ECONOMíA › SOCIOS PARA LAS REPRESAS

Grupos locales

 Por Javier Lewkowicz

Desde Moscú

Techint, Corporación América, Impsa y Panedile se hicieron presentes en el road show que culminó ayer en esta ciudad, y mantuvieron reuniones con el ministro de Planificación, Julio De Vido, por el proyecto de construcción de las represas sobre el cauce del río Santa Cruz. La licitación exige que cualquier consorcio que se forme tenga una participación de como mínimo un 30 por ciento de empresas nacionales, sin especificar funciones a cumplir por esas firmas. Pueden dedicarse a la obra civil, caso más probable si no pesa una normativa puntual que detalle que deben vender maquinaria y equipos con contenido tecnológico. Sin embargo, el Gobierno asegura que la elección de China y Rusia para hacer el road show no fue casual y responde a la intención de acompañar a las operaciones en el ámbito nuclear e hídrico con un incremento en las compras de industria argentina, por ejemplo, maquinaria agrícola. En ese sentido, De Vido se reunió ayer con el ministro de Industria de Rusia, Denis Manturov.

“Techint va a participar del proyecto de las represas. Estamos interesados, de hecho venimos trabajando en forma conjunta con Panedile e investigamos la posibilidad de trabajar en conjunto con Power Machines, tal como sucedió en el caso de Caracoles y Punta Negra”, indicó Manuel Cleimer, gerente comercial de Techint, luego de estar en la presentación realizada en el Ministerio de Energía ruso. “Para nosotros no tiene inconveniente el desarrollo de las represas, y Power Machine es proveedor nuestro desde hace 15 años. Desde este proyecto ya se habló. El tema financiero va a ser muy importante. Estas cosas requieren esfuerzo país-país, de modo que la presencia del ministro de Energía de Rusia va a facilitar todas las gestiones de financiación. Si no se hubiera hecho el road show con la presencia del ministro de Planificación, la financiación no iba a caminar”, completó Hugo Dragonetti, presidente de Panedile.

Panedile, empresa que nació estatal en Italia, actualmente de capital argentino, compró un pliego y va a trabajar en conjunto con Techint en la parte de la obra civil. Ambas se reunieron con De Vido. Lo más probable es que participen de la licitación junto a la firma rusa Power Machines, de quien importan las turbinas, aunque en la UTE podría participar también una empresa de otro origen, adelantó Dragonetti. El titular de Planificación se reunió con Corporación América, también interesada en la obra civil del proyecto y con Impsa.

Distinto es el caso de Impsa, de la familia Pescarmona, que sí fabrica turbinas, equipamiento de alto contenido tecnológico del proyecto, aunque no definió todavía con qué socio extranjero va a participar, ya que no está en condiciones financieras de aportan un mínimo del 50 por ciento de todo el proyecto de capital propio. En total, las represas tienen un costo de unos 4900 millones de dólares. “Impsa está muy interesada en el proyecto. Argentina tiene la tecnología para hacerlo”, indicó Francisco Rubén Valenti, vicepresidente de la compañía.

La adjudicación del proyecto de construcción de las represas y de las centrales nucleares que el Gobierno también pretende desarrollar será parte de una mesa de negociación donde Argentina va a exigir mejorar el comercio con los países visitados, tanto en cantidad como en calidad, al poder colocar más manufacturas industriales.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.