ECONOMíA › LA BANCA PRIVADA AUMENTó EL FINANCIAMIENTO A EMPRESAS. EL BC LANZARá UN SEGURO DE TASA DE INTERéS

El Banco Central quiere más créditos

Para reforzar una tendencia que se está consolidando en el sistema de aumento de préstamos a empresas, la entidad monetaria instrumentará un mecanismo para permitir la extensión de los plazos, disminuyendo factores de incertidumbre.

 Por Roberto Navarro

En los últimos seis meses, los préstamos comerciales vienen creciendo más que los de consumo por primera vez desde 2003. La otra novedad es que, en el mismo período, los bancos privados tuvieron un crecimiento de sus préstamos a empresas mayor que el de la banca pública. Para reforzar esta tendencia, el Banco Central lanzará en las próximas semanas un seguro de tasa, para que las entidades puedan extender los plazos sin el riesgo de un rebote en la tasa de interés.

“Aunque seguimos trabajando bajo los lineamientos de la Ley de Entidades Financieras de la dictadura, el constante diálogo con los bancos va modificando su conducta. Se están abriendo más sucursales en el interior, se eliminaron comisiones, se implementaron las transferencias instantáneas y en los últimos meses comenzaron a incrementar sus préstamos a empresas”, señaló la presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, a Página/12. Y agregó: “La presidenta Cristina Fernández de Kirchner les hizo entender que era muy importante que ayudaran a fondear a las empresas para aumentar la inversión, para equilibrar la oferta con la demanda. Así, el actual modelo económico, que resultó, entre otras cosas, en un fuerte crecimiento de sus utilidades, puede seguir desarrollándose de manera sustentable”.

Los banqueros afirman que cuentan con liquidez para financiar a las empresas a largo plazo, pero que les preocupa que, en el actual escenario internacional, pueda haber una suba de tasas inesperada que les provoque pérdidas. El Central ya está trabajando en un seguro de tasa de interés para eliminar ese riesgo. La autoridad monetaria licitará mensualmente una cantidad de dinero, que será distribuida entre los bancos, dando prioridad a los que propongan un menor spread entre la tasa Badlar (la que se paga por depósitos de un millón de pesos en adelante, y la que cobren a las empresas). Con el spread pactado, cuando la Badlar baje los bancos le pagarán al Central la diferencia y cuando suba, será el Central el que les pague a las entidades financieras. Siempre dentro del límite de fondos que consiguió cada uno en la licitación. Así se asegurarán el porcentaje de sus utilidades brutas que surja del spread que licitaron.

Consultados varios banqueros sobre las razones que los impulsaron a incrementar su fondeo a las empresas, afirmaron que el endeudamiento de los hogares creció mucho en los últimos años y ahora comenzarán a diversificar el riesgo, aun a costa de una menor rentabilidad. Por otra parte, las empresas que acceden a los créditos suelen comprometerse a pagar sus salarios por intermedio del banco que los financia, hecho que resulta en una comisión para la entidad. Luego, esos empleados que cobran en el banco terminan siendo nuevos clientes, que acceden a paquetes de cuenta corriente, caja de ahorro y tarjetas de crédito.

Si bien los créditos comerciales comenzaron a crecer fuerte luego de la salida de la crisis de 2009, a partir del último trimestre de 2010 el incremento de estos préstamos superó al de los de consumo, la crema del negocio bancario. El 30 de septiembre del año pasado, el stock de créditos del sistema era de 174 mil millones de pesos; a fines de marzo alcanzó los 209 mil millones de pesos. En ese lapso, los préstamos al consumo pasaron de 61,3 mil millones de pesos a 74,3 mil millones, un crecimiento del 20,5 por ciento. Los créditos comerciales, por su parte, crecieron de 84,3 mil millones de pesos al 30 de septiembre a 101,7 mil millones el 31 de marzo último, un incremento del 22 por ciento.

Sergio Galván, gerente del Banco Santander Río, señaló a Página/12 que “nos vimos sorprendidos por la reacción de la demanda a la baja de tasa de interés. Entre el 24 de mayo y el 2 de junio colocamos 500 millones de pesos a tasa fija: 14,5 por ciento a tres años y 15,5 por ciento a cinco años. Las pequeñas empresas se llevaron el 57 por ciento de la cantidad de préstamos y el 35 por ciento de los fondos. El promedio demandado por las empresas chicas fue de 600 mil pesos y el de las grandes, de 1,6 millón de pesos. También sorprendió el componente de la demanda: el 30 por ciento de los fondos fue para rodados, maquinarias y equipos pesados; el 26 por ciento para ampliación de plantas y el 22 por ciento para inmuebles, terrenos y campos. Gustavo Marangoni, vicepresidente del Banco Provincia, señaló a este diario que “el crédito a empresas en el banco creció casi el 60 por ciento entre septiembre de 2010 y abril de 2011, mientras que el destinado a consumo aumentó un 17 por ciento. En diciembre de 2009, los préstamos a empresas representaban el 33 por ciento de nuestra cartera; en la actualidad ya llegan al 45 por ciento”.

Compartir: 

Twitter
 

Los créditos comerciales aumentaron 22 por ciento de septiembre del año pasado a marzo de 2011.
Imagen: Gustavo Mujica
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.