EL PAíS › LA CAMARA BAJA RATIFICO A SUS AUTORIDADES PARA EL AÑO QUE VIENE

Una reelección entre los diputados

Julián Domínguez seguirá al frente del cuerpo, con la oficialista Norma Abdala y el radical Mario Negri en las vicepresidencias primera y segunda. Hubo una puja entre el FAP y el peronismo disidente por la vice tercera, donde se impuso la socialista Alicia Ciciliani.

 Por Miguel Jorquera

La Cámara de Diputados ratificó ayer a sus autoridades por un año más, en medio de la división opositora por la vicepresidencia tercera del cuerpo: se la disputaban el Frente Amplio Progresista, que finalmente ganó la pulseada, y el disidente Frente Peronista. “Soy un diputado más, parte de mi bloque y cumplo el mandato de la Presidenta”, sostuvo el kirchnerista Julián Domínguez, al agradecer el respaldo unánime de todas las bancadas para que presida por un año más la Cámara baja. El mismo apoyo recibieron la vicepresidenta primera, la oficialista santiagueña Norma Abdala de Matarazzo, y el vice segundo, el radical cordobés Mario Negri. En tanto, la socialista Alicia Ciciliani seguirá ocupando la vicepresidencia tercera en representación del FAP, que cosechó 151 votos a favor, aportados por los bloques del FpV y sus aliados, la UCR, el FAP y Proyecto Sur. La peronista anti K Claudia Rucci, que disputaba ese lugar, sólo obtuvo 26 votos, sumados los de su propio bloque, el PRO, la CC y Unión Peronista.

“El mandato que me ha encomendado la señora Presidenta es que sea la Cámara de Diputados el lugar donde se expresen todas las convicciones, ideas, y donde se debatan visiones y corrientes de expresión que representan la voluntad soberana de nuestro pueblo”, sostuvo Domínguez para expresar su agradecimiento. “Tengo el mandato de la Presidenta de ser de todos. No soy imparcial, soy un militante de la política”, agregó Domínguez para marcar su responsabilidad, pero también su pertenencia. “Quiero agradecer a Néstor Kirchner, que desde el cielo nos debe estar acompañando”, continuó el titular de la Cámara baja. Dijo sentirse honrado de poder “celebrar en este Parlamento los 30 años de democracia” como logro de todas las fuerzas políticas, y extendió el homenaje a otro presidente de la democracia: Raúl Alfonsín, “que enjuició a las juntas militares” de la última dictadura.

Domínguez recibió elogios de todos los bloques políticos. “Estamos profundamente orgullosos de este primer año de Julián Domínguez. Fue una gestión sencillamente excelente”, sintetizó el jefe del bloque kirchnerista, Agustín Rossi. “Domínguez tiene características poco usuales de ser un hombre de diálogo permanente, que busca consensos, no busca imponer. Ha desempeñado su tarea con mucha imparcialidad”, afirmó el presidente del bloque de la UCR, Ricardo Gil Lavedra.

Una a una, el resto de las bancadas se sumó a las ponderaciones. Fernando “Pino” Solanas lo sintetizó en la decisión de Domínguez de socializar a todos los diputados “los sandwichitos” que durante las extensas sesiones y hasta la gestión anterior sólo degustaban los legisladores del oficialismo. El mismo respaldo recibieron la diputada del Frente Cívico santiagueño Abdala de Matarazzo y el radical cordobés Negri. Distinta fue la discusión por la vicepresidencia tercera. La continuidad de la socialista Ciciliani fue cuestionada por el antikirchnerista Frente Peronista, que reclamó ese lugar por su mayor número de legisladores. El bloque del FP se armó con diputados que respaldaron a distintos candidatos en la última elección presidencial (Eduardo Duhalde, Alberto Rodríguez Saá y Ricardo Alfonsín) con 21 legisladores. Luego sumaron a su interbloque a Graciela Ocaña y la dirigente piquetera Ramona Pucheta, y ayer incorporaron también a dos delasotistas de Córdoba Federal y al sanjuanino Eduardo Ibarra, con los que llega a 26 diputados, contra 22 del interbloque del FAP.

El ex cobista Enrique Thomas, de Mendoza, fue el encargado de defender la posición en tono de campaña electoral, con críticas al oficialismo y la oposición. “Lo que más molesta –dijo– es que somos peronistas y hay un oficialismo que no lo es.” Y cuestionó a “los bloques opositores con los que trabajamos juntos”, por darle la espalda a su propuesta. Luego, Thomas postuló a la diputada Claudia Rucci, a la que ponderó por “superar los rencores y odios y apoyar a un peronismo que pueda cambiar la realidad del país”. A su postulación se sumaron Unión Peronista, de Felipe Solá, a través de Roberto Mouillerón; la CC, aunque Alfonso Prat Gay dijo que era “una decisión institucional, más allá de las afinidades políticas que tengamos”; y el macrismo, que prefirió esquivar el debate pero la respaldó con su voto.

La respuesta del FAP llegó a través de Margarita Stolbizer. Fundamentó la postulación de Ciciliani en “la unidad política” del FAP, “no sólo numérica”. Recordó que el FP es “un interbloque unificado bajo diferentes candidaturas políticas”, mientras que el FAP es “un frente con el único liderazgo de Hermes Binner” y que “llegó junto a la Cámara”. “La gente necesita previsibilidad, correlato y reflejo en el Parlamento”, sentenció.

La postura del FAP fue apoyada por el radicalismo y Proyecto Sur, además del Frente para la Victoria y sus aliados, lo que se reflejó en forma contundente en la votación: Ciciliani obtuvo 151, contra apenas 26 de Rucci.

Compartir: 

Twitter
 

Domínguez agradeció y recordó a Néstor Kirchner y a Raúl Alfonsín.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.