EL PAíS › LA LíDER DE LA TUPAC AMARU, MILAGRO SALA, SALIó AL CRUCE DE LAS NUEVAS ACUSACIONES DE GERARDO MORALES

“Montan una campaña de mentiras”

El senador radical alimentó las versiones que acusaron a Sala de haberle pegado al director del hospital de Jujuy; la dirigente de la Tupac demostró que ni siquiera estaba en la provincia. Su postura sobre el kirchnerismo y la interna de la CTA.

 Por Miguel Jorquera

Cansada de las acusaciones que la asocian con hechos violentos en Jujuy, la dirigente social Milagro Sala –de paso por Buenos Aires– salió a defender el trabajo de la organización Tupac Amaru, que dirige hace casi diez años. Responsabilizó al senador radical Gerardo Morales y a un sector del peronismo de difundir en los medios porteños “mentiras” para desprestigiarla por su acercamiento al gobierno nacional. “No soy la perrita fiel de los Kirchner, pero ellos nos dieron la oportunidad de empezar a construir nuestro propio futuro”, sostuvo Sala en una entrevista con Página/12. Una posibilidad –afirmó– “que nos negaron Menem, De la Rúa y Duhalde, que nos cerraron las puertas y nos mandaron a reprimir”.

–Hay versiones periodísticas que le adjudican a usted y a la organización Tupac Amaru haber causado agresiones a personal del hospital Pablo Soria, de San Salvador de Jujuy, por la muerte en un accidente de una de sus trabajadoras. ¿Qué fue lo que pasó?

–Esto es una burda mentira y sentimos que esto es parte de una campaña contra la organización Tupac Amaru y hacia mí. Yo ni siquiera estaba en Jujuy, desde el lunes a la mañana estoy acá en Buenos Aires, y nuestros compañeros no tuvieron nada que ver.

–¿Qué fue lo que sucedió en el hospital?

–De lo poco que conozco, son familiares de esta pobre persona que trabajaba en el lavadero, se atrancó con la bufanda en una máquina y se ahorcó. El hospital no ha tomado las medidas de seguridad suficientes para cuidar a sus propios empleados. Esta mujer tenía 65 años, ya tenía que estar jubilada, pero estaba en negro, trabajaba a cambio de un plan Trabajar y ni siquiera tenía seguro de vida.

–¿Hubo gente de la Tupac que fue a reclamar al hospital?

–Uno de los hijos. Pero estuvieron los familiares para que les den una explicación sobre la muerte de la madre. Se imagina. Uno de sus hijos vio, porque trabajaba en el mismo lugar, cómo se murió su propia madre cuando la máquina le tragó la bufanda. Pero la información ni siquiera sale del propio hospital, sino de una periodista de El Tribuno de Jujuy que envía esa información a los diarios nacionales, donde me involucra a mí y a la Tupac.

–Sin embargo, el senador radical Gerardo Morales la responsabilizó a usted y a la Tupac de querer hacer justicia por mano propia.

–Acá te dejo documentación de quienes quieren hacer justicia por sus propias manos. Cómo golpean, cómo avasallan, cómo toman tierras y plantan soja, cómo hacen escraches, cómo secuestran jueces.

–¿Usted responsabiliza a Morales de estas situaciones?

–Sí. Cuando perdió la elección a gobernador escrachó a jueces y ocupó tribunales de los magistrados electorales que no le daban la razón.

–También la acusan de haber provocado duros enfrentamientos en un asentamiento en las afueras de San Salvador el fin de semana.

–Nunca fue un enfrentamiento, lo que hubo fue una emboscada a los trabajadores de la Tupac Amaru que trabajan en la construcción de un plan de viviendas en San Pedro. Es un lugar que es pura arenilla, hasta ahí fueron las patotas de (Carlos) El Perro Santillán y la patota de Morales, con César Baigorrí a la cabeza, que es concejal de la UCR, con Tota Córdoba, que es de un sector del peronismo. Eran unas doscientas personas con mujeres y niños al frente; cuando nuestros compañeros se acercaron a ver qué pasaba, ellos corrieron a mujeres y niños y empezaron a repartir palazos y machetazos. Y nuestros compañeros ni siquiera alcanzaron a defenderse. Acá están las fotos (muestra las fotografías) de los agredidos, son todos compañeros nuestros lastimados. Pero algunos medios periodísticos enseguida salieron a decir que nosotros provocamos el problema y hasta que hubo un muerto, que el propio director del hospital de San Pedro (Bernardo Facendini) tuvo que salir a desmentir.

