EL PAIS › MARCELO FUENTES, PRESIDENTE DE LA COMISION DE ASUNTOS CONSTITUCIONALES DEL SENADO

“Vamos a defender lo que la Presidenta necesite”

 Por Sebastian Abrevaya

Se formó como abogado y militante político en los ’70, en las agrupaciones universitarias de La Plata, donde conoció al joven Néstor Kirchner. Casi 40 años después, el senador nacional Marcelo Fuentes ocupa un lugar clave en la Cámara alta, un rol protagónico que le dio la presidenta Cristina Kirchner al elegirlo para presidir la estratégica Comisión de Asuntos Constitucionales. Desde su casa frente al lago Nahuel Huapi, en Villa La Angostura, Fuentes habla con Página/12 del nuevo Senado, critica a la oposición y a “los medios hegemónicos”, justifica la sanción de la polémica ley antiterrorista y rechaza la implementación de un sistema parlamentario en la Argentina.

–¿Cuáles son los temas de agenda del oficialismo para 2012?

–Nosotros tenemos una diferencia muy grande con el resto de los bloques. No somos libres pensadores, somos soldados políticamente. Y la primera etapa es preparar la tropa, discutir entre nosotros, homogeneizarnos para luego defender con uñas y dientes la agenda que la Presidenta necesite. La iniciativa va a ser, por magnitud electoral, del Ejecutivo. Trabajaremos en consonancia con eso, independientemente de algún proyecto que tenga algún senador.

–Se vuelve a hablar de la reforma constitucional y la implementación de un sistema parlamentario. Raúl Zaffaroni lo pide públicamente. ¿Cómo ve ese debate?

–Una reforma constitucional no es una cuestión de todos los días, pero sí son debates jurídicos y políticos que hay que sostener permanentemente. Conociendo la experiencia europea, los países que tenían un sistema parlamentario querían reformar sus constituciones buscando mayor fortaleza en los Ejecutivos. Además, hoy las complejidades de la acción de gobierno desbordan el tema de los equilibrios de los regímenes parlamentarios.

–¿Atenuar el presidencialismo no sería un aporte a la calidad institucional?

–La calidad institucional es un producto dialéctico. No es sólo responsabilidad del oficialismo, si no hay una oposición que articule un debate que genera calidad estamos perdiendo el tiempo. El ámbito natural de la discusión política es el Parlamento, en vez de hacer discursos para salir en la tapa de Clarín o La Nación, que la oposición traiga una agenda de discusión política. Para el partido centenario que es la UCR, que tiene la responsabilidad principal de generar una alternativa, con una semana de diferencia era lo mismo ir en una alianza electoral con la derecha o con el centroizquierda. ¿Eso es calidad?

–Se está convocando a una nueva marcha contra la ley antiterrorista, que fue cuestionada incluso por Abuelas de Plaza de Mayo y el CELS.

–Son cuestionamientos legítimos. Lo que es absurdo es la pretensión de la oposición de imputar a este gobierno la intención de criminalizar la protesta social. Expresamente, la Presidenta, en función de los acuerdos con el GAFI, dijo que era necesario introducir reformas al Código Penal y hacerlo de la manera más autónoma posible. Eso es lo que en la discusión se oculta. Mientras otros países, por presión norteamericana, tienen el compromiso de definir el delito de terrorismo, nosotros no definimos ni agregamos un nuevo delito sino que agravamos los delitos existentes.

–Precisamente, el cuestionamiento principal es el tema de la ambigüedad. ¿No habría que haberlo tipificado?

–Eso sería entrar en la lógica norteamericana, porque lo que para unos son terroristas para otros son luchadores por la libertad. No me voy a meter en eso.

–¿Así no queda librado a la interpretación del juez de turno?

–Cuando el Ejecutivo toma medidas y se avanza en el dictado de normas, salen gritando que es necesario que el Poder Judicial dé garantías. Cuando el garante es precisamente el Poder Judicial, porque la tipificación va a ser a cargo de ellos, también gritan. Están todas las garantías, hay una Constitución, una Corte de prestigio. Puede haber algún juez que haga alguna barbaridad, pero se corrige. Eso es Estado de derecho.

–¿Cómo analiza el distanciamiento de Moyano con el Gobierno?

–Siempre, en toda estructura política policlasista de las características del peronismo, cuando las estructuras se mueven, crujen. Lo que pasa es que desde la mirada de los medios hegemónicos, ante la ausencia absoluta de la posibilidad de oposición externa, alimentan o exageran buscando la esperanza blanca: que la oposición nazca adentro. Si hoy no es Moyano, mañana es Scioli, si no, Urtubey. Eso lo van a seguir haciendo.

–¿No hay una decisión del kirchnerismo de apoyarse en otros sectores?

–Esto se va a ordenar, es una larga experiencia en el peronismo. Su columna vertebral, el movimiento obrero organizado, es fundamental. Lo que está en discusión son cuestiones de intereses y lógicamente hay roces.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared