EL PAíS › LA PRESIDENTA CUESTIONO A LAS PETROLERAS POR FALTA DE INVERSIONES, SOBREPRECIOS Y “AVIVADAS”

Una pelea que emerge desde el subsuelo

“Las empresas petroleras son apenas concesionarias”, recordó Cristina Fernández luego de arremeter contra esas compañías. Les reprochó que le cobren más caro el gasoil a granel al transporte y que no produzcan lo necesario. Declaración de las provincias.

 Por Raúl Dellatorre

“Que no olviden que las dueñas del subsuelo son las provincias, las empresas petroleras son apenas concesionarias”, recordó la presidenta de la Nación en su primer discurso al retomar el cargo tras su convalecencia. Fue inmediatamente después de señalar que Argentina seguía aumentando la importación de combustibles –“en 2011 por un valor 110 por ciento mayor que en 2010”– porque petroleras y refinadoras no estaban haciendo su parte en acompañar el crecimiento de la economía. No fue la única advertencia para el sector que resonó fuerte en el Salón de las Mujeres: pidió mayor producción “a costo argentino, no internacional, porque aquí se produce”, y les apuntó definiendo que “sintonía fina es terminar con las avivadas”.

Dichos señalamientos fueron hechos una semana después de que el Gobierno hiciera pública la denuncia de las cámaras de transportistas contra las comercializadoras de combustible por sobreprecios en el gasoil. Cristina Fernández no sólo recordó este suceso, ocurrido “mientras yo estuve de licencia”, sino que describió en detalle la forma en que se estaba desviando el beneficio del subsidio al transporte en favor de las petroleras.

“El subsuelo es de los argentinos y está concesionado”, repitió CFK, ampliando a “los argentinos” lo que primero había identificado como de las provincias. “Por lo tanto –siguió– no se puede volver a la época del Virreinato, donde se llevaban todo y no dejaban nada”, les dedicó con crudeza. “Creo que es bueno que sepan que han pasado esas épocas y que es necesario reinvertir en el país”, completó. “El combustible es algo que atraviesa a toda la sociedad, a todos los sectores de la vida económica”, destacó luego, en referencia a la denuncia por sobreprecios en el gasoil. “Analizamos sector por sector y descubrimos que pasaba esto”, explicó. “Algunos quieren identificar sintonía fina con plan de ajuste, pero la sintonía fina va a ser que se acabó la avivada”, concluyó.

Antes de la aparición pública de la Presidenta, el ministro de Planificación, Julio De Vido, había recibido a los gobernadores de las provincias petroleras para hablar, justamente, del papel de las empresas del sector en cada jurisdicción. Y lo que había sido una declaración marginal del ministro hace una semana, reclamando inversiones de las petroleras en medio de una denuncia contra refinadoras por sobreprecios, ayer se convirtió en una declaración formal de las provincias con hidrocarburos en su subsuelo. En el mismo documento, firmado por la organización que las agrupa, la Ofephi, les demandan a las petroleras que operan en el país la firma de un pacto federal que las comprometa a aumentar las inversiones y la producción.

El documento enfatiza que las provincias productoras de hidrocarburos junto al gobierno nacional “hemos decidido poner en práctica todas aquellas medidas que permitan tener plena exploración y desarrollo de los yacimientos en la totalidad de las cuencas, que incrementen el horizonte de reservas y aumenten la producción de petróleo y gas en todas sus formas, tanto por la vía convencional como no convencional”. Bajo este contexto, las provincias productoras de petróleo proponen la firma de “un pacto federal” entre ellas, los trabajadores y el Estado nacional, tendiente a alcanzar los objetivos fijados en la declaración.

Esta manifestación común de las diez provincias que componen la Ofephi vuelve a poner en movimiento a dicha organización, que se mantuvo prácticamente inactiva durante los últimos años. Su titular actual es el gobernador de Chubut, Martín Buzzi, quien reemplazó a su antecesor también en la provincia, Mario Das Neves.

El gobernador chubutense le llevó ayer al ministro de Planificación, junto a sus pares de Mendoza, Francisco Pérez, y de Neuquén, Jorge Sapag, la inquietud compartida por la falta de inversiones en el sector. “Las provincias se han visto fuertemente afectadas por la caída manifiesta de producción y la inversión insuficiente de las empresas del sector.” De Vido había reclamado a las petroleras, una semana atrás, que “pongan en valor” los recientes descubrimientos de petróleo y gas no convencional. “Los hallazgos no son sólo para valorizar los balances de las empresas”, les disparó en esa oportunidad. En línea con ese argumento, las diez provincias petroleras firmaron ayer un documento en el que dicen que “se hace necesario que estas conductas se reviertan para poder lograr un crecimiento armónico y una distribución equitativa de la renta generada”.

“Estado, empresa y la fuerza del trabajo organizada deben hacerse responsables de privilegiar la máxima producción de nuestros yacimientos”, señala el documento de la Ofephi, que firman –además de las tres provincias ya mencionadas– Formosa, Jujuy, Salta, La Pampa, Río Negro, Santa Cruz y Tierra del Fuego. Recordaron que “el Estado nacional y las provincias productoras han contemplado los efectos de la crisis post devaluación aportando soluciones y cada uno de los habitantes de nuestro país han contribuido solidariamente a la recuperación de cada uno de los sectores productivos”.

Tras manifestar su respeto a la “seguridad jurídica que debe regir como resguardo a la inversión”, la Organización Federal dijo que de parte de la totalidad de los actores “deberá existir el pleno compromiso a fin de lograr la máxima producción en el corto plazo, respetando estándares de máximo control ambiental, para resguardar nuestros yacimientos”. “Las provincias productoras seremos severos fiscales del fiel cumplimiento de la legislación vigente para lograr el máximo de producción y autoabastecimiento”, agregó el documento.

El chubutense Martín Buzzi justificó la reaparición de la Ofephi y señaló que la intención es “recuperar el protagonismo de los Estados provinciales y relanzar la organización, de manera de liderar un proceso de profundización de la inversión petrolera y gasífera”. Pérez, Sapag y Buzzi recibieron el apoyo del gobierno nacional “para poner a pleno la producción de petróleo y gas”, según se los transmitió De Vido. El ministro recordó y enfatizó ante los gobernadores que son las provincias las dueñas del subsuelo y que “las empresas son las concesionarias”, por lo cual son las primeras las que están en derecho de exigir las condiciones para la explotación y la producción. Igual argumento, aunque en tono más enfático, que luego utilizaría Cristina en su discurso.

Compartir: 

Twitter
 

“No se puede volver a la época del Virreinato, donde se llevaban todo y no dejaban nada”, dijo la Presidenta en relación con las petroleras.
Imagen: Bernardino Avila
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.