EL PAIS › ENCONTRARON EN MILAN EL BOTIN ROBADO EN ESPAñA

Las joyas de Evita

 Por Elena Llorente

Desde Roma

La elegante y rica ciudad de Milán ha tenido una extraña relación con Eva Perón. No con ella, personalmente, porque probablemente Evita nunca conoció esta ciudad del norte de Italia, pese a que visitó Roma en 1947 y tuvo una audiencia con el papa Pío XII. Después de muerta, en cambio, por decisión de los militares golpistas de la llamada “Revolución Libertadora” en 1957, su cuerpo embalsamado terminó clandestinamente en el Cementerio Maggiore de Milán, bajo el nombre falso de María Maggi de Magistris. Ahora, algunas de sus joyas, robadas a una joyería de la ciudad española de Valencia en 2009, fueron encontradas en un hotel de Milán.

Los carabineros italianos encontraron las joyas por valor de seis millones de euros en la caja fuerte de una habitación del hotel de cuatro estrellas Silver, ubicado en las afueras de la ciudad, cerca de la Feria de Milán, un importante centro de negocios. Según los investigadores, el robo sufrido por el local Joyas Sofía, de Valencia, el 17 de diciembre de 2009, fue originariamente por un monto de 10 millones de euros, por lo cual, aclararon, se desconoce la suerte de lo que falta. Los responsables del robo fueron diez gitanos de etnia rom ya identificados, siete fueron arrestados en España y uno, Nikolic Nenad, milanés de origen serbio de 40 años, en Italia, en mayo de 2010. Tres miembros de la banda no han podido todavía ser apresados. Los carabineros italianos se pusieron en movimiento después de recibir el mandato de arresto de Interpol, que poco después fue acompañado de una copia del video del momento del asalto a la joyería. Así pudieron reconocer al sospechoso, que había reservado la habitación bajo un nombre falso. Los carabineros entraron a la pieza en el momento en que el sospechoso había salido, “quizá para acudir a una cita relacionada con la compraventa de los bienes robados”, explicaron.

En Valencia, los ladrones se habían presentado a los joyeros como jeques árabes y hombres de negocios y así comenzaron las tratativas para adquirir las joyas luego de que las piezas habían sido expuestas en la Feria del Lujo de esta ciudad mediterránea. Usaron una técnica conocida entre los expertos como maggior rip-deal, una operación de cambio fraudulento que sustituye billetes verdaderos por falsos, explicaron los carabineros, y que generalmente comienza a través de un contacto por Internet. “Luego de varios encuentros consiguieron ganarse la confianza de los joyeros”, dijeron los carabineros italianos, que trabajaron en colaboración con la policía española. En diciembre de 2009, cuando se produjo el robo, los presuntos autores del delito se dirigieron a la joyería, donde contaron los billetes originales bajo la mirada de los propietarios, pero un cómplice, escondido, cambió el maletín por otro con dinero falso. La joyera de Valencia se dio cuenta del intercambio, pero los hombres la golpearon y escaparon con el botín.

Entre las piezas encontradas apareció una tiara que le habían regalado a Evita los reyes de Holanda en la década del 50, cuando ya era la esposa del presidente Juan Perón, y valuada en cerca de cuatro millones de euros, varios anillos y unos aros, todos de diamantes. Se dice que Evita, que murió en 1952, habría pedido que sus joyas no fueran separadas y al parecer por eso los joyeros de Sofía habrían comprado numerosas piezas. Nada se sabe por ahora, sin embargo, sobre quién, por qué o cuándo ordenó vender esas alhajas a los joyeros.

En 1998 y en 2003, la empresa de subastas Chirstie’s de Nueva York remató varias joyas pertenecientes a Eva Perón. En 2003, Christie’s de Roma realizó un remate particular: una serie de pertenencias de la casa de Puerta de Hierro, el barrio de las afueras de Madrid donde vivieron Perón y su tercera mujer, María Estela Martínez. Se remataron alfombras, muebles y la biblioteca del general Perón, con los libros comentados al margen por el tres veces presidente, una joya de la historia argentina. Junto a esos objetos estaba también para ser subastada la mortaja celeste y blanca que había envuelto el cadáver de Evita desde que fue llevado del cementerio de Milán a Puerta de Hierro, en 1971, y hasta que fue trasladado a la Argentina en 1974. Esos objetos habrían sido regalados por Isabelita, cuando vendió la casa de Puerta de Hierro, a un argentino que tenía una fundación para ayudar a otros argentinos afectados por la crisis del 2001.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared