EL PAíS › LA OPOSICION TRATO DE CAPITALIZAR CON DISTINTOS ARGUMENTOS LAS MARCHAS ANTI K EN DIVERSOS PUNTOS DEL PAIS

Entre el deseo de liderar y cierta autocrítica

Macri dijo estar “emocionado” por la “espontánea” convocatoria de “la gente”. De Narváez coincidió con el radical Aguad en unirse para desplazar al kirchnerismo. Binner y Alfonsín evaluaron que fue un llamado de atención también para la oposición.

 Por Sebastian Abrevaya

La masiva movilización del jueves en distintos puntos del país despertó una reacción dispar de la oposición, unida por el intento de capitalizar políticamente los cuestionamientos al gobierno nacional, pero dividida respecto del “mensaje” hacia ellos mismos. Mientras referentes como el líder del PRO, Mauricio Macri, el ex vicepresidente Julio Cobos, el líder de Proyecto Sur, Fernando “Pino” Solanas, y el peronista disidente Eduardo Amadeo prefirieron poner el eje de las críticas en el kirchnerismo; otros como el socialista Hermes Binner o el radical Ricardo Alfonsín advirtieron que la oposición también debe “tomar nota” de los reclamos. No faltaron tampoco dirigentes como Francisco de Narváez o el radical cordobés Oscar Aguad que volvieron a proponer la idea de “unir” a la oposición.

Desde anoche, dirigentes opositores de todos los partidos recorrieron canales de televisión y de radio interpretando los motivos que dieron origen a la manifestación y analizando las características de la convocatoria. “Espero que la Presidenta reflexione y se dé cuenta de que la gente está pidiendo ser escuchada, que no la reten, que no la quieran dirigir desde el miedo y que le propongan cosas claras para ayudar, que no use la cadena nacional para castigar a unos y a otros”, sostuvo ayer Macri, en un raíd mediático en el que definió a los manifestantes como “la gente”, que abarcó “toda la Argentina”. El líder del PRO se mostró “impresionado” y “emocionado” por la marcha, a la que consideró “tal vez el movimiento espontáneo y pacífico más grande que haya habido en estos últimos 30 años de democracia”. Además, el jefe de Gobierno porteño pronosticó que “si esto no cambia, en pocas semanas más va a haber” otra protesta con “diez veces más gente”. En su cuenta de Facebook, Cecilia Pando ya le puso fecha: “Excelente la marcha de ayer, no pudimos llegar a la plaza por la cantidad de gente. El primero de octubre se repite!!!”.

El gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota, prefirió opinar vía Twitter, donde escuetamente consideró que “el país necesita diálogo para tranquilizarse y unirse”.

Sin darles demasiada relevancia a los cantitos que le deseaban la muerte a la presidenta Cristina Fernández o a los que pedían “que se vaya” del gobierno, Cobos sostuvo que “las marchas han sido ejemplares en todo el país” y consideró que “en general el mensaje de la sociedad es de paz”. El ex compañero de fórmula de la Presidenta dirigió el mensaje exclusivamente al kirchnerismo: “Puede ignorar y decir acá no pasó nada o puede tomar nota”, concluyó.

El radical cordobés Oscar Aguad retomó la idea de unir a la oposición, que fue poco efectiva durante el período 2009-2011. “La oposición tiene que dejar de ser oposición para pasar a ser alternativa”, señaló Aguad, para quien “un acuerdo tiene que ser un programa alternativo a la propuesta de gobierno”. “No hay tiempo que perder, hay que conformar un frente de unión nacional”, sentenció De Narváez, quien fantaseó con una mesa redonda donde se sienten los opositores para “ver cuáles son los puntos en los que estamos totalmente de acuerdo”. Uno de ellos, anticipó, es el rechazo a cualquier reforma constitucional.

En un slogan repetido por varios opositores, el peronista disidente Eduardo Amadeo consideró que el oficialismo no escucha los reclamos de “los argentinos”, como si los 40 millones hubieran estado representados en las movilizaciones del jueves. “Es una vergüenza que el oficialismo desacredite el deseo de los argentinos de vivir en un país mejor”, remató el diputado. Lo mismo hizo el titular del Comité Nacional de la UCR, Mario Barletta, para quien “la gente descargó su bronca contra el Gobierno” y le dijo basta a “la soberbia y el autoritarismo”.

En una línea distinta, Ricardo Alfonsín esbozó un ejercicio de autocrítica, advirtió que el mensaje no fue “sólo para el oficialismo”, y dijo que tanto oficialistas como opositores deberían “aplacar el exacerbado antagonismo que hay en la sociedad”. Además, pidió ser “prudentes” con las interpretaciones, ya que no hubo un reclamo “único” ni los participantes tenían “una visión compartida” sobre la situación del país. El ex candidato presidencial por la UCR cuestionó a los dirigentes opositores que participaron de las protestas con el argumento de que no se puede “utilizar una convocatoria que no tenía identificación” partidaria.

Esa no pareció ser una preocupación para Patricia Bullrich, que se mostró contenta “de haber participado y protagonizado este momento”. “La gente fue muy responsable, se cuidaba de que no hubiera incidentes, ni violencia y no entró en provocaciones, fue algo muy fuerte en todo el país”, sostuvo Bullrich.

Binner se mostró en sintonía con Alfonsín, pero le agregó un paralelo con los cacerolazos de 2001. “Todos tenemos que hacernos cargo de esto, no solamente quienes gobiernan. Tenemos que escuchar a la gente, más allá de que tengan o no razón y esto es lo que no hace el Gobierno”, sostuvo el ex gobernador de Santa Fe. Binner respondió afirmativamente cuando se le planteó si las marchas fueron similares a las que se produjeron contra el gobierno de la Alianza, pero aclaró: “No tiene que irse el gobierno, tiene que gobernar de otra forma, tiene que atender los problemas concretos”.

La titular del GEN e integrante del Frente Amplio Progresista, Margarita Stolbizer, exhortó al Gobierno a “bajarse del pedestal de la soberbia y la petulancia”. En un punto intermedio, reconoció que la oposición tiene que tomar cuenta de la situación, pero aclaró que “los primeros que deberían hacerlo son los del Gobierno”. Para Pino Solanas se trató “sobre todo” de una manifestación de “capas medias” y aseguró que ellas son las que protagonizaron “las grandes puebladas”.

Compartir: 

Twitter
 

Los miles de personas que se concentraron en Plaza de Mayo expresaron de diferentes maneras su rechazo al Gobierno.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.