EL PAíS › LAS ELECCIONES PARTIDARIAS DE LA UCR BONAERENSE

Una interna de hijos de...

Los comicios para elegir a las autoridades del partido son el próximo domingo. Hay dos listas con apellidos familiares para el radicalismo. En una van Ricardo Alfonsín, Gustavo Posse, Alejandro Armendáriz y José Tróccoli. En la otra está Cecilia Moreau.

Cecilia Moreau, Gustavo Posse, Ricardo Alfonsín y Alejandro Armendáriz, candidatos en la interna radical.

La UCR bonaerense realizará el próximo domingo elecciones internas para elegir autoridades partidarias. El oficialismo, en manos de Ricardo Alfonsín, tratará de retener el poder a través de una alianza con el intendente de San Isidro, Gustavo Posse. Del otro lado, buscará destronarlo el espacio integrado por dirigentes históricos como Leopoldo Moreau y Federico Storani, junto a los intendentes Mario Meoni y Héctor “Cachi” Gutiérrez, ex referentes del cobismo. Cuando empieza el tramo final de la campaña, se tensa la discusión política y surgen acusaciones cruzadas. Entre los integrantes de ambas listas aparecen dirigentes que supieron aprender el arte de la política en la casa familiar y dieron sus primeros pasos con las ventajas –y desventajas– de ser “el hijo de” o “la hija de”.

La apelación a los apellidos con trayectoria no es patrimonio exclusivo de la UCR. Muchos partidos con historia utilizan este recurso, sobre todo a la hora de las elecciones internas, en las que la memoria emotiva de los afiliados suele ser el centro de la estrategia de campaña. En este caso, el alfonsinismo mantiene la impronta nostálgica con la que ganó hace dos años. Ricardo Alfonsín encabeza la lista de delegados al Comité Nacional, que lo habilita para un cargo al que aspira desde hace tiempo: la presidencia UCR. El diputado nacional pegó el salto a las grandes ligas tras la muerte de su padre, el ex presidente Raúl Alfonsín. Al poco tiempo de su fallecimiento, logró vencer al sector liderado por Moreau, Storani y lo que entonces se denominaba “el cobismo”. Ricardito, como le dicen afectuosamente los amigos e irónicamente sus enemigos, había sido diputado provincial y candidato a gobernador antes de pasar a ser candidato a presidente.

Como sucesor de Miguel Bazze, al frente del radicalismo bonaerense postulan a Alejandro Armendáriz, hijo del ex gobernador de Buenos Aires entre el ’83 y el ’87. “Por un lado, siento un gran orgullo porque vaya a donde vaya, en todos los lugares siempre tienen un buen recuerdo de mi padre. Y no sólo los radicales. Cuando uno se encuentra con diferentes personas de la política, reconocen que fue un buen gobierno, honesto, austero y eficiente. Y también siento por eso una gran responsabilidad”, explica Armendáriz ante la consulta de Página/12.

El candidato a presidir la UCR bonaerense empezó su militancia en el secundario, donde fue el presidente del Centro de Estudiantes de su escuela en Saladillo; luego militó en la Franja Morada de la Facultad de Medicina de La Plata. Fue director de Salud de la municipalidad, ocho años concejal, y actualmente diputado provincial. “Alejandro hizo toda la escalerita radical. Es un joven de 30 y pico de años que expresa una idea de la renovación, tiene una identidad alfonsinista y es reconocido por los demás”, destaca un operador alfonsinista que participó de la elección del candidato.

Además, el alfonsinismo lleva otros dos apellidos conocidos entre sus candidatos. Como cabeza de lista de convencionales nacionales se presenta el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, hijo del cinco veces intendente del mismo distrito, Melchor Posse. Lejos de la tradición radical de su padre, Posse se fue de la UCR para formar el partido Acción Vecinal cuando la crisis llegó con la caída de la Alianza. Fue radical K junto a Julio Cobos y participó del cobismo durante su tiempo de gloria. Y, a pesar de que apenas hace dos años se enfrentaron, Alfonsín y Posse trazaron ahora un “acuerdo estratégico”. En torno del intendente se nuclearon también otros referentes del extinto cobismo, como Daniel Katz y Mario Barbieri, rompiendo así la unidad del radicalismo K, que también se reparte en la lista opositora.

Ya se especula con la posibilidad de que Posse se convierta en presidente de la Convención Nacional, el órgano partidario encargado de definir la política de alianzas. Por último, José Tróccoli, hijo del ex ministro del Interior de Alfonsín, Antonio Tróccoli, ocupa el cuarto puesto de los delegados al Comité Nacional.

“Alfonsín, Armendáriz, Tró-ccoli, Posse... quieren recrear la lista del ’83 otra vez. En 2010 ganaron porque la gente fue a votar a Raúl. Es una lógica equivocada, no tienen una impronta propia”, criticaron desde la oposición. En la lista denominada Nuevos Aires, las referencias a un apellido de peso se circunscriben a Cecilia Moreau, que aspira a secretaria general del Comité bonaerense. Ex diputada provincial, Cecilia es la hija mayor del líder del Modeso, Leopoldo Moreau, quien desde aquel 2 por ciento en las presidenciales de 2003 no volvió a postularse en lugares de relevancia partidaria ni electiva. Tanto Moreau como Federico Storani, uno de los ocho hijos de Conrado Storani –ex secretario de Energía y ministro de Salud de Alfonsín– figuran en la lista de Convencionales nacionales en lugares intermedios.

Quien disputa entonces el puesto con Armendáriz es Juan Gobbi, el intendente de Chascomús, pago chico de los Alfonsín. Como delegado al Comité Nacional se postula Meoni, que por más que su lista salga derrotada, por el sistema de representación de mayorías y minorías ingresará casi seguro. En el lugar de primer convencional nacional llevan a otro intendente, Héctor “Cachi” Gutiérrez, de Pergamino.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.