EL PAíS › MAURICIO MACRI SE JUNTO CON JEFES DE LOS BLOQUES OPOSITORES POR EL TEMA DE LOS SUBTES

Una reunión en la que no dijo nada

El jefe de Gobierno porteño les pidió a los opositores que apoyen el proyecto que enviará a la Legislatura, pero no brindó ninguna precisión sobre su contenido. La idea es dar por concluido el contrato con Metrovías y firmar otro.

 Por Werner Pertot

Mauricio Macri recibió con parte de su gabinete a los jefes de los bloques de la oposición para hablar del traspaso del subte. Allí, el jefe de Gobierno les dejó las mismas precisiones que dio cuando anunció que se hacía cargo del subte: esto es, ninguna. Ante preguntas sobre un eventual aumento de tarifa o de cómo será el financiamiento, señaló que se está escribiendo el proyecto de ley y que se lo enviará la semana entrante. Tanto el líder del PRO como sus ministros dejaron en claro que ese texto no ratificará ni el acta que firmó el propio Macri en enero ni la ley del Congreso nacional, sino que implicará que la Ciudad retoma unilateralmente el control del subte. En este escenario –interpretó Macri– el contrato con Metrovías “se cae”. El jefe de Gobierno aseguró que probablemente haga otro contrato a corto plazo con la empresa del Grupo Roggio y, a partir de allí, quedan abiertas todas las posibilidades.

Macri encabezó la reunión junto con la vicejefa María Eugenia Vidal; el jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta; el ministro de Hacienda, Néstor Grindetti; el vicepresidente primero de la Legislatura, Cristian Ritondo, y el jefe del bloque PRO, Fernando de Andreis. Todo un gesto hacia los opositores, por quienes concurrieron Juan Cabandié, Delia Bisutti y Aníbal Ibarra (interbloque kirchnerista), Julio Raffo (Proyecto Sur), Fabio Basteiro (Buenos Aires para Todos), Fernando Sánchez (Coalición Cívica), Claudio Presman (UCR), Alejandro Bodart (MST), entre otros.

El clima de la reunión fue protocolar; si se quiere, algo aburrido. Hubo un contrapunto con Cabandié por el dinero que le exige Macri al gobierno nacional. El dirigente de La Cámpora les retrucó que los subsidios y las inversiones no son “recursos” que se transfieren a la Ciudad. Ritondo salió al ruedo y dijo que podrían serlo. Grindetti se quejó de que el kirchnerismo les aprueba el endeudamiento para el subte –como ocurrió esta semana para vagones de la Línea H– y luego Diego Bossio les asegura que no hay cupos en el BID. La discusión no pasó a mayores.

Macri hizo una breve introducción pidiéndoles apoyo para un proyecto que hasta ahora desconocen y sobre el que no dio mayores detalles. Luego dejó que sus funcionarios contestaran las preguntas, siempre con una vaguedad importante. El encuentro duró un poco menos de una hora, entre las 17.30 y las 18.20. “El planteo que hicieron fue muy escueto, muy limitado. Fue más una formalidad o un paso protocolar que una discusión por el traspaso”, interpretó Basteiro. “No tienen el proyecto de ley o, por lo menos, no lo tienen para nosotros. No hubo precisión sobre el financiamiento y sobre las auditorías. Lo único que tienen es el informe de Barcelona”, indicó.

Cuando Macri les ofreció el informe del Metro de Barcelona, Ibarra y Sánchez le señalaron que no hace una auditoría sobre la situación financiera administrativa en la que Metrovías tiene la red de subterráneos. Macri se comprometió a encargarla, aunque dejó entrever cierta resignación hacia investigar cómo funcionó la línea en el pasado.

El punto fuerte fue cuando plantearon que, en su interpretación, con la salida del gobierno nacional “se cae el contrato de Metrovías. Tenemos que ver si le renovamos el contrato en un corto plazo o si lo planteamos de otra manera”. Sorprendidos, varios opositores le preguntaron a Macri si pensaba estatizar el subterráneo. Contestó que lo más probable es que haga un nuevo contrato con Metrovías a corto plazo, “con nuevas exigencias”. Raffo le recordó que el contrato vigente es hasta 2017 y que el planteo es jurídicamente dudoso. “Si tienen algo que reclamar por ese contrato, que lo hagan con el gobierno nacional”, fue la respuesta de los macristas.

“Hay demasiada confusión jurídica, administrativa. Tenemos miedo de un tarifazo, pero también de que la salida jurídica genere más problemas y no más soluciones”, advirtió Sánchez. Ante la ambigüedad general, Bodart le insistió: “¿De dónde va a salir la plata?”. No hubo confirmación de que avanzarán con un impuesto a los combustibles –se habla de un aumento de la nafta de entre 20 y 40 centavos–, ni de si subirán el de patentes o los peajes de AUSA. “Nos dijeron que no tenían los números para financiar lo que llamaron un ‘plan de emergencia’ para el subte”, indicó Sánchez.

De nuevo, Ibarra intentó sonsacarles una respuesta sobre el financiamiento: “¿Nos puede dar un trazo grueso?”, preguntó. No hubo caso. “Lo más sustancial que dijo Macri es que van a tratar de financiar gastos corrientes con ingresos corrientes y que van a derivar partidas para gastos de capital. Interpreto que eso significa que van a buscar impuestos”, indicó el legislador. Basteiro resumió así la reunión: “Nos convocaron para decirnos que la semana que viene nos va a llegar algo donde nos van a decir cómo es que van a aceptar el subte”.

Compartir: 

Twitter
 

Macri no dio detalles de sus planes y los opositores siguen con las mismas dudas que antes.
Imagen: Leandro Teysseire
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.