EL PAíS › ALFONSíN TUVO QUE RETRACTARSE TRAS HABER CONSIDERADO “IMPROBABLE, SI NO IMPOSIBLE” GANAR EN OCTUBRE

Ahora dice que todavía no tira la toalla

Después de ser criticado por su aliado Francisco de Narváez, el candidato radical aseguró que seguirá “peleando para ganar las elecciones”. Aunque reconoció que será “difícil” descontar los 38 puntos que le sacó CFK en las primarias, dijo que “no es imposible”.

Ricardo Alfonsín volvió sobre sus propios pasos para desmentir que ya resignó sus chances electorales para octubre y tratar de mantener cohesionada la alianza bonaerense con el peronista disidente Francisco de Narváez. El candidato presidencial de Udeso sostuvo ayer que seguirá “peleando para ganar las elecciones” y aunque reconoció que será “difícil” –descontar los 38 puntos de ventaja que le sacó Cristina Kirchner en las PASO– también señaló que “no es imposible” lograrlo. De esta manera, Alfonsín se desdijo de lo que había declarado en una entrevista publicada el fin de semana, cuando estimó “improbable, si no imposible” ganar la elección presidencial. Por la mañana, De Narváez lo había criticado duramente: “Me disgusta esa posición, no hay pelea que se pierda antes de darla”, señaló De Narváez.

El cimbronazo que significó para las alianzas electorales opositoras el contundente triunfo de la Presidenta en las PASO sigue provocando réplicas que desacomodan a sus candidatos. Alfonsín es uno de los que más las han sufrido. En medio de cuestionamientos internos por el magro resultado de las primarias y su política de alianzas, el candidato radical retomó la semana pasada la campaña con un discurso de más de una hora ante el Comité Federal de la UCR. Pero en una entrevista les puso límites a sus propias aspiraciones. Allí dijo que será “improbable, si no imposible” ganar la elección de octubre, después de haber quedado segundo en las primarias, pero 38 puntos detrás de CFK.

La réplica no se hizo esperar y surgió de sus socios políticos. “Me disgusta esa posición, no hay pelea que se pierda antes de darla, tenemos la responsabilidad de representar a los, en el caso mío, 1,2 millón de bonaerenses que nos dieron su apoyo el 14 de agosto, y seguramente serán más el 23 de octubre”, contestó por radio De Narváez, haciendo gala de su optimismo y marcando los tres puntos más que cosechó como candidato a gobernador bonaerense por encima de la candidatura presidencial de Alfonsín.

“La política tiene que ver con las ideas y las propuestas, no con haber ganado o perdido una elección. Yo participé en cuatro elecciones, gané en una y perdí en tres”, insistió el empresario, para afirmar que no bajará los brazos en la disputa por la gobernación. Aunque para De Narváez la pelea tampoco será menos complicada: deberá descontar los más de 34 puntos que le sacó el gobernador Daniel Scioli, que busca su reelección.

El diputado del peronismo anti K reconoció que existe “preocupación” en “algunos dirigentes” del radicalismo porque en los comicios del 14 de agosto “el resultado estuvo lejos de lo que esperábamos”. De todas maneras, De Narváez evitó cortar la cuerda y convocó a los radicales a no cambiar las “convicciones”. El empresario sabe que la ruptura de la alianza política que él mismo tejió va en contra de sus intereses.

Con su principal socio electoral criticándolo públicamente, Alfonsín salió a dar explicaciones. “Nosotros vamos a trabajar para ganar. Francisco (de Narváez) lo sabe muy bien, que voy a trabajar para ganar. Yo soy un político, voy a trabajar por mis propuestas, ideas y convicciones. El tiempo nos dará la razón o nos la quitará”, dijo esta vez el candidato presidencial de Udeso.

“Voy a seguir haciendo campaña por mis propuestas, por mis ideas, mis convicciones”, repitió Alfonsín, y aseguró que siente “la obligación” de “trabajar para revertir el resultado” obtenido en las primarias del 14 de agosto. Luego agregó que en la campaña electoral lo motivan “las ideas, no la suma de los votos” y afirmó que no va a cambiar ni dejar de decir lo que piensa por el hecho de no haber obtenido los votos que esperaba.

El presidente de la UCR bonaerense, Miguel Bazze, uno de los impulsores del acuerdo con De Narváez, salió a apuntalar a Alfonsín no sin cierta resignación: “No hay por qué renunciar al debate de ideas –aseguró–. Más allá de que sea difícil ganar la elección, vamos a seguir adelante y si la gente decide que tenemos que integrarnos al Congreso como oposición, desde allí defenderemos las mismas ideas”.

Compartir: 

Twitter
 

“No hay pelea que se pierda antes de darla”, le advirtió De Narváez a Ricardo Alfonsín.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.