EL PAIS › DECLARO EN CORDOBA EL EX AGENTE LUIS ALBERTO URQUIZA

El policía que fue secuestrado

El testigo pidió que sea citado el diputado radical Oscar Aguad. Estuvo cautivo y fue torturado junto a otros cuatro ex policías acusados de “infiltrados y subversivos”. Otro ex preso narró dos fusilamientos.

El ex policía Luis Alberto Urquiza relató cómo fue torturado por ser considerado “subversivo”, reconoció a otros imputados y solicitó que el diputado Oscar Aguad sea citado por haber sido ministro de Asuntos Institucionales de Córdoba tras el regreso de la democracia, pero con alrededor de cien policías que habían sido torturadores aún en funciones (ver aparte). Además, en la octava jornada del juicio que se sigue en Córdoba contra Jorge Rafael Videla, Luciano Benjamín Menéndez y otros 29 imputados por crímenes ocurridos durante la dictadura militar, otro testigo, Alberto José Caccopardo, señaló a Carlos Adolfo Alsina por su participación en la UP1, donde fueron asesinados Raúl Augusto Bauducco y José René Moukarzel.

El Tribunal Oral Federal 1 de Córdoba informó que envió al Consejo de la Magistratura las pruebas que presentaron los represores Carlos Yanicelli y Yamil Jabour, quienes acusan al presidente de la Cámara Federal cordobesa, Luis Rueda, de haber prestado consentimiento para el accionar represivo.

Urquiza fue secuestrado el 12 de noviembre de 1976 por personal del Departamento de Informaciones D2 en el que trabajaba como agente al tiempo que estudiaba Psicología. En el marco de la causa Menéndez-Gontero, el ex policía relató su cautiverio junto a otros cuatro ex policías acusados de “infiltrados y subversivos”. Urquiza identificó a Yanicelli como uno de sus torturadores y precisó que Oscar Gontero fue quien le disparó en la rodilla. El testigo indicó que el 28 de septiembre de 1978 recuperó la libertad, pero seguía amenazado, por lo que decidió exiliarse en Dinamarca. Con el retorno de la democracia, regresó a Córdoba pero debió volver al exilio tras denunciar que Yanicelli aún revistaba funciones como policía. Durante la gobernación del radical Ramón Mestre sólo se abrió un sumario administrativo a raíz de la denuncia que detectó a más de cien agentes que durante la dictadura se habían desempeñado en la D2 y continuaban en funciones.

Caccopardo declaró por la mañana. Pareja de María Eugenia “Ivonne” Irazústa, asesinada en el Departamento de Informaciones de la Policía D2, el 30 de abril de 1976, interrumpió el relato de su calvario cuando los represores se retiraron de la sala. Momentos antes, había reconocido a Alsina como uno de los responsables de los asesinatos de Paco Bauducco y del Turco Moukarzel. Tanto él como Irazústa fueron detenidos por policías uniformados el 26 de abril, y luego trasladados a dependencias de la D2, donde “todo se transformó en un infierno trágico”, recordó. Caccopardo evocó que una vez allí los vendaron, los esposaron y los golpearon, y que Miguel Angel “El Gato” Gómez –uno de los imputados– “nos saludaba con la señal del nazismo y con un ‘heil Hitler’”. El 30 de abril, Irazústa junto a Eduardo Bártoli y Víctor Chavarini fueron retirados de sus celdas y tras un simulacro de escape, fueron asesinados. Más adelante, el testigo precisó que el 4 de mayo de 1976 fue llevado a la Unidad Penitenciaria número 1 (UP1), donde contó que Alsina se dejó ver en el pabellón donde estaban alojados y les advirtió que “habían ganado la guerra y que nadie iba a salir vivo de la cárcel”.

Al recordar cómo Bauducco fue asesinado, el testigo apuntó que en un procedimiento a cargo de Enrique Pedro Mones Ruiz, el 5 de julio de 1976, hicieron salir a todo el pabellón al patio del penal y apenas les ordenaron formar fila, comenzaron a golpearlos. Allí fue cuando uno de los secuestrados cayó al piso de un bastonazo y al no poder levantarse, el cabo Miguel Angel Pérez le descerrajó un disparo. “Nosotros no sabíamos de quién se trataba, pero cuando volvimos al pabellón, vimos que faltaba Bauducco”, señaló Caccopardo. La noche del 14 de julio de 1976, “escuchamos que estaban clavando” las estacas, donde Moukarzel fue atado desnudo, añadió el testigo. En esa oportunidad “Alsina se subió a la reja de la ventana de la celda –que daba al patio donde estaba estaqueado Moukarzel– y nos dice que nadie se levante, para que no veamos. Después nos informan que Moukarzel había muerto”, afirmó.

Informe: Gabriel Morini.

Compartir: 

Twitter
 

Jorge Rafael Videla, Luciano Benjamín Menéndez y otros 29 represores están siendo juzgados en Córdoba.
Imagen: DyN
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.