EL PAíS › INVITADOS A LA IX CONFERENCIA DE MINISTROS DE DEFENSA DE AMéRICA

Cuba y Honduras, a observar

En la reunión preparatoria de la cumbre que se desarrollará en noviembre, se acordó invitar en calidad de observadores a Cuba y a Honduras. La isla caribeña fue expulsada de la OEA en 1962, por adscribir al marxismo, y Honduras está suspendida por el golpe de 2009.

 Por Sebastián Ochoa

Desde La Paz

La IX Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas, que se realizará en noviembre en Santa Cruz de la Sierra, tendrá dos invitados inesperados: Cuba y Honduras. A pesar de la todavía vigente expulsión de la isla caribeña de la Organización de Estados Americanos (OEA), se decidió que participe en calidad de país observador. En la misma categoría se espera al representante de Honduras, a pesar de permanecer suspendida de la OEA luego del golpe cívico-militar que desplazó a Manuel Zelaya. “Habrá que ver sentados a la misma mesa al jefe del Pentágono, Robert Gates, y a Sergio Casas Regueiro, general de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, un viejo combatiente junto a Raúl Castro”, imaginaba un funcionario.

Los ministros de treinta y cuatro países, incluidos los Estados Unidos, debatirán sobre la instalación de bases militares estadounidenses en los países de la región, sobre cooperación frente a desastres naturales y propondrán transparentar los gastos militares.

“Los viceministros de Defensa reafirmaron la voluntad de sus gobiernos para fortalecer la paz, la seguridad y la cooperación entre las naciones de América. En ese marco, como una expresión de paz y solidaridad, resolvieron invitar a los ministros de Defensa de Honduras y Cuba”, explicó en un comunicado el Ministerio de Defensa boliviano, a cargo de Rubén Saavedra Soto.

El presidente Evo Morales había decidido dejar afuera a Honduras, ya que la OEA no reconocía al gobierno golpista que sucedió a Zelaya. Ahora, la entidad supranacional está a un paso de reconocer la presidencia de Porfirio Lobo. En concordancia, Honduras asistirá a la IX Conferencia sólo como observadora, lo mismo que Cuba, a menos que antes de noviembre la OEA determine olvidar y perdonar lo pasado en América central.

La isla presidida por Raúl Castro dio otro paso en la integración con los gobiernos del continente, alejados por décadas del gobierno comunista porque así lo condicionaron los presidentes de EE.UU. El último avance diplomático de este estilo había sido en 2008, cuando los países del Grupo Río la aceptaron como miembro 23.

El lunes y martes pasados, los representantes de 24 gobiernos consensuaron la agenda temática a discutir en noviembre. Eligieron los ejes propuestos por Bolivia como país anfitrión: consolidación de la paz, confianza y cooperación; democracia, Fuerzas Armadas, seguridad y solidaridad e incremento de la cooperación hemisférica ante los desastres naturales, como los ocurridos en Haití y en Chile este año.

El título general del primer eje se refiere a la instalación de bases militares en países extranjeros, como las siete que tiene EE.UU. en Colombia, entre otras. En este punto también se hablará de transparentar los presupuestos militares, como gesto de “confianza mutua” entre los países del continente.

El segundo eje trata sobre las cuestiones de género, educación e interculturalidad en el mundo de los uniformados. En este sentido, Bolivia aseguró que espera de aquí a un tiempo contar con generalas.

Como tercer punto, analizarán el trabajo de las Fuerzas Armadas en los desastres naturales para generar mecanismos de colaboración.

El gobierno plurinacional planteó como “principio hemisférico la no agresión y no injerencia de otras potencias en actividades internas de los países. Es uno de los temas de mayor preocupación y será uno de los temas de mayor discusión”, advirtió el ministro Saavedra Soto. Los funcionarios del Palacio Quemado destacan la vocación pacifista de Bolivia, plasmada en el artículo 10 de la Constitución aprobada en 2009. Allí dice que el país renuncia a la guerra como medio para resolver conflictos.

Los participantes de la preconferencia aprobaron el borrador de la Declaración de Santa Cruz, que debería ser firmada por los gobiernos del continente al final del encuentro, que se desarrollará del 22 al 25 de noviembre.

Las conferencias de ministros de Defensa se realizan desde 1995. En la reunión preparatoria se propuso que dentro de dos años la X Conferencia se realice en Uruguay. La diplomacia boliviana espera que la IX reunión dé cabida a los planteos del gobierno de Morales, quien meses atrás había propuesto que los países de la región echaran a los embajadores de EE.UU. si no cesaba el embargo de casi cincuenta años a Cuba. Pero nadie le hizo caso. “Al ser este evento el más importante foro político de discusión de temas de defensa y seguridad, se convierte en un escenario de debate y concertación lleno de desa-fíos, propios de un escenario hemisférico caracterizado por la paz y constante desarrollo de la democracia y los derechos humanos”, opinó Saavedra Soto.

Compartir: 

Twitter
 

Los viceministros de Defensa de América deliberaron en Bolivia entre el lunes y el martes pasado.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.