–¿A qué se debió la agresión?

–Creemos que es toda una venganza y que de la noche a la mañana quisieron tomar de prepo esas tierras y las 40 viviendas que están a medio terminar, aunque allí ya entregamos otras 80.

–¿Por qué cree que se da esta campaña que usted asegura se hace para desprestigiarla?

–Porque nosotros denunciamos un tarifazo que prepara la Municipalidad de San Salvador, que dirige la UCR, donde lleva algunas de las tasas a más del ciento por ciento de aumento, a pesar de que es el tercer aumento de impuestos de la actual gestión municipal. El aumento de alumbrado, barrido y limpieza va del 20 al 100 por ciento, el permiso para construir una pieza en una casa que antes pagabas 400 pesos, hoy la van a pagar 2200. La licencia para conducir una moto, que es el principal medio de transporte en la ciudad, el 525 por ciento. Pero no sólo eso, por querer poner “orden” en Jujuy quieren sacar a los vendedores ambulantes, que son cerca de 3000, los quieren desalojar. La otra vez mandaron a que interviniera la policía, Gendarmería y la Federal. Si quieren poner orden, que hablen con esos compañeros, a dónde van a ir a trabajar. Si los quieren reubicar que los manden a otro lado, pero son miles de familias que viven de lo que venden. Ellos hacen en Jujuy todo lo contrario de lo que predican en Buenos Aires.

–¿Pero se lo adjudica solamente a eso?

–No sólo por eso, porque ellos dicen que la Tupac Amaru ha cometido “muchos horrores”, que no me perdonan. El horror de la Tupac es recibir plata para construir viviendas y construirlas. Y con la plata que queda, tenemos 18 polideportivos en la provincia, donde tenemos centros de salud, escuelas primarias, secundarias y para niños discapacitados. Si nosotros hubiéramos hecho lo que están acostumbrados a hacer los sectores políticos, de recibir plata y no hacer nada, creo que nos hubiesen puesto en un altar. No nos pueden culpar a nosotros de querer vivir un poco mejor.

–¿Cree que le pegan a usted por su acercamiento a los Kirchner?

–Me tiran misiles a mí por ser amiga de los Kirchner. Si ellos hubieran querido que fuera amiga de Ernestina (Herrera de Noble), me la hubiesen presentado y yo tomaría mate cebado con Ernestina. Pero los primeros que me abrieron las puertas a las necesidades de los que menos tienen fueron los Kirchner, nos dieron plata y nosotros construimos viviendas. Yo no soy la perrita fiel de los Kirchner, pero a no-sotros cuando nos dan plata, trabajamos y construimos viviendas y bajo control: dos veces fue la Sigen a Jujuy a controlar lo que hacemos y nunca hubo una queja. Decían que nosotros no construíamos nada y nos quedábamos con la plata y cuando fueron a Jujuy vieron que construimos 4220 viviendas, cinco fábricas, 18 polideportivos y escuelas primarias y secundarias. Se dieron cuenta de que todo lo que decía Morales eran mentiras.

–¿Por qué la asocian con la violencia?

–Nos dicen violentos y los violentos, son ellos. Nunca salí a decir nada, pero ya me cansó que digan un montón de estupideces de mí y de la organización Tupac Amaru. El único pecado que cometimos fue trabajar y ser amigos de los Kirchner. No me arrepiento de la amistad que tengo, porque nosotros cuando le hemos tocado muchas veces la puerta a (Carlos) Menem, a (Fernando) De la Rúa, a (Eduardo) Duhalde, nos cerraron las puertas y nos mandaron a reprimir. Los Kirchner nos dieron plata para empezar a construir nuestro propio futuro y nosotros lo hemos hecho.

Compartir: 

Twitter
 

“Cuando Morales perdió la elección a gobernador escrachó a los jueces”, dijo Milagro Sala.
Imagen: Sandra Cartasso
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.