EL PAíS › HUGO YASKY Y PABLO MICHELI SIGUEN EN DISPUTA POR LA CONDUCCION DE LA CTA

A la espera de resultados oficiales

La interna de la Central de Trabajadores de la Argentina seguirá sin definición hasta mañana, día en que la Junta electoral anunció que va a reunirse para hacer el recuento oficial de la elección. Ante el fantasma de la ruptura, Yasky y Micheli aseguran contar con datos oficiales y cruzan acusaciones por la crisis.

EL CANDIDATO A DIRIGIR LA CTA, PABLO MICHELI

“Tengo vergüenza de lo que pasa”

“Tengo vergüenza de lo que está pasando”, dice Pablo Micheli sobre la elección en la CTA. “Nos decimos distintos pero hacemos lo mismo que cualquier partido político del sistema.” El candidato de la Lista 1 ve detrás de la crisis interna de la Central la mano del kirchnerismo, y se muestra seguro de haber ganado. Mientras espera el recuento de la junta electoral convocó a los candidatos provinciales de su lista a reunirse el martes en la Capital Federal para mostrar “las actas con los resultados” regionales que, según Micheli, le adjudicarían el triunfo.

–¿Es razonable que la junta electoral nacional todavía no dé a conocer datos oficiales?

–Sí, es razonable porque no contamos con el aparato para tener la celeridad, por ejemplo, de una elección nacional. Traer las actas desde La Quiaca o Ushuaia no es tan simple, más allá de que estemos en la era de las comunicaciones. De todas maneras, ya está confirmado que el lunes a partir del mediodía la junta electoral va a comenzar a cargar los resultados de cada una de las provincias en la página de la Central.

–Es decir que el lunes a la noche ya se debería saber quién ganó.

–Por lo menos tener una tendencia irreversible.

–El recuento en las provincias, ¿ya está terminado?

–Sí, por eso el viernes informamos que con el 90 por ciento de los votos escrutados teníamos una diferencia de 24 mil votos a favor. Sabemos que nuestra lectura es la correcta porque tenemos las actas de las juntas electorales provinciales con las firmas de los fiscales de ambas listas. Yo creo que la Lista 10 no está aceptando la derrota porque está jugado el gobierno nacional en esta elección, y el Gobierno no acepta una derrota, porque todo el mundo sabe que (Hugo) Yasky es kirchnerista, que la lista 10 es kirchnerista, y que acepten que han sido derrotados por nosotros, que no somos antikirchneristas sino que defendemos la autonomía de la Central, es un golpe duro de cara a las elecciones del año que viene. Aparte, están usurpando la sede de la CTA, porque Yasky la usó para dar una conferencia de prensa como candidato cuando habíamos llegado a un acuerdo de que íbamos a dejar el edificio libre, porque ahí funciona la junta electoral. Esta junta electoral fue votada por unanimidad por el congreso nacional de la CTA el día 14 de mayo, presidido por Hugo Yasky.

–A esta altura, ¿sigue pensando que la CTA no se va a romper?

–A esta altura yo tengo mucha vergüenza con lo que está pasando. Lo que yo soñaba era que lo que iba a hacer si perdía era reconocer la derrota, saludar a Yasky y seguir dentro de la Central, pero no es la actitud que ha tenido él, y creo que esto está desvirtuando un hecho espectacular como ha sido poner a consideración de los afiliados nuestras diferencias. El está bastardeando la elección con su actitud.

–¿Hay que volver a votar en Mendoza, como dice Yasky?

–Lo va a decir la Junta Electoral. Si efectivamente hubo irregularidades, y si la Junta Electoral así lo señala, yo estaría de acuerdo en que se vote de vuelta, pero que también tengan en cuenta las irregularidades que hubo en Santa Fe, donde votó una media de afiliados que supera ampliamente a la del país y la diferencia de 21 mil que tienen ellos contra 4 mil de nosotros da cuenta de que hubo manejos.

–¿Se resuelve este conflicto antes del miércoles, cuando vencen los mandatos?

–En realidad se debe resolver cuanto antes para terminar con esta farándula, porque en definitiva estamos diciendo que somos portadores de una práctica política distinta y hacemos lo mismo que cualquier partido político del sistema. Acá hay un problema político: el Gobierno no acepta la derrota y por eso están haciendo toda esta barbaridad. El lema es divide y reinarás, y eso es lo que están logrando. Tengo que reconocerlo con mucho dolor y mucha vergüenza: Kirchner está logrando su objetivo de hacer pelota a la Central de los Trabajadores de la Argentina, una experiencia de resistencia y de lucha que fue ejemplo en el país.

