EL PAíS › EL GOBERNADOR DE NEUQUéN SE DEDICó AYER A LA CRISIS POR LA ACTIVIDAD VOLCáNICA

Entre cenizas después de la reelección

Sapag había anunciado su apoyo a la Presidenta en octubre y ayer el Gobierno le retribuyó el gesto a través del jefe de Gabinete. El MPN y sus aliados se aseguraron mayoría y quórum propio en la Legislatura provincial.

 Por Nicolás Lantos

Desde Neuquén

El día después de las elecciones, Neuquén amaneció otra vez sumergida en esa especie de neblina de cenizas volcánicas que volvía un poco difícil de respirar el aire frío. La vida en la capital provincial, sin embargo, fue la de un día más: después de todo, aquí no es novedad que el Movimiento Popular Neuquino gane la gobernación. El mandatario reelecto, Jorge Sapag, pasó la mañana posterior a las elecciones en la residencia oficial, abocado al manejo de la crisis provocada por la actividad del volcán Puyehue, y por la tarde viajó a la zona más afectada. Desde la Casa Rosada, a través del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, le devolvieron el apoyo que había expresado sin medias tintas durante los festejos del domingo. “El gobernador nunca ha estado lejos de nuestros pensamientos”, aseguró Fernández.

La ventaja de Sapag sobre su rival Martín Farizano fue, finalmente, de algo más de diez puntos. Con el 95 por ciento de las mesas escrutadas, la fórmula para gobernador del MPN obtuvo el 45,42 por ciento de los votos, mientras que el Frente Neuquino, encabezado por radicales y kirchneristas, recibió el 34,13 por ciento. Además, el oficialismo se aseguró mayoría y quórum propio (en concurso con sus aliados) en la Legislatura unicameral, donde será novedad el ingreso por primera vez de un representante de los trabajadores de la fábrica recuperada Fasinpat (ex Zanon), Alejandro López, que encabezaba la nómina del Frente de Izquierda: según anunció, rotarán en el ejercicio de la representación junto a otros tres compañeros de lista, un año cada uno hasta completar el mandato.

Todavía falta asignar una banca, que disputan dos de la colectoras que acompañaron a Farizano. A medida que se calculen los votos finales, se sabrá si esta última vacante cae en manos de UNE, la herramienta electoral de la CTA local, que ya tiene asegurados tres diputados, o si por el contrario le corresponde al Frente Grande, que cuenta con dos escaños y quiere un tercero. En los comicios legislativos también sacó una cómoda ventaja el MPN, que se quedó con 13 lugares en el parlamento. El PJ, alineado con Farizano, metió cuatro legisladores, mientras que el UNE y el MID (colectora de Sapag) sumaron cuatro, la UCR dos y el Frente Grande dos (Farizano), Nuevo Neuquén y Unión Popular (Sapag) y el ARI tendrán dos, y el Frente de Izquierda y Libres del Sur consiguieron uno cada uno.

El principal revés del MPN fue la derrota en tres importantes plazas del interior provincial. La principal fue en Centenario, la segunda ciudad de la provincia, en la que el candidato del Movimiento, Jorge Brillo, fue derrotado por el actual intendente Javier Bertoldi (PJ), que fue reelecto. En Zapala, sucedió algo peor, ya que era un municipio gobernado por el oficialismo y, encima, por un Sapag: se trata de Edgardo, primo del gobernador, que cayó ante Soledad Martínez, del Frente Grande. En San Martín de los Andes fue derrotada la sobrina de Jorge Sapag, Lucila Crexell, a manos del radical Juan Fernández.

“Este triunfo, lejos de derechos nos da responsabilidades”, había declarado el gobernador el domingo por la noche, cuando subió al escenario a saludar a sus simpatizantes. Ayer obvió cualquier festejo o actividad protocolar para dedicarse a resolver los problemas que causan en la provincia las emanaciones del volcán Puyehue. Después de permanecer en su residencia por la mañana, a la tarde viajó a Villa La Angostura para dialogar con los empresarios del sector turístico y planificar la ayuda necesaria para cumplir con la inminente temporada invernal, a pesar del problema geológico. Para mañana está previsto que diputados nacionales del MPN presenten en el Congreso un proyecto de ley con distintas formas de ayuda a los damnificados.

Desde Buenos Aires, Sapag recibió un gesto de Aníbal Fernández. El jefe de Gabinete aseguró que, si bien Farizano-Parrilli era “la fórmula que llevaba un hombre y una mujer” del mismo “signo político”, Sapag “nunca ha estado lejos” del “pensamiento” del gobierno nacional. La noche anterior, al celebrar su victoria, el gobernador había hecho hincapié en su relación con la Casa Rosada. “Con la Presidenta compartimos todo lo que tiene que ver con la justicia social y el desarrollo de la Patagonia”, aseguró Sapag antes de contar el llamado que Cristina Fernández hizo para felicitarlo. También prometió: “Esta fórmula va a trabajar para que, si ella lo decide, Cristina Fernández de Kirchner sea la próxima Presidenta de la Nación”.

Así, el Frente para la Victoria suma una pieza más al armado de cara a octubre. Entre las dos listas que apoyaban al gobierno nacional suman casi el 80 por ciento del electorado neuquino, con una salvedad: incluso si votaran a Cristina Fernández cuatro de cada cinco habitantes de esta provincia, no representarían, en el padrón total del país, mucho más que el uno por ciento. En dos semanas, cuando se vote en Tierra del Fuego y Misiones, probablemente se dé una situación similar, ya que los principales candidatos en ambas elecciones, tanto por el oficialismo como por la oposición, manifiestan su apoyo a las políticas de la Rosada.

Compartir: 

Twitter
 

La ventaja de Sapag sobre Farizano superó, finalmente, los 10 puntos: 45,42 a 34,13.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.