EL PAIS › EN EL SENADO, COBOS ENCABEZO UNA REUNION DE JEFES DE BLOQUE DE LA OPOSICION

Tratamiento inmediato pero sin fecha

Los senadores opositores reclamaron que los decretos de remoción de Redrado y de creación del Fondo del Bicentenario sean analizados en forma urgente por el Congreso, pero no pudieron establecer cuándo. Armaron una comisión para intentar dialogar con el oficialismo.

 Por Miguel Jorquera

Tras más de dos horas de deliberaciones, los bloques opositores del Senado, convocados por Julio César Cleto Cobos, plantearon que el Congreso debe tratar “inmediatamente” los decretos de necesidad y urgencia (DNU) a través de los cuales el Ejecutivo creó el Fondo del Bicentenario para pagar deuda externa con reservas y despidió a Martín Redrado de la presidencia del Banco Central. Sin embargo, los senadores no fijaron fecha para sesionar. Sí acordaron armar una comisión que dialogue con el jefe del bloque K, Miguel Angel Pichetto, para convocar al Senado y aprobar o rechazar los DNU. Los elegidos para dialogar con el kirchnerismo fueron el radical Gerardo Morales, la puntana del PJ disidente Liliana Negre de Alonso y el peronista pampeano Carlos Verna, cuyo bloque puede inclinar la balanza hacia uno u otro lado a la hora de reunir quórum para sesionar o resolver una votación.

No hubo definiciones sobre fechas para sesionar, como habían dejado trascender los opositores más apresurados por marcar en el calendario una autoconvocatoria “para poner en marcha el Congreso”, pese a la ausencia del oficialismo, que insiste en no convalidar la idea en pleno receso. Después del encuentro llamado por el vicepresidente, los senadores opositores difundieron un comunicado convalidando la “reunión” –que no se calificó como de Labor Parlamentaria– con los mismos “fundamentos legales” que pocas horas antes había difundido el propio Cobos, y donde había apelado a la Constitución y al reglamento interno de la Cámara alta. El documento de cinco puntos planteó la necesidad de “interpretar la voluntad popular expresada el 28 de junio”, reafirmó “la legitimidad y legalidad de la convocatoria” de la reunión que juntó a varios presidentes de bloque y destacó la “obligación del tratamiento expreso e inmediato por parte del Congreso de los DNU”, que incluye, entre otros, el despido de Redrado que la Comisión Bicameral tratará mañana. Además, reafirmó que “sólo con el aval del Congreso se podrá disponer el uso de reservas del Central”; y citó la conformación de una “delegación” para intentar “consensuar” con el oficialismo la convocatoria para sesionar.

La reunión comenzó apenas pasadas las 18, después de que las senadoras Hilda “Chiche” Duhalde (PJ disidente) y María Eugenia Estenssoro (Coalición Cívica) arriesgaron sus pronósticos ante los periodistas e ingresaron en el despacho de Cobos. Adentro ya estaban los radicales Morales, Luis Naidenoff, Emilio Rached y la correntina Josefina Meabe, el sanjuanino Roberto Basualdo (enfrentado al gobernador Gioja), la puntana Negre de Alonso (que luego ofició de vocera), los cordobeses Luis Juez y Norma Morandini (que todavía no juró como senadora), la chubutense Graciela Di Perna, alineada con Mario Das Neves, el ex CC Samuel Cabanchik, el socialista Rubén Giustiniani y Verna, además de Cobos y el prosecretario parlamentario Juan José Canals.

La presencia de Verna entusiasmó a los opositores. El bloque del pampeano –junto a María de los Angeles Higonet– tomó distancia del oficialismo y puede volcar la ajustada correlación de fuerzas del Senado hacia uno u otro lado. Aunque no fue de la partida de los senadores que enfrentaron a los periodistas, Verna habría dado muestra de su “independencia” del Gobierno ante sus pares de la oposición y fijó postura ratificando el documento conjunto. A la vez, fue uno de los que fogonearon la idea de tratar de acordar con el oficialismo una salida a la situación y fue elegido para integrar la delegación que intentará “contactar a Pichetto”.

Una postura similar habría pronunciado Estenssoro, en sintonía con la estrategia que trazó ayer Elisa Carrió (ver aparte). “La política debe encontrar una salida a la crisis”, se sumó el radical Naidenoff, al término del encuentro, y sostuvo que el acuerdo de ayer entre los bloques opositores estableció un “principio de ejecución” de esa salida. “Está todo mucho más tranquilo, el Congreso y la Justicia están funcionando”, agregó la bonaerense González de Duhalde.

“Veremos cuál es la respuesta que tenemos del oficialismo. Pusimos la pelota en su campo y luego accionaremos en consecuencia”, confió uno de los senadores que participaron de la reunión. Por ahora, la oposición desestimó adelantar la fecha de la convocatoria pero mantiene la idea original de sesionar el 3 de febrero en el Senado. Evaluaron que lo “importante” es conservar la iniciativa y “aislar” al oficialismo para arrancarle una definición, pero ayer no podían asegurar que conseguirían el número necesario de senadores para sesionar. Mucho dependerá de cómo evolucione la puja en Diputados. Allí, el oficialismo convocó a una “reunión informal” de presidentes de bloque para el viernes, donde seguramente se conocerá si el kirchnerismo está dispuesto a negociar o mantendrá su postura de no reconocer la “autoconvocatoria opositora” en pleno receso parlamentario y sin aval del Gobierno.

Compartir: 

Twitter
 

Los senadores Estenssoro (CC), Morales (UCR), Giustiniani (PS) y Negre de Alonso (PJ disidente).
Imagen: Rolando Andrade
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.