EL PAIS › LE TOMARON DECLARACION A MARIA JULIA ALSOGARAY EN SU PROPIA CASA

Con los jueces en el living

La ex funcionaria acusada de peculado no se presentó a declarar y el tribunal se constituyó en su departamento de Recoleta, para intentar evitar la prescripción de la causa, prevista para hoy. La defensa pidió un cuarto intermedio y el proceso podría caducar.

 Por Ailín Bullentini

Pese a los intentos por generar una nueva suspensión del segundo juicio por corrupción en su contra, la ex polifuncionaria menemista María Julia Alsogaray declaró ayer ante los integrantes del Tribunal Oral Federal número 6 y el resto de las partes participantes del debate, que en una acción insólita se acercaron hasta su domicilio para escucharla declararse inocente. Sin embargo, los esfuerzos por culminar el debate oral ayer, debido a que la causa en la que Alsogaray está sospechada de peculado prescribe hoy, corren riesgo de haber ocurrido en vano. Es que, luego de que la fiscalía expusiera en tiempo record su alegato, en el que solicitó una pena de tres años y seis meses de prisión, el TOF 6 ordenó un cuarto intermedio por pedido de la defensa. El juicio continuará el jueves, cuando muy probablemente los representantes de Alsogaray soliciten la prescripción de la causa.

Alsogaray es juzgada por hechos cometidos en 1996, cuando estaba al mando de la Secretaría de Medio Ambiente: se la acusa de haber mantenido “negociaciones incompatibles con la función pública”, que derivaron en trece contrataciones directas a empresas comunicacionales para la promoción del Plan Nacional de Manejo del Fuego.

Los jueces del TOF 6 se trasladaron ayer a la casa de la acusada, luego de que a la mañana la ex funcionaria no se presentara en los tribunales de Comodoro Py para las instancias finales del proceso. La escabullida de Alsogaray, de 70 años, como estrategia para extender el proceso hasta la cornisa de la prescripción, comenzó el jueves pasado, cuando en medio del debate adujo una indisposición y se retiró sin declarar. Estuvo internada en la clínica Otamendi por un presunto broncoespasmo y fue dada de alta. Un médico forense que la revisó certificó que ayer estaba en condiciones de declarar.

Sin embargo, no apareció en Comodoro Py. Su médico particular presentó un informe ante los jueces expresando que la acusada no había concurrido porque no puede someterse a “situaciones de tensión, estrés ni sobresaltos” porque padece problemas respiratorios. Lejos de suspender la audiencia, y en una decisión llamativa, los jueces José Martínez Sobrino, Patricia Mayo y Eduardo Fernández se trasladaron al departamento donde vive Alsogaray, en el tercer piso de Juncal 1471, en el barrio de Recoleta, y le tomaron testimonio. Cabe remarcar que el juicio, en el que Alsogaray enfrenta una posible condena de entre uno y seis años de prisión efectiva, comenzó a mediados de marzo, en una carrera contrarreloj para evitar la prescripción de la causa, que se cumple hoy.

Alsogaray declaró durante tres horas en el living de su casa. Sin aparentes problemas de salud, sostuvo que los contratos por los que se la acusa se concretaron de manera regular y se declaró inocente. Luego de un cuarto intermedio, y en una exposición veloz, el fiscal Mauricio Viera de-sarrolló las razones por las que el Ministerio Público Fiscal considera probado el delito de peculado y pidió tres años y seis meses de prisión para la ex funcionaria menemista, más ocho años de inhabilitación para ejercer cargos públicos. El TOF número 6 no permitió alegar a la querella de la Oficina Anticorrupción porque no presentaron a su debido momento el requerimiento de elevación a juicio.

Hasta entonces, parecía que la Justicia vencía al tiempo y la sentencia podría llegar antes que la prescripción de las acciones delictivas de Alsogaray. Pero cuando llegó su turno, la defensora oficial, Pamela Biserier, se excusó de dar su alegato en ese mismo momento debido a que necesitaba “tiempo para elaborar una respuesta a lo dicho por la Fiscalía”, según informaron fuentes judiciales. Los jueces accedieron y ordenaron un cuarto intermedio hasta el jueves. Entonces, es casi seguro que la defensa pedirá que los delitos que se le imputan a Alsogaray se consideren prescriptos y, según las fuentes consultadas por este diario, no existen herramientas judiciales para rebatir el planteo.

Alsogaray ya tiene una condena firme en su contra a tres años de prisión en suspenso por enriquecimiento ilícito. En caso de resultar condenada en este nuevo proceso, correría riesgo de ir efectivamente a prisión.

Compartir: 

Twitter
 

Alsogaray enfrenta un pedido de prisión de tres años y medio, que sería de cumplimiento efectivo.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.