EL PAíS › LA INTERNA DEL RADICALISMO EN LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES

El acuerdo que se resquebraja

El encuentro que mantuvo Posse con Macri y Cariglino provocó la reacción del espacio de Moreau y Storani y podría romperse el compromiso de unidad alcanzado la semana pasada. El alfonsinismo se mantuvo al margen de las críticas a su aliado.

 Por Sebastian Abrevaya

El frágil acuerdo alcanzado la semana pasada para evitar las internas en el radicalismo bonaerense quedó anoche al borde de la fractura. El encuentro protagonizado el sábado por el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, con el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, y su par de Malvinas Argentinas, Jesús Cariglino, provocó la reacción del espacio Nuevos Aires –integrado por los dirigentes Leopoldo Moreau, Federico Storani y los intendentes Mario Meoni y Héctor “Cachi” Gutiérrez–, que advirtieron sobre los “obstáculos insalvables” que surgen a partir de aquella reunión y del pronunciamiento de Po-sse a favor de una alianza de todas las fuerzas políticas no kirchneristas. Anoche, el sector que conduce Ricardo Alfonsín mantenía una reunión con Posse y otros dirigentes aliados para analizar la situación. En el alfonsinismo, por lo pronto, preferían no criticar públicamente la movida de su flamante aliado.

Después de la intervención judicial que suspendió la elección interna por irregularidades en los padrones y de las trabajosas negociaciones para evitar la confrontación, la semana pasada la UCR había alcanzado un delicado equilibrio y una lista de unidad. El sector de Alfonsín y Posse se quedaba con la presidencia del Comité y la Convención provincial y con los titulares de los bloques legislativos. Entre ellos se repartían después el bloque de senadores y el Comité provincial para Alfonsín y el bloque de diputados y la Convención provincial para Posse. El espacio Nuevos Aires obtenía en cambio los cargos para la minoría, como la Secretaría General del Comité y lugares en la lista de delegados al Comité Nacional para Meoni y Gutiérrez.

Pero todo el acuerdo se desestabilizó con el pronunciamiento de Posse, el sábado: “Nuestra foto demuestra que, más allá de nuestra filiación política, hay un vínculo que nos une para frenar los problemas de la gente. Se necesita la unión de muchos partidos políticos para parar el atropello del gobierno kirchnerista”, sostuvo el intendente, acompañado por Macri, Cariglino y referentes del denarvaísmo.

La imagen y las palabras, que no habían sido consensuadas con los otros espacios, provocaron descontento en el alfonsinismo. Sin embargo, prefirieron el silencio frente a la actitud de su aliado.

“La decisión de un sector partidario de alentar un frente electoral con Macri, Cariglino, De Narváez y sectores del PJ disidente ha levantado obstáculos insalvables para la concreción de una lista única de la que resulten elegidas las autoridades provinciales de la UCR”, afirmaron desde Nuevos Aires, luego de una reunión del espacio en La Plata.

“En este marco de complicidad en el que Ricardo (Alfonsín) no se pronuncia, nosotros no vamos a ningún acuerdo. No vamos a permitir otra vez una alianza contra natura como la de De Narváez”, señaló a Página/12 Cecilia Moreau, quien consideró que la postura de Posse puede terminar en una nueva fractura de la UCR, más adelante.

“Posse no tiene pruritos en hacer un acuerdo con nadie para frenar la re-reelección, pero él se enmarca dentro de la orgánica del partido. No quería este efecto, fue un error de análisis porque no midió el impacto. Pero nosotros no nos vamos a enojar con Posse ahora, que es lo que está buscando Moreau”, señaló a este diario un dirigente alfonsinista.

Las próximas horas serán claves para ver si finalmente se rompe el acuerdo de unidad y si nuevamente habrá una interna, como en 2010.

Compartir: 

Twitter
 

La reunión del sábado reabrió las diferencias dentro de la UCR.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.