EL TITULAR DE LA CTA, HUGO YASKY

“Micheli dice falsedades”

Hugo Yasky carga contra Víctor De Gennaro: “Perdió la brújula”, asegura, y lo acusa de ser la razón oculta del conflicto en estas elecciones internas, “porque se cree el dueño de la CTA”. El secretario general de la Central alternativa, que va por su reelección, sostiene que va a ganar los comicios con los votos de las provincias de Buenos Aires y Santa Fe. Y aunque niega que se esté a un paso de la ruptura, trae el recuerdo de su gremio, la Ctera, que se fracturó y luego reagrupó.

–La junta electoral, a pesar de que la situación es crítica, no está trabajando durante el fin de semana, ¿por qué?

–Hay una demora en el envío de los datos desde muchas provincias, una demora sin explicaciones.

–¿En las provincias ya se terminó el recuento?

–En algunas sí. Ya están los datos completos de Santa Fe y de Buenos Aires, con el escrutinio cerrado. Esto significa que mañana (por hoy) la junta va a contar con los datos reales de esas dos provincias que tienen una incidencia determinante por su volumen de votos. En Buenos Aires, sobre un total de 77.799 votantes, la lista 10 se impuso con 41.736 votos frente a la 1, que obtuvo 29.399. Y en Santa Fe, cerrado el escrutinio, sobre 29.958 votantes la 10 ganó con 22.774 votos, lo que arroja una diferencia de 18.148 votos respecto de la lista 1. Esto muestra la falsedad de las cifras que difundió Pablo Micheli dándose por ganador.

–¿Sería una diferencia indescontable por el resto de las provincias?

–No es indescontable, pero es un piso y en las otras provincias hay diferencias pequeñas. O sea, nosotros hemos ganado en Buenos Aires, en Santa Fe y en otras nueve provincias, es decir que la victoria de la lista 10 es prácticamente irreversible.

–¿Habló estos días con Víctor De Gennaro o Pablo Micheli?

–Con De Gennaro hace meses que no hablo, creo que perdió totalmente la brújula y hoy se dedica a echar leña al fuego, como si esta elección se tratara de una cruzada para hacer desaparecer de la CTA a todos los que no piensan como él. Con Micheli hablé telefónicamente. Le dije que debíamos dejar que la Junta Electoral trabajara y que en caso de diferencias teníamos que remitirnos al comité arbitral frente al cual ambos nos comprometimos por escrito a resolver cualquier litigio. Además le recordé que quedan los afiliados de Esteban Echeverría y Ezeiza esperando la oportunidad de votar, y lo mismo en Mendoza.

–¿Tuvieron acuerdo?

–La respuesta de él fue que en Mendoza todo había estado normal. Le dije que mire en YouTube los videos de la elección, donde se ve cómo meten las urnas adentro de una caja que la abren dos tipos en una vereda. Y también que le iba a mandar envuelto en un paquete de regalo las actas que dan cuenta de 124 urnas que se encontraron al otro día del comicio escondidas en uno de los salones laterales de donde había funcionado la Junta Electoral. El me contestó “no me cargues”.

–Se decía que con esta elección la CTA iba a salir fortalecida, pero ahora parece más bien a punto de romperse.

–Va a salir fortalecida. Yo viví el proceso de la fractura de Ctera en 1988: se fracturó porque después de 15 años de conducir la lista Blanca, los celestes pasaron a ser mayoría. En ese momento, la Ctera se rompió y supuestamente vivió el período de mayor fragilidad; sin embargo al año siguiente se reagrupó y empezó un período en el que nos consolidamos como la expresión legítima del pensamiento de los docentes de la Argentina. Yo no tengo ninguna duda de que en la CTA vamos a transitar un desgaste, pero es lógico, porque estamos pariendo una nueva etapa después de 16 años de hegemonía absoluta de Víctor De Gennaro. Mis cuatro años de mandato en la CTA fueron los cuatro años de un intruso, porque así me vieron lamentablemente los compañeros que se creen dueños de la Central, y apostaron a que yo iba a ser el Chirolita de Víctor De Gennaro, que además tiene otros Chirolitas puestos en otras partes del movimiento.

–¿Se va a saber antes del miércoles quién ganó?

–El resultado tiene que estar definido esta semana, sí o sí.

–Pero, ¿va a aceptar la derrota el que pierda?

–Hay dos instancias, la junta electoral y el comité arbitral. Nosotros nos comprometimos a aceptar el veredicto del comité arbitral. El que no cumpla se va a poner la soga al cuello, porque uno puede regresar de cualquier cosa menos de romper un compromiso frente al conjunto de los trabajadores.

Reportajes: Laura Vales.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.