EL PAíS › EL BATERISTA DE CALLEJEROS FUE DETENIDO BAJO LA ACUSACION DE INCENDIAR A SU ESPOSA, QUE SE ENCUENTRA EN ESTADO GRAVE

Una noche de violencia, alcohol fino y fuego

Según la denuncia, tras una pelea, Eduardo Vázquez le habría tirado alcohol fino a Wanda Tadei. Luego la llevó al hospital.

 Por Emilio Ruchansky

Eran las tres de la mañana de ayer cuando Wanda Tadei y su flamante esposo, Eduardo Vázquez, el baterista de Callejeros, se trenzaron en un discusión. Una hora después, ella apareció en la guardia del Hospital Santojanni con el 60 por ciento del cuerpo quemado (presuntamente con alcohol fino) y él con las manos un poco lastimadas por el fuego. La casa donde viven, en la calle Pizarro 7083, en Mataderos, fue el escenario del siniestro, pero la policía allanó el lugar recién por la tarde. “Pasa que la denuncia la recibimos al mediodía desde el hospital, parece que ella antes de que la indujeran en el coma farmacológico les dijo a los médicos que se habían peleado”, explicó una fuente de la policía. Vázquez quedó detenido acusado de intento de asesinato; su esposa pasó la noche en coma.

Los vecinos de las casas linderas a la del matrimonio bajaron las persianas y se negaron a hablar con la prensa. Los pocos que atendían, por el portero o la ventana, juraban que no habían oído gritos ni peleas. Entre ellos, una madre y su hija sugirieron que “capaz” que alguna vez los oyeron discutir. Al rato reconocieron que “era previsible” algún tipo de ataque por parte de Vázquez. “Yo la conozco hace tiempo, es una mina excelente que hacía mucho que vivía en el barrio y andaba de acá para allá con sus tres hijos, dos son de una pareja anterior y uno lo tuvo con Eduardo. Ojalá sobreviva”, dijo la hija.

Según contó a Página/12 el oficial de consigna en la puerta de la casa, sólo una vecina que vive al lado, en la esquina de Pizarro y Andalgalá, dijo haber oído los gritos. “Es una doctora y ya declaró, dice que tenían peleas muy fuertes”, confirmó y luego agregó: “Parece que el tipo la prendió fuego con alcohol y se quemó las manos y los brazos tratando de sacarle el fuego de encima”. Vázquez la llevó en su auto hasta el hospital pero, en el apuro, la puerta de casa del matrimonio quedó abierta, aunque el paso estaba impedido por otra puerta de reja. Desde afuera se veía un escritorio con el velador prendido, al igual que la computadora.

Roberto, el cerrajero del barrio, ya estaba a punto de cortar el pestillo de la puerta con una amoladora para que entrara la policía cuando llegó un primo de Tadei con la llave. Mientras los peritos químicos y el personal de investigaciones recorrían la casa, a pocas cuadras de allí, en el Hospital Santojanni, se disponían a trasladar a la víctima al Instituto del Quemado. Pese a que habían logrado estabilizarla, el doctor Iglesias, a cargo del traslado, contó que la mujer “está muy grave y sigue en coma farmacológico con respiración asistida mecánicamente”.

Tadei, de 29 años, sufrió quemaduras de profundidad en la cara y en la zona del cuello, el tórax, brazos y piernas. Según detalló Alberto Crescenti, director médico del SAME, la paciente tiene afectadas las vías respiratorias, “lo que complica aún más su estado de salud”. Vázquez, de 35, fue atendido y dado de alta a la tarde porque sus quemaduras son superficiales. Una vez hecha la denuncia, fue custodiado y luego trasladado a la comisaría 42ª, donde quedó incomunicado. Los médicos comentaron que el baterista de Callejeros siempre dijo que se trató de un accidente.

En la entrada de la guardia, Diego Starópolis, amigo del músico, contó que la pareja había noviado en la adolescencia y tras la ruptura se reencontraron y se casaron hace dos meses. “Estoy convencido de que fue un accidente. El es en un padre increíble y está en su mejor momento”, dijo el hombre. Por su parte, los integrantes del grupo Callejeros difundieron un comunicado en su página de Internet, donde aseguraron estar “consternados, shockeados y tristes” por todo lo ocurrido. El sábado próximo la banda debía presentarse en el festival Cosquín Rock, en Córdoba. Anoche se confirmó que el concierto fue suspendido.

Nilda Gómez, madre de una las víctimas del incendio del boliche de Cromañón, salió al cruce de los dichos de Starópolis recordando algunos pasajes testimoniales del juicio en el que resultaron absueltos los integrantes de Callejeros. “Hubo testimonios muy importantes, como el de la primera esposa de Vázquez, quien declaró que él le pegaba y relató otras agresiones. Es una persona violenta”, aseguró Gómez. La mujer también recordó que en 2005 Vázquez, quien perdió a su madre en el incendio, increpó a familiares que marchaban en San Miguel: “Vino con unos amigos y nos patotearon para tratar de que los asumiéramos como víctimas”. El allanamiento a la casa de la pareja dispuesto por la jueza de instrucción Fabiana Palmaghini, quien ordenó la detención de Vázquez bajo la acusación del delito de “tentativa de homicidio”, duró casi cuatro horas. Según fuente policiales, se encontraron objetos destrozados que podrían considerarse como signos de una pelea. Un testigo del allanamiento contó a este diario que el lugar es muy pequeño y se lo veía desordenado. “Lo que más me llamó la atención fue que en el comedor estaban todos los almohadones de un sillón grande tirados por el piso”, dijo el testigo.

Mañana, Vázquez declarará ante el fiscal Martín Niklisson y la jueza Palmaghini, quien ya instauró en la causa el secreto del sumario. El hecho, más allá de que deba determinarse si fue intencional o accidental, fue enmarcado anoche por María Eugenia Vidal, ministra de Desarrollo Social porteña, como un caso de violencia doméstica.

“Sería una demostración más de que todavía existen muchos varones que sienten tener el derecho de decidir por sobre su mujer y que las consideran como un objeto y no como un sujeto de derechos”, dijo Vidal. En 2009, agregó, la Dirección General de la Mujer de la Ciudad atendió a 7225 mujeres víctimas de la violencia de sus parejas. Hay otras 280 mujeres que directamente debieron ser trasladadas con sus hijos al refugio Mariquita Sánchez.

Compartir: 

Twitter
 

La casa donde sucedió la tragedia, en Pizarro al 7000, del barrio porteño de Mataderos.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.