EL PAIS › EL JEFE DE LA CASA BLANCA Y CRISTINA KIRCHNER SE REUNIRAN EN CANNES

Obama llamó a la puerta

Un funcionario de la Casa Blanca se comunicó con la Cancillería para pedir un encuentro de Obama con la Presidenta la semana que viene, durante la cumbre del G-20. CFK firmó ayer un convenio con la embajadora norteamericana.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, solicitó mantener una reunión con la presidenta Cristina Kirchner la semana próxima, cuando ambos coincidan en el balneario de Cannes, en Francia, para la reunión del G-20. El pedido es otra señal de acercamiento de la Casa Blanca, que ya había mandado un efusivo saludo después del arrollador triunfo de la Presidenta del domingo. Por la tarde, en la Casa Rosada, Cristina Kirchner recibió a la embajadora norteamericana Vilma Martínez, con quien firmó un convenio de cooperación espacial entre ambos países.

El encargado de transmitir el deseo de Obama a la Cancillería argentina fue el titular de la oficina de América latina en la Casa Blanca, Dan Restrepo, un hombre clave en el manejo de la agenda internacional de la Presidencia. Luego de las consultas de rigor, el canciller Héctor Timerman respondió que Cristina Kirchner lo había instruido para coordinar los detalles del encuentro: la Presidenta estará en Cannes el 3 y 4 de noviembre.

Aunque coincidieron en varios eventos internacionales, Obama y Cristina Kirchner se reunieron a solas una vez. Ocurrió en abril del año pasado, durante una Cumbre sobre Seguridad Nuclear, en Wa-shington. Fue un encuentro de veinte minutos en el que hablaron de la cuestión nuclear y de la situación económica argentina. La Presidenta le adelantó entonces que se abriría una nueva oferta a los holdouts que habían quedado fuera del canje de 2005. Más que nada, aquel diálogo a solas entre ambos se interpretó como el deseo de los dos países de dejar atrás una serie de desencuentros, en buena medida producto de declaraciones de funcionarios norteamericanos. Por ejemplo, cuando el ahora ex subsecretario de Asuntos Hemisféricos Arturo Valenzuela pasó por Buenos Aires y habló de una supuesta falta de seguridad jurídica en el país. Luego ocurrió la confiscación por parte de las autoridades argentinas del cargamento de un avión del Pentágono que pretendía ingresar elementos no declarados al país.

Hoy la situación es distinta. Cristina Kirchner viene de ser reelecta por un margen histórico en las elecciones generales, consolidada como referente política de la región. Obama también busca un segundo mandato al frente del país más poderoso del mundo, pero su panorama interno luce bastante más convulsionado.

En medio de la avalancha de saludos internacionales, el portavoz para los Asuntos de Latinoamérica del Departamento de Estado, William Ostick, adelantó el lunes la voluntad de la administración de su país de “trabajar productivamente con la presidenta Fernández de Kirchner para avanzar en objetivos comunes en beneficio de nuestros dos pueblos y de la región”. Ostick también hizo referencia a que Argentina y Estados Unidos “comparten una historia de cooperación y continuaremos fortaleciendo nuestra asociación”.

Un día después de esta declaración de afinidad, se conoce el pedido de Obama para mantener un encuentro en Cannes, en un aparte de la cumbre del G-20 en la que se debatirá la nueva crisis económica internacional. Cristina Kirchner, se sabe, llegará a la perla de la Riviera francesa con su mensaje en contra de las políticas de ajuste como remedio para sacar al mundo desarrollado de la debacle. También, una vez más, abogará por un mayor control de las transacciones financieras.

En la Rosada

Como preámbulo de la reunión, Cristina Kirchner recibió ayer en su despacho a la embajadora Martínez y al titular de la NASA, Charles Bolden, para la firma del Acuerdo Marco de Cooperación en los Usos Pacíficos del Espacio Ultraterrestre con Estados Unidos. Básicamente, lo que busca el acuerdo es utilizar los satélites para explorar áreas de interés común como la observación y el monitoreo de la Tierra, las ciencias espaciales y los sistemas de exploración. Del encuentro participaron también el canciller Timerman y el titular de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae), Conrado Varotto.

Bolden elogió a Cristina Kirchner porque “pocos presidentes han demostrado tanto interés por la ciencia, y para los hombres de ciencia encontrar estadistas con tanta vocación para la aplicación de las ciencias al bienestar de sus pueblos es siempre una fuente de inspiración”, según informó Alfredo Scoccimarro, vocero presidencial.

No es el primer acto de cooperación entre la NASA y la Conae. La oficina espacial norteamericana lanzó en junio pasado el satélite de observación terrestre SAC-D, fruto del trabajo conjunto de ambos organismos espaciales. Precisamente, hoy a las 10, en la Cancillería argentina, darán a conocer los primeros datos obtenidos por este satélite.

Compartir: 

Twitter
 

La embajadora Vilma Martínez y el titular de la NASA, Charles Bolden, ayer, en el despacho presidencial.
Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.