EL PAíS › DE LA SOTA INSISTIO CON SU PEDIDO DE “RECONCILIACION”

Para que quede claro

Poco le importó el repudio de organismos de derechos humanos al gobernador José Manuel de la Sota, quien ayer ratificó su propuesta de “rebajar las penas” a los responsables de crímenes de lesa humanidad para “romper el pacto de silencio”. Se defendió de las críticas afirmando que fue “víctima del terrorismo de Estado”, pero que busca la “reconciliación”. Voces de diferentes ámbitos se sumaron contra del planteo. “Es una falta de respeto y un atraso histórico”, lamentó el funcionario de derechos humanos provincial Juan Enrique Villa. Las filiales cordobesas de CTA y ATE recordaron “la participación de De la Sota como activista en el derrocamiento del gobierno de (Ricardo) Obregón”. El diputado socialista Jorge Rivas apuntó que las palabras de De la Sota son “miserables” y “cínicamente oportunistas”. “Necesita la bendición de la derecha”, opinó.

“No es con odio como se descubre la verdad y se castiga a los culpables”, publicó en su cuenta de Twitter el gobernador De la Sota, respaldando sus declaraciones del último martes a favor de la reducción de penas a los genocidas condenados a cambio de información sobre el paradero de los desaparecidos. En esa oportunidad opinó sobre los juicios contra los represores que se realizan en todo el país y los calificó como “política del resentimiento”. Ahora, pidió a Dios “no odiar”. Representantes de distintos organismos de derechos humanos le respondieron recordando que siempre los motivó la justicia y nunca la venganza o el odio. Y remarcaron que los juicios por violaciones a los derechos humanos son una política de Estado ejemplar para la región y el mundo.

El director de Asistencia a las Víctimas del Terrorismo de Estado de la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia, Juan Enrique Villa, expresó su “enérgico repudio” a las palabras del gobernador, que son “una falta de respeto” y conducen a un “atraso histórico” al revivir “la teoría de los dos demonios”. “Es insostenible pensar en negociar con genocidas –concluyó–, que nunca se arrepintieron, ni en el marco de los procesos judiciales en que están imputados, con las garantías de la Constitución.”

“Es lamentable que un político de este calibre sea el gobernador de una de las provincias más importantes”, afirmaron las sedes provinciales de CTA y ATE. Consideraron que De la Sota “es coherente con la historia de su vida política” ya que en 1974 estuvo “al lado del comisario Antonio Domingo Navarro y el interventor Raúl Oscar Lacabanne desatando una cacería callejera de militantes populares que fue el prolegómeno de la dictadura”. El episodio llamado “Navarrazo” culminó con el derrocamiento del gobernador Ricardo Obegrón y su vice Hipólito Atilio López.

El diputado Jorge Rivas sostuvo que De la Sota “sabe que para ser el candidato del antikirchnerismo necesita la bendición de la derecha”, por lo que busca situarse “peligrosamente al borde del espectro político”.

Compartir: 

Twitter
 

El gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.