ECONOMíA › LA RECUPERACIóN DEL MERCADO INTERNACIONAL Y LAS PERSPECTIVAS DE LA ECONOMíA LOCAL IMPULSARON UNA FUERTE ALZA DE LOS BONOS

Intenso rally alcista de los títulos públicos

Las subas superaron el 10 por ciento ayer en los papeles emitidos en pesos ajustados por inflación (CER). Grandes inversores venden dólares para comprar bonos. Por ese motivo, el billete retrocedió a 3,85 pesos, con el Banco Central comprando divisas en cantidad.

 Por Cristian Carrillo

La suba de los bonos fue generalizada en la rueda de ayer, siendo las emisiones más favorecidas las nominadas en pesos. Con alzas que alcanzaron a superar el 10 por ciento, los títulos públicos que ajustan por CER –índice de precios al consumidor– recuperaron terreno luego de muchos meses de castigo por parte de los inversores. Los papeles en dólares también avanzaron a paso firme. El desempeño de estos activos responde a varios factores, pero todos confluyen en una revisión de la city acerca de las perspectivas de las cuentas públicas y de la deuda. Bajo este escenario, el riesgo país, que mide el diferencial entre la tasa de un bono local con su equivalente en los Estados Unidos, logró un nuevo recorte y se ubicó en los 750 puntos. En la plaza financiera estiman que, de continuar este comportamiento, se facilitan las condiciones para la emisión de deuda a tasas relativamente razonables. Esa euforia por los bonos se reflejó en el retroceso de un centavo en la cotización del dólar, que cerró a 3,85 pesos. No pocos grandes operadores se están desprendiendo de dólares para comprar bonos y acciones.

Las condiciones están dadas hoy para favorecer a los títulos públicos en pesos. A partir de mayo último el panorama para los activos locales exhibió un vuelco positivo que permitió especular con una pronta salida a los mercados voluntarios. Se pueden analizar tres momentos bien diferenciados. En una primera etapa, el contexto externo jugó un factor clave. La leve recuperación de algunos indicadores de actividad en Estados Unidos impulsó la cotización de los commodities y la Argentina se benefició por esa evolución de los precios de los granos y del petróleo. En la esfera local se generó además mucha expectativa con el nuevo equipo económico del Gobierno y la decisión de un acercamiento a los mercados financieros internacionales. Más tarde se anunció el canje de los bonos en pesos y del remanente de los préstamos garantizados. El importante grado de aceptación en esa operación mejoró aún más el clima bursátil.

Los primeros en beneficiarse fueron los títulos en dólares. Los bonos de más corto plazo se destacaron, precisamente, ante el nuevo escenario que se planteaba para las cuentas públicas hasta 2012, a partir de una menor presión en vencimientos de deuda. Se prorrogaron 7000 millones de pesos en vencimientos de los próximos tres años. Esto fue reforzado con las conversaciones entre el Gobierno y el Fondo Monetario, junto con la posibilidad adelantada por el ministro de Economía, Amado Boudou, de negociar con los acreedores del Club de París. También se deslizó la posibilidad de acordar con los bonistas que no entraron el canje de 2005. Esta última no sería hoy una prioridad debido a que el costo y beneficio “no justifica una reapertura”, aseguró una fuente oficial a este diario.

Una segunda instancia se vincula con la normalización del Indec. En este sentido, fue tomado como un dato “muy positivo” la cifra de inflación minorista de agosto (0,8 por ciento), la cual pareció menos retocada que datos anteriores. En paralelo, el dólar comenzó a perder atractivo como inversión y los ahorristas se volcaron a los activos en moneda local. En esa línea, los títulos públicos en pesos fueron la vedette de la plaza. En las emisiones indexadas por CER, el bono Descuento avanzó en los últimos dos días casi el 20 por ciento. El Par ya lleva un alza acumulada de 12 por ciento. Por su parte, el Bogar 2018 suma una ventaja de 18,1 por ciento.

Los nominados en dólares continuaron en alza. El Boden 2012, entregado por los plazos fijos que quedaron en el corralito, avanzó un 1,6 por ciento. Esta mejora impactó en el riesgo país de la deuda argentina. El índice que elabora el JP Morgan retrocedió a los 750 puntos y se acerca a los que tienen los mercados de la región, como Brasil y Chile. Estos dos países oscilan entre 200 y 600 puntos básicos. Esto significa que para emitir deuda requieren un plus de 2 a 6 por ciento por encima del rendimiento que ofrece un papel del Tesoro estadounidense.

La demanda por los bonos en pesos también impacto en los niveles de tasa de interés y en la cotización del dólar. En la plaza cambiaria, el dólar estuvo presionado por las ventas. En el segmento mayorista la divisa estadounidense cedió un centavo a 3,83 pesos, donde el Banco Central adquirió 170 millones de dólares. Al público, las pizarras se ajustaron un centavo a la baja, a 3,85 pesos. El stock de reservas del Central se ubicó en 45.129 millones de dólares.

Compartir: 

Twitter
 

El alza de los títulos públicos implicó un retroceso del riesgo país a cerca de los 750 puntos.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.