EL PAíS

“Diplomáticos cómplices”

“Nunca me enteré de que la embajada alemana haya intentado algo para rescatarme”, dice la médica Adriana Marcus, de 55 años, que fue secuestrada y torturada durante la dictadura militar. Marcus fue testigo en la causa ESMA y en entrevistas con medios alemanes ha reiterado la crítica hacia la actitud de la diplomacia de ese país. “En cierta forma, los diplomáticos de ese entonces fueron cómplices de los militares. Miraron para otro lado cuando se trataba de torturas y asesinatos. Los contactos comerciales les eran más importantes que los derechos humanos”, declaró a la agencia DPA. De los 30 mil desaparecidos, había unas cien personas que tenían pasaporte alemán o eran descendientes de judíos de Alemania a los cuales Hitler les había quitado la ciudadanía. Los familiares que iban a pedir ayuda eran derivados a un supuesto agente Peyrano que en realidad era un agente de inteligencia del Ejército, Carlos Españadero.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.