EL PAíS › CFK RECORDó CóMO AFECTó A KIRCHNER EL CRIMEN DE FERREYRA

“Estaba conmocionado”

La Presidenta contó también que, con la colaboración
de un intendente, Kirchner acercó a un testigo clave que
permitió “comenzar el hilo de la investigación” judicial.

“Mi hijo siempre dice que la bala que mató a Mariano Ferreyra también rozó el corazón de su padre, y creo que tiene razón, porque estaba muy conmocionado”, dijo la presidenta Cristina Fernández ayer, el día en que comenzó el juicio oral por el asesinato del militante de izquierda a manos de una patota de la Unión Ferroviaria. En un acto en la Casa Rosada, la Presidenta le envió, además, un mensaje al camionero Hugo Moyano y se quejó de los “examinadores” de su gestión. “El pueblo es el verdadero examinador de las políticas” del Gobierno, enfatizó.

“Néstor estaba muy conmocionado” por el crimen de Ferreyra, “lo había afectado muchísimo”, destacó Fernández. Como se sabe, Kirchner falleció una semana después del asesinato. La Presidenta recordó el llamado que, aquel 20 de octubre de 2010, le hizo el ex presidente para comentarle que un intendente del conurbano lo había llamado y que tenían “a un testigo” del crimen. “Me llamó para decirme que estaba con el intendente y que tenía una persona que quería declarar, que la iban a llevar a Olivos. Finalmente la llevaron para asegurarle protección, que no tuviera miedo, y la pusieron en contacto con la jueza de la causa. Los que llevamos a la persona a la jueza de la causa para que pudiera realmente comenzar el hilo de la investigación fuimos nosotros, fue Néstor Kirchner y vos te acordás Julio (Alak, ministro de Justicia) que quedaste ese día sin dormir, con todo el juzgado (...). Tengo que contar esto porque es la verdad de cómo se inició el descubrimiento del juicio que se inicia ahora”, dijo CFK.

“Gracias a ese intendente que lo llamó a Néstor, él se puso en marcha. Era una locomotora, no había nadie que lo parara y a veces las locomotoras corren demasiado fuerte y el motor no aguanta”, agregó, con la voz a punto de quebrarse.

En la presentación del segundo tramo del Plan Nacer, que pasará a llamarse Sumar, la Presidenta se quejó también de los “examinadores” de su gestión. “Después de nueve años, todavía tenemos que seguir rindiendo todas las materias y todas las asignaturas, pero sería hora de que los que se sientan en la mesa examinadora tengan algo para mostrar y no hayan sido artífices de los fracasos eternos de la Argentina”, señaló sobre sus detractores.

“Deben tener cola de paja, como decía mi abuela”, destacó cuando leyó la crónica de un diario económico que señalaba que en el acto en la Bolsa de Comercio “no había ningún representante de los bancos, ni nacionales ni extranjeros”. Sostuvo que quería “que se les acabe la cola de paja y comiencen a dar cumplimiento a los planes que ha elaborado el Banco Central: 5 por ciento apenas de sus depósitos para los préstamos a las pymes”. En su discurso destacó también el acuerdo con la empresa de supermercados Carrefour para que se haga cargo de los empleados de la quebrada Eki. De paso le mandó un mensaje a Moyano: “Luego de una paciente negociación” entre el gremio, la empresa y el Estado, se logró mantener los puestos de empleo, “ya que, si no, serían 1500 trabajadores que estarían en la calle”. “Esto se logró sin gritos, sin bloqueos y sin pegarle trompadas a nadie.”

Compartir: 

Twitter
 

Cristina Fernández habló en un acto realizado en la Casa Rosada.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.