EL PAíS › TBA VE SU SERVICIO COMO “ACEPTABLE”

Sin autocrítica

El director de Material Rodante, Roque Cirigliano, de la familia concesionaria, defendió su gestión y sus “inversiones”.

“Nuestro servicio ferroviario es aceptable”, estimó Roque Cirigliano, director de Material Rodante de TBA e integrante de la familia que desde 1995 tiene la concesión de la línea Sarmiento. El funcionario consideró también que “en algún aspecto, hay más inversiones que en otras compañías del sector” y que “no parece lo más indicado hablar de problema técnico”, con referencia al accidente del miércoles. También consideró en cambio “una posibilidad” de que se haya tratado de una falla humana. Sus declaraciones se registraron en una improvisada conferencia de prensa cuando concurrió a la estación Once y fue interceptado por periodistas.

El encuentro tuvo lugar en el hall de la estación Once mientras Cirigliano recibía insultos de los pasajeros que pasaban por el lugar. Aseguró que el servicio brindado por TBA “está bien para viajar con seguridad”, lo cual lo hace “aceptable”. “Se ha hecho mucha inversión en la renovación de trenes”, aseguró el directivo de TBA, refiriéndose al período en que la concesión se halla en manos de su familia.

Varios usuarios se acercaron a preguntarle por qué ayer, un día después del accidente y a diferencia de jornadas anteriores, TBA había puesto en circulación trenes más nuevos. Cirigliano contestó que ésa era una “apreciación subjetiva” que no se condecía con “la realidad”: “No me consta”, afirmó, y precisó que “la cantidad de formaciones que tiene el Sarmiento son 23; básicamente hay ocho o diez más nuevas”.

A lo largo del encuentro, Cirigliano intentó varias veces darlo por terminado y finalmente, dejando pendientes numerosas preguntas, pudo decir: “Si ustedes me disculpan, yo soy un técnico, no voy a hacer más declaraciones”, y se retiró del lugar.

Ayer pudo advertirse menos cantidad de pasajeros en la estación Once. Algunos usuarios manifestaron “miedo” de viajar. Uno de ellos, procedente de Ituzaingó, que llegaba a la terminal con su mujer y sus hijos de seis y tres años, admitió que había viajado con “temor”, pero que “por falta de dinero, no tengo alternativa”.

Otro pasajero contó que se había salvado “de milagro” el miércoles, ya que el siniestro se produjo en el horario en el que él acostumbra viajar a su trabajo en la ciudad de Buenos Aires. “Ayer no pude venir a esa hora por un problema de salud. Pude haber estado en ese tren”, contó Daniel, de 53 años, que vive en Morón.

Compartir: 

Twitter
 

Cirigliano fue insultado por pasajeros que pasaban.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.