EL PAIS › DAVID CAMERON Y LAS AUTORIDADES KELPERS RECLAMARON QUE ARGENTINA RESPETE EL RESULTADO

Un referéndum que no modificó nada

“Son británicos hasta la médula”, se entusiasmó Cameron. La dirigencia argentina insistió en que el resultado de la votación no tiene ninguna trascendencia. Hoy lo rechazará el Congreso argentino.

El primer ministro británico, David Cameron, se dijo “encantado” con el resultado del referéndum en Malvinas. Los isleños “son británicos hasta la médula”, declaró ayer, mientras desde Puerto Stanley uno de los ocho integrantes de la Asamblea Legislativa en las islas, Gavin Short, le advertía al gobierno argentino que los habitantes de las islas no tienen “absolutamente ningún deseo de ser dirigidos por el gobierno de Buenos Aires”. El día después de la consulta en Malvinas, las declaraciones británicas mantuvieron ese tono provocador. En Buenos Aires, además de una respuesta de la presidenta Cristina Kirchner, funcionarios del Gobierno y figuras de la oposición reiteraron que el referéndum fue una maniobra mediática.

Para la embajadora argentina en Londres, Alicia Castro, el referéndum expresó además “la debilidad de la posición del Reino Unido”. La diplomática dijo en este sentido que el resultado no le sorprendió a nadie porque se hizo entre británicos, y se preguntó: “¿Qué iban a decir?”. “Para nosotros es totalmente irrelevante”, concluyó. “La situación hoy es igual a la de ayer. Fuimos testigos de una maniobra dilatoria más” para no abrir el diálogo con la Argentina sobre la soberanía de las islas.

Más allá de las declaraciones efectistas, algunos funcionarios británicos debieron admitir que el plebiscito no tendrá efectos jurídicos. El responsable de la Cancillería británica para Asuntos de América latina, Hugo Swire, reconoció que el referendo que se realizó entre el domingo y el lunes en Malvinas “no cambia nada desde el punto de vista legal”. Si bien el funcionario británico no hizo mención a que en verdad tampoco incidirá en la política internacional, horas más tarde se conocería la definición del Departamento de Estado de los Estados Unidos, que encabeza John Kerry, en el sentido de que no modificará su posición respecto del tema Malvinas (ver página 9).

Esta tarde, en el Congreso argentino, senadores y diputados debatirán el tema en sesiones especiales en las que rechazarán el plebiscito. Si algún efecto se puede atribuir a las declaraciones de ayer de Cameron será el de recalentar los discursos.

“Las Islas Falkland pueden estar a miles de millas de distancia, pero (sus habitantes) son británicos hasta la médula y eso es lo que quieren seguir siendo. La gente tiene que saber que siempre estaremos ahí para defenderlos”, dijo el primer ministro. Luego añadió que los isleños “quieren seguir siendo británicos y todo el mundo, incluida Argentina, debería respetar este punto de vista”.

El proyecto que se tratará en el Senado fue presentado por Daniel Filmus (FpV) y Rubén Giustiniani (FAP), mientras que el de Diputados también fue avalado por todos los bloques. El jefe del bloque radical, Ricardo Gil Lavedra, anticipó la postura que planteará en el recinto al señalar que “la consulta no altera en lo absoluto el reclamo de soberanía de la Argentina. El referéndum no fue más que la confirmación de lo que ya sabemos: los isleños son británicos. Esa es la única conclusión que se puede sacar de lo que fue un simulacro”. A su vez, el titular del bloque del PRO en Diputados, Federico Pinedo, sostuvo que “hacer un referéndum de ingleses para ver si quieren ser ingleses es como hacerlo en Salta para preguntar si quieren ser argentinos”. Y el diputado del peronismo opositor Alfredo Atanasof pidió que “la ONU haga un llamado de atención a Gran Bretaña por desobedecer la legislación internacional”.

Otro de los que habló sobre el tema fue el ex jefe del Ejército Martín Balza, hoy embajador argentino en Costa Rica. “Fue algo totalmente ilegal que no cambia nada, que no cambia la esencia de la disputa, que es la soberanía entre las dos partes. Los ingleses que viven en las islas continúan siendo ingleses, de modo que no pueden ser parte de la disputa.” Además de considerar que el resultado del referendo “no cambia en nada la esencia de la disputa”, Balza señaló que, por el contrario, lo que demostró es “la seriedad de la posición argentina”.

Compartir: 

Twitter
 

Los integrantes de la Asamblea Legislativa de Malvinas dieron ayer una rueda de prensa.
Imagen: EFE
SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.