EL PAIS › LA PRESIDENTA RESPONDIO A LAS ACUSACIONES DE MAURICIO MACRI

“Tiene que hacerse cargo”

Cristina Fernández de Kirchner dijo que era “ridículo” que acusen a Néstor Kirchner de estar tras el procesamiento del jefe de Gobierno. Trató de no hablar mucho del tema, pero señaló que “cada uno tiene sus responsabilidades y tiene que hacerse cargo”.

Cristina Fernández se refirió ayer por primera vez a las repetidas acusaciones que Mauricio Macri viene haciendo sobre su marido, Néstor Kirchner, a quien el jefe de Gobierno porteño señala como impulsor de la causa en la que se lo investiga por el montaje de un aparato clandestino de espionaje en el seno de su administración y en la que se encuentra procesado. Así, la Presidenta calificó como “muy ridículo” que se siga apuntando al titular del Partido Justicialista como responsable de digitar un caso que ya cuenta con la opinión concurrente de un juez federal, Norberto Oyarbide, que dictó la medida, y tres camaristas sin vínculos con la Casa Rosada, que la confirmaron de forma unánime. “Cada uno tiene sus responsabilidades y tiene que hacerse cargo”, manifestó Cristina, en el acto de inauguración del edificio de una empresa dedicada al desarrollo de software, en el partido de Vicente López (ver página 13).

La postura oficial del kirchnerismo es evitar entrar en polémicas con Macri por este tema, ya que –sostienen– de esa forma estarían haciéndole el juego a su estrategia de politizar un tema que debe resolverse por la vía judicial. Ayer, consultada por la prensa, Cristina no pudo evitar hacer un comentario sobre las denuncias del jefe del PRO contra su marido. “Prefiero no responder, me parece que es muy ridículo, no pierdo el tiempo en ese tipo de cosas”, se contuvo en principio. Pero luego dejó escapar una condena más dura: “Cada uno tiene sus responsabilidades y tiene que hacerse cargo”.

Aunque Macri deslinda culpas en una supuesta conspiración kirchnerista en su contra desde que Página/12 denunció su vínculo con las escuchas ilegales al familiar de víctimas de la AMIA Sergio Burstein –el primero de los casos en salir a la luz–, este lunes, en su primera aparición pública luego de que la Sala I de la Cámara Federal porteña confirmara su situación procesal, redobló la apuesta sugiriendo que los camaristas Eduardo Farah, Jorge Ballestero y Eduardo Freiler podrían haber sido presionados o chantajeados para firmar el fallo en su contra. “Habrá que preguntarse qué cosas tan malas habrán hecho estos camaristas, que los haya llevado a adherir a un mamarracho jurídico como éste”, deslizó el jefe de Gobierno, que enmarcó la causa en “una forma de ejercer el poder por parte del kirchnerismo, para agredir, descalificar, destruir opositores echando mano a cualquier instrumento que tenga dentro del Estado”. La Asociación de Magistrados se quejó de estas declaraciones y le pidió a Macri que “no propicie hinchamientos mediáticos”.

El enfrentamiento entre el titular del PRO y el gobierno nacional también ganó temperatura con la intervención de Franco Macri, padre del procesado, que este fin de semana llevó su afinidad política con el proyecto kirchnerista un poco más allá, al afirmar que “pondría las manos en el fuego” porque la Casa Rosada no está detrás de la causa judicial. “Estoy seguro de que no es un proyecto del Gobierno para hacer que Mauricio tenga problemas”, sorprendió el empresario. Aunque luego aclaró que cree que su hijo “tampoco” tiene nada que ver, el daño estaba hecho. El heredero se mostró “dolido” por los comentarios de su padre y añadió que “por ahí le tiene miedo a Néstor Kirchner”, sugirió.

Compartir: 

Twitter
 

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner habló sobre la supuesta conspiración que denuncia Mauricio Macri.
Imagen: DyN
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.