EL PAíS › EL PRESIDENTE URUGUAYO DEFENDIó A LA PASTERA

Otro cruce con Tabaré por Botnia

Mientras Argentina argumentaba ante la Corte Internacional de La Haya que Uruguay violó un tratado binacional al instalar la pastera Botnia y sostenía que la planta contaminó al medio ambiente, el presidente Tabaré Vázquez negó la existencia de un “daño irreparable” sobre la zona y sostuvo que “la argumentación de que Uruguay no respetó las normas del tratado no tiene solidez”.

En la segunda jornada de audiencias en La Haya, los representantes del país plantearon que Uruguay no evaluó alternativas antes de asentar la pastera en Fray Bentos: en ese lugar, la planta es “incompatible” con el desarrollo del mercado turístico. “Uruguay nunca tomó las medidas necesarias para asegurarse que el lugar elegido para Botnia era el apropiado”, indicó Marcelo Kohen, especialista en derecho internacional de la Universidad de Génova y asesor del gobierno argentino en el litigio. La decisión del emplazamiento es “totalmente inapropiada”, dijo, y “los estudios científicos lo comprueban”. Fray Bentos es “una zona predominantemente turística”, y agregó: “Turismo y pasteras son incompatibles”.

La Argentina volvió a fundamentar su posición sosteniendo que el país oriental pasó por alto los mandatos del Tratado del Río Uruguay, en vigencia desde 1975. En el primer día, los representantes nacionales aseguraron que Botnia “contamina” y que la planta habría sido prohibida en Europa. Ayer, los especialistas intentaron demostrar que Uruguay no cumplió con las obligaciones del estatuto porque autorizó la obra de forma “unilateral” y sabía que la planta causaba un “daño” a Argentina.

En ese sentido, Kohen explicó que el país vecino tendría que haber considerado alternativas para instalar la planta. A pesar de que Uruguay dice que el tratado no lo obliga a tener en cuenta la cuestión del impacto turístico en la zona, a la hora de instalar a Botnia descartó hacerlo en La Paloma o en Nueva Palmira, dijo Kohen. Y lo hizo porque consideró que ambas eran zonas recreativas y turísticas. “Si no tiene impacto en el turismo, ¿por qué no decidieron construir en esas áreas?”, preguntó.

En su intervención, el experto también objetó otro de los argumentos uruguayos: la contratación de mano de obra. Kohen dijo que Botnia no daría trabajo a los pobladores de la zona, ya que “solo 40 personas de Fray Bentos están empleadas en Botnia”.

Luego habló Alain Pellet, profesor de la Universidad de Paris Quest, que hizo hincapié en el tratado y la función de la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU). Dijo que Uruguay deliberadamente no informó a la CARU: “Ante un proyecto industrial de gran envergadura como las pasteras, que afecta la calidad de las aguas del río, acudir a la CARU era algo obvio”, expresó Pellet.

Alan Béraud, de la embajada argentina ante la Unión Europea, dijo que “si las consultas hubiesen tenido lugar, la respuesta habría sido negativa”. Por lo tanto, “Uruguay decidió por su cuenta sobre el riesgo y daño que podría causar a Argentina”. Fue una decisión “unilateral”, remarcó.

En ese contexto, de gira por los Estados Unidos, el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, negó la existencia de un “daño irreparable” sobre la zona, tal como habían afirmado los enviados argentinos: “Botnia no contamina”, dijo. También sostuvo que “la argumentación de que Uruguay no respetó las normas del tratado no tiene solidez”.

En La Haya, las presentaciones de Argentina terminarán mañana. La semana próxima será el turno de Uruguay.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.