EL PAíS › DUHALDE DIJO QUE REUTEMANN TENDRá QUE GANARLE SI QUIERE SER CANDIDATO

De jefe de escudería a rival

Eduardo Duhalde aseguró que su candidatura ya no está condicionada a lo que haga Reutemann, como decía hasta hacía poco. Además, destacó que la verdadera pelea contra Kirchner se dará en la provincia de Buenos Aires.

El ex presidente Eduardo Duhalde pasó de impulsar la candidatura de Carlos Reutemann para presidente de la Nación a decirle que ahora tendrá que ganarle a él si finalmente quiere llegar a la Casa Rosada. Después de anunciar su anhelo de conducir el Poder Ejecutivo, esta vez a través del voto, Duhalde desafió al senador santafecino, a quien días atrás trataba de empujar para que se lanzara y liderara la unificación del PJ antikirchnerista. Para justificar que hace unas pocas semanas se venían pasando la pelota amablemente para que alguno se defina, el ex presidente dijo que era “sólo un deseo de (su esposa Hilda González) Chiche” que él declinara su postulación si la confirmaba el ex corredor de Fórmula 1.

“En Santa Fe no hay mayores problemas, es Reutemann o el socialismo; distinto es en la provincia de Buenos Aires, donde está el cuartel general de Néstor Kirchner”, aseguró Duhalde ayer, desestimando la importancia del terreno político del Lole y ensalzando su desafío con el santacruceño, quien “tiene todavía un respaldo notable”.

La definición del ex gobernador bonaerense se produjo poco después de que Reutemann le devolviera la estocada con una frase contundente: “Si quiere que se lance Duhalde, yo no estoy pensando en ninguna candidatura”, había dicho. Molesto con la actitud del senador, Duhalde se definió y aseguró que lo hace porque siente la “obligación” de volver a la política dada la “gravedad inusitada” de las “peleas” del Gobierno, con sectores de la sociedad.

Inmediatamente después de su lanzamiento, el ex presidente adelantó algunos nombres que integrarían el gabinete de su eventual gobierno: sus dos ex ministros de Economía, Roberto Lavagna y Jorge Remes Lenicov, la diputada Graciela Camaño, ex ministra de Trabajo, y también su ex jefe de Gabinete, Alfredo Atanasoff.

Las críticas previsibles del oficialismo no se hicieron esperar y tampoco las del propio PJ anti-K. El titular del bloque de diputados del peronismo federal, Felipe Solá, fue el más moderado al considerar que Duhalde se apresuró en el anuncio mientras que el gobernador de Chubut, Mario Das Neves, fue más allá: dijo que se trataba de “una falta de respeto y un retroceso”.

Ayer Duhalde respondió que Solá o De Narváez lo cuestionan pero ellos “ya se lanzaron antes” y que sus declaraciones “no tienen en cuenta lo que ellos hicieron”. “Y lo que no pueden hacer Felipe o De Narváez es reorganizar una fuerza en todo el país, eso sólo lo puedo hacer yo”, se envalentonó.

De todas formas, en el entorno de Duhalde sostienen que los peronistas disidentes lo apoyarán en la interna, ya que “si después Duhalde ve que no llega a ganarle a Cobos va a apoyar a otro candidato a presidente”. Hasta el momento, la candidatura del ex mandatario cosecha más detractores que apoyos en el mundo peronista.

Respecto de su estrategia proselitista, detalló que va a estar hasta abril “trabajando simplemente en el Gran Buenos Aires, para conformar 2000, 2500 pequeñas agrupaciones, que es la forma que he decidido utilizar para competir”. Como en cada oportunidad, Duhalde aprovechó para cuestionar al gobierno nacional, al que calificó como “faccioso”. “Mi compromiso era no participar, y cuando el gobierno de Kirchner empezó a andar bien dije ‘macanudo, no me meto más en política’ –relató el ex presidente–. Pero ahora el Gobierno está haciendo perder años preciosos por pelearse con todos, con el campo, los medios, la Iglesia, y ahora el Poder Judicial. Todo esto es de una gravedad inusitada y me obliga a volver, a participar nuevamente.”

Como si fuera el único capaz de hacerle cumplir a la Argentina esa famosa “condena al éxito” que el mismo acuñó, Duhalde afirmó que no quiere irse de este mundo “viendo que este país, el de más posibilidades o potencialidad de Sudamérica, está en este plano descendente”. Para reforzar la idea, sostuvo que “no la pasó bien” en su presidencia y que junto a su familia ha “sufrido el poder más que gozarlo”.

Compartir: 

Twitter
 

Hasta hace poco Reutemann y Duhalde se llevaban bien, pero las definiciones los distanciaron.
Imagen: Arnaldo Pampillón
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.