes de control de tránsito: el primero detecta la infracción y, por handy, se comunica con el segundo equipo, situado a unos cien metros, que intercepta al infractor, lo identifica y le entrega el acta”, contó Daniel Presti, subsecretario de Justicia de la ciudad.

Según observó Pablo Martínez Carignano, director de Seguridad Vial de la ciudad, “lo importante no es labrar muchas actas de infracción, sino procurar que, en cada una de ellas, se haya interceptado e identificado al conductor: porque eso tiene un efecto disuasivo mayor que recibir una notificación varios meses después, y también porque permite detectar otras infracciones, por ejemplo si tenía el registro vencido o carecía de seguro”.

–¿Y si un infractor intenta escapar para no ser identificado?

–No es probable porque el sistema de postas permite que un agente baje a la calle a interceptar el vehículo. Si alguno escapa, a la falta cometida agrega la desobediencia a las indicaciones de la autoridad, y se da aviso a la policía para que lo detenga –contestó Martínez Carignano.

- El exceso de velocidad es la única falta cuya sanción no exige la identificación del conductor: se le descuentan los puntos al propietario del vehículo, salvo que éste comparezca acompañado de otra persona que se haga responsable de haber conducido cuando se registró la infracción. En cuanto a cómo verificar la velocidad excesiva, “por ahora, la única manera es la fotomulta, pero la idea es, en el menor tiempo posible, proveer a los agentes de tránsito de dispositivos portátiles para registrar la velocidad”, anunció una fuente del gobierno porteño.

- Cuatro de las infracciones –cruzar con semáforo en rojo, con barreras bajas, manejar alcoholizado y correr picadas– son además contravenciones: el infractor deberá presentarse ante el juez contravencional, quien, además de la sanción por contravención, efectivizará la quita de puntos. Para el resto de las faltas, el infractor deberá presentarse ante los controladores fiscales, funcionarios del gobierno porteño, quienes dictaminarán sobre el retiro de puntos. Subsisten otras infracciones –como el estacionamiento indebido– que siguen siendo sancionadas con multa pero no implican pérdida de puntaje.

- El conductor que vaya perdiendo puntos podrá recuperarlos parcialmente (sólo cuatro puntos) si hace un curso de educación vial, con temas de derechos humanos y socorrismo. Si su puntaje cae a cero, será inhabilitado por 60 días, pero zafará si hace un curso de educación vial. Si pierde todos sus puntos por segunda vez, será inhabilitado por 180 días. Por tercera vez, la inhabilitación será por dos años. Por cuarta vez, inhabilitación por cinco años.

- También habrá premios: el conductor que no registre quita de puntos en los dos años anteriores al vencimiento de su licencia, podrá renovarla gratuitamente y quedará eximido de concurrir a las clases de actualización de normas de tránsito.

Fabián Pons, gerente general del Centro de Educación y Seguridad Vial (Cesvi), estimó “positivo que comience en la ciudad de Buenos Aires el sistema de puntaje, que dio muy buenos resultados en otros países. La principal falencia es la falta de un registro único nacional de licencias de conducir, por lo cual el que llegue a 20 puntos de demérito podría obtener licencia en otra jurisdicción. Pero esto es transitorio. Prevemos que la Agencia Nacional de Seguridad Vial puede crear en cuestión de meses el registro único y la ciudad de Buenos Aires tendrá el mérito de haber sido pionera en esto. El hecho de que los infractores sepan que no solucionan las cosas pagando, sino que sufren una condena social, tiene efecto disuasivo”.

El sistema empezará a regir esta medianoche y, “desde las dos hasta las seis de esta madrugada, funcionarán 15 puestos de control de alcoholemia que lo aplicarán en distintos lugares de la ciudad”, anunció la Subsecretaría de Justicia porteña.

Compartir: 

Twitter
 

Según las nuevas normas, pierde diez puntos el que conduzca “en estado de ebriedad o bajo efectos de estupefacientes”.
Imagen: DYN
SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.