EL PAIS › EL RECAMBIO QUE SE VIENE EN EL CONGRESO TRAS LAS ELECCIONES

Los que entran, los que se quedan y los que se van

Referentes de todos los bloques dejarán la Cámara de Diputados, como Fellner en el FpV o Giúdici en la UCR. El Senado ya no será presidido por Julio Cobos, reemplazado por Boudou si CFK es reelecta. Aníbal Fernández ocuparía el lugar de Pampuro.

 Por Miguel Jorquera

En la Cámara de Diputados

La mayoría no renueva

El recambio parlamentario que acompañará la elección presidencial de octubre dejará afuera de la Cámara de Diputados a referentes de todos los bloques políticos. La mayoría de los 130 legisladores a los que se les vencen sus mandatos el próximo 10 de diciembre no figuran en las listas de candidatos a diputados, mientras el resto va por la renovación de sus bancas con expectativas dispares de poder alcanzarlo y los menos darán pelea en la elección por algún cargo ejecutivo. En la futura composición de la Cámara baja, el abanico opositor no contará con muchas de las figuras del ya disuelto Grupo A, y el kirchnerismo tampoco retendrá a varios de sus emblemas legislativos que resistieron la embestida de la mayoría opositora.

La suerte de varios diputados opositores corre por distintos carriles. La más acérrima enemiga de la ley de medios audiovisuales, la radical Silvana Giudici, dejará su banca de diputada después de haber decidido sin éxito dar pelea por la Jefatura de Gobierno de la Ciudad. En tanto, una de las férreas impulsoras y defensoras del Grupo A, la cívica Patricia Bullrich, deberá pelear para conservar la suya, ya que el resultado de las primarias la colocó en un frágil lugar: podría ser la última en alcanzar a entrar en el reparto de escaños por la Ciudad y la única de las huestes de Elisa Carrió que podría lograrlo. Con todas las posibilidades intactas, en cambio, aparece la peleadora Graciela Camaño, que renovaría la banca como primera candidata en la lista de diputados del duhaldismo bonaerense.

El kirchnerismo ya no tendrá al presidente de la Cámara, Eduardo Fellner, ni a su ex secretaria parlamentaria, la mendocina Patricia Fadel, que en los últimos cuatro años disciplinó a la tropa K a la hora de reunir quórum o restárselo a la oposición. El centroizquierda opositor no mantendrá entre sus filas al experimentado Eduardo Macaluse, sin lugar en las listas del FAP; ni a la cordobesa Cecilia Merchán, que se alejó de Libres del Sur; ni al periodista Miguel Bonasso, que llegó al fin de su mandato sin partido ni alianza política que proponga su continuidad en el Parlamento.

Tampoco estará en el nuevo Congreso la aliada oficialista Vilma Ibarra, impulsora de la ley de matrimonio igualitario; al igual que su principal detractora, la evangelista Cynthia Hotton, que con su agrupación Valores para mi País también se quedó afuera de la Legislatura porteña.

El magro resultado obtenido en las elecciones primarias deja muy mal parada a la Coalición Cívica. Carrió perdería muchas de sus espadas parlamentarias. Aunque Bullrich abriga esperanzas, en la Ciudad quedaría afuera el obediente Fernando Iglesias, la joven lilita Fernanda Reyes y la aguerrida Claudia Gil Lozano. Tampoco continuarán su mandato los bonaerenses Adrián Pérez (candidato a vice de Carrió), Juan Carlos Morán (candidato a gobernador), su fiel amiga Elsa “Tata” Quiroz y Héctor “Toti” Flores.

Además de Giudici, los radicales dejan en el camino a los bonaerenses Rubén Lanceta y Norberto Erro, al jujeño Miguel Giubergia y al referente cobista Daniel Katz. También desaparecerán los bloques de los radicales K, donde todos sus diputados terminan su mandato: el Partido de la Concertación Forja de Silvia Vázquez y el de la Concertación que integraban Hugo Prieto y Héctor “Pampa” Alvaro.

Aunque Camaño renovaría su banca, otros peronistas anti K dejarían el Congreso. Entre ellos, la mano derecha de la esposa del gastronómico Luis Barrionuevo, el salteño Marcelo López Arias –quien dirigía el Bloque Peronista– y su comprovinciana Zulema Daher, así como los reutemistas santafesinos Jorge Obeid y Walter Agosto. Tampoco seguirá el bonaerense Juan José Alvarez, que recorrió por igual los bloques del peronismo opositor y acercamientos con el kirchnerismo.

Sin boleta presidencial, el jefe del bloque del PRO, Federico Pinedo, no tendría problemas para conseguir su reelección, aunque los macristas bonaerenses no lograrían la misma suerte: se quedará fuera del Congreso Lidia “Pinky” Satragno, mientras que Christian Gribaudo deberá aspirar a que el duhaldista Frente Popular (en cuya lista va sexto) haga una mejor elección en octubre para tener alguna chance de volver a la Cámara baja.

Dentro de los bloques de centroizquierda, los socialistas son los que más bancas arriesgan: cinco de seis. Mónica Fein deja el Congreso para gobernar Rosario. Otros van por su reelección en puestos expectantes como Roy Cortina, a quien, de repetirse el resultado de las PASO, le alcanzaría con lo justo; en cambio, más alejado está el bonaerense Ricardo Cuccovillo. Su jefe de bloque, el productor agropecuario entrerriano Lisandro Viale, cambia el Congreso nacional por la Legislatura de Entre Ríos. Horacio Alcuaz, del GEN, deja su banca de diputado para disputar la intendencia de Vicente López.

Varios de los ex socios de Fernando “Pino” Solanas, ahora en el FAP, buscan mantener su banca con perspectivas disímiles. De acuerdo con el resultado de las PASO, Claudio Lozano (primero en la lista) renovaría su Capital, pero a Victoria Donda (tercera en la provincia de Buenos Aires) no le alcanzarían los votos para retener su banca. En cambio, Macaluse volverá a dar clases de literatura como docente en el conurbano y no renovará banca su compañera de bloque Verónica Benas.

En el oficialismo también habrá diputados que no seguirán. A la mendocina Fadel se suma Fellner, que deja la presidencia de la Cámara baja para ir por la gobernación jujeña; mientras la diputada María Laura Leguizamón va por una banca en el Senado y Mariano West dejaría trunco su mandato de diputado si gana la intendencia de Moreno.

Los santafesinos Gustavo Marconato (presidente de la comisión de Presupuesto) y Alejandro Rossi (hermano del jefe de bloque, Agustín Rossi) también dejarán sus bancas en diciembre. Otros, la mayoría bonaerenses, van en busca de su reelección: José María Díaz Bancalari, Jorge Landau (apoderado del PJ) y las ex ministras provinciales de Educación Graciela Giannettasio y Adriana Puiggrós. En cambio, Eric Calcagno trueca su sillón en el Senado por una banca en la Cámara baja.

Aliados del kirchnerismo como los socialistas K reparten suerte: Jorge Rivas tiene un lugar casi seguro en la lista del Frente para la Victoria bonaerense, mientras que Ariel Basteiro dejará el Congreso.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.