ECONOMíA › BERNANKE, DE LA RESERVA FEDERAL

“Ya pasó lo peor”

Para sumar certezas a los abundantes y variados pronósticos sobre el futuro de la economía global, el titular de la Reserva Federal, Ben Bernanke, sostuvo que “probablemente ya pasó lo peor”. Con esas declaraciones inciertas y algunos datos positivos en Europa y las ventas minoristas de Estados Unidos, el Fondo Monetario Internacional les solicitó a los gobiernos que comiencen a prepararse para retirar sus multimillonarias intervenciones del sistema financiero. Mientras tanto, Inglaterra y Holanda anunciaron planes de ajuste. En la previa al reunión del G-20 en Pittsburg la semana próxima, las autoridades chinas volvieron a reclamar la reforma en la estructura de gobierno de los organismos multilaterales de crédito.

Después de asegurar que, “aparentemente”, la crisis habría tocado fondo, Bernanke se cubrió y reconoció que “persisten tensiones en muchos mercados financieros en todo el mundo, las instituciones financieras afrontan pérdidas adicionales significativas y muchas empresas y hogares siguen experimentando una dificultad considerable para acceder al crédito”. Las ventas minoristas en Estados Unidos registraron el mes pasado la mayor suba en tres años, 2,7 por ciento de la mano de la venta de autos.

El Fondo, que continúa aplicando el mismo conjunto de condicionamientos recesivos a los países que solicitan créditos, pidió a los países que intervinieron en el mercado financiero comprando acciones u otorgando créditos para limpiar los balances que se preparen para retirar sus intervenciones. El FMI y Bernanke coincidieron en advertir sobre la necesidad de mejorar la regulación del sistema financiero. Sin embargo, desde la última reunión del G-20 en Londres, cuando se decidió revitalizar al Fondo, no se registraron cambios significativos en los esquemas de control y supervisión.

Una de las consecuencias de la crisis fue el debilitamiento de la hegemonía del dólar y su cuestionamiento como reserva de valor internacional. Las miradas giraron hacia el euro y el yuan, la moneda china, pero desde la autoridad monetaria de ese país señalan que, por ahora, “el yuan no está suficientemente calificado para convertirse en una moneda internacional”. Además los chinos reclamaron “igualdad de derechos de decisión” entre los países centrales y los periféricos en la toma de decisiones del FMI y el Banco Mundial.

En tanto, en Chile estima que el PIB se contraerá entre 1,5 y 2 por ciento este año. El banco central del país vecino prevé recuperar la senda del crecimiento en 2010 a una tasa de 5,5 por ciento.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.