EL PAIS › CFK DEFENDIO LA ELECCION POPULAR DEL CONSEJO DE LA MAGISTRATURA Y RECORDO EL ORIGEN POLITICO DE LA CORTE

“La democracia no puede atemorizar a nadie”

En un acto realizado en Río Gallegos, la Presidenta abogó por un país donde los “tres poderes sean absolutamente democráticos” e “independientes de las grandes corporaciones”. Destacó la militancia política de miembros de la Corte.

“La voluntad popular es la gran fuente de poder de la Constitución Nacional”, aseguró ayer la presidenta Cristina Fernández de Kirchner al defender la ley que promueve la elección por voto ciudadano de los integrantes del Consejo de la Magistratura, una norma que se encuentra demorada en su aplicación por distintos amparos judiciales. En un acto en Río Gallegos, Fernández de Kirchner sostuvo que “la palabra democracia no debe asustar a nadie”, ante las reiteradas presentaciones de sectores de la oposición y de la corporación judicial en contra de la democratización que impulsa el Gobierno en el Poder Judicial.

“Yo no sé, si hubiéramos largado un programa de monarquización de la Justicia comprendería que todo el mundo estuviera tan nervioso o indignado, pero la palabra democracia no puede atemorizar a nadie”, ironizó la Presidenta al comenzar con la defensa del paquete de seis leyes enviado por el Poder Ejecutivo al Congreso, que ya fueron aprobadas y promulgadas pero que, en determinados casos, aún no pudieron ponerse en práctica por los planteos judiciales realizados por dirigentes políticos y sectores corporativos de abogados y jueces. “Estoy dispuesta a enfrentar todo lo que venga con tal de dejar un país mejor organizado, un país en el que sus tres poderes sean absolutamente democráticos y abiertos al pueblo. Pero sobre todas las cosas, independientes de las grandes corporaciones”, agregó CFK en las instalaciones que la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) tiene en la capital de Santa Cruz.

El discurso presidencial transcurrió luego de inaugurar un laboratorio de investigación forense en Río Gallegos. La jefa de Estado se dirigió a la sede de la UTN para hacer entrega de certificados de obras a intendencias municipales de toda la provincia. La acompañaron los secretarios de Legal y Técnica, Carlos Zannini, y general de la Presidencia, Oscar Parrilli, además de los ministros de Desarrollo Social, Alicia Kirchner; de Justicia, Julio Alak, e Industria, Débora Giorgi. Allí, Fernández de Kirchner hizo hincapié en los avances que el ex presidente Néstor Kirchner había dejado en Santa Cruz tras su paso como gobernador. Mientras hablaba, de fondo se oía a los militantes que se habían acercado hasta allí y coreaban el apodo local de Kirchner: “Olee, olee, oleee, Lupooo, Lupooo”.

La ley sancionada en el Parlamento para elevar de 13 a 19 los integrantes del Consejo de la Magistratura y modificar la manera en que son elegidos, abriéndola a la sociedad civil, chocó con un puñado de medidas cautelares que fueron aceptadas en distintos distritos del país. Pero la atención se encuentra posada sobre la jueza federal María Romilda Servini de Cubría, que tiene que definir en estos días sobre la cuestión de fondo, sobre la constitucionalidad o no de la medida, decisión que habilitará la solicitud a la Corte Suprema de Justicia para que se expida sobre el conflicto.

“Estoy hablando en una provincia donde precisamente la elección del Consejo de la Magistratura es por voto popular y que no es un invento de Santa Cruz, lo copiamos de la provincia de Chubut, no estamos inventando nada nuevo y nadie puede sentirse mal, ni se me ocurre que nadie pueda estar en contra”, sostuvo la Presidenta y agregó que “ningún juez sale de abajo de una baldosa o de adentro de un repollo”, poniendo sobre la mesa los ejemplos de ambas provincias sureñas, en las que desde hace tiempo se puso en práctica la modalidad de elección popular del órgano político del sistema judicial. “Quiero leer los argumentos que digan que no se pueden expresar los 40 millones de argentinos acerca de quiénes deben ser los funcionarios políticos. Son funcionarios políticos porque el Consejo de la Magistratura es el órgano político del Poder Judicial. Como también lo es la Corte. ¿Por qué es político? Porque los designan políticamente y porque son los que conducen, no los que dictan sentencias.”

En esa línea, CFK recordó que dos de los actuales integrantes de la Corte Suprema, antes de ser ministros, fueron militantes políticos, en referencia a Eugenio Raúl Zaffaroni y Juan Carlos Maqueda. “Yo los conocí siendo convencionales constituyentes, uno por el Frente Grande, un excelente académico penalista a nivel nacional (...) Hoy es miembro de la Corte y era miembro de un partido político, y eso no está mal, porque como dice Lucila (Garrigós de Rébori), nadie sale de abajo de las baldosas ni de un repollo. Y otro miembro también, ya compañero de nuestro partido, que fue senador conmigo, diputado conmigo, yo lo voté como miembro de la Corte y nadie se horroriza porque todo el mundo sabe qué piensa, de qué partido es... Lo importante no es eso, lo importante es saber qué sentencia dictás, si la sentencia está de acuerdo no con tu partido sino con la Constitución, con las leyes y con el ordenamiento jurídico vigente. ¿Qué es esto de que tenemos que tener jueces que no piensen nada?”, se preguntó. La Presidenta también recordó que el propio titular del alto tribunal, Ricardo Lorenzetti, fue propuesto por el ex presidente Kirchner y que a ella se lo presentó en su despacho “un querido amigo, ex senador” de Santa Cruz.

Después del acto, Cristina Fernández retomó el tema vía Twi-tter: “Cuando mencioné el origen político de algunos integrantes de la Corte Suprema, se me olvidó nada más ni nada menos el casi centenario miembro de la Corte, que pertenece al histórico y también centenario Partido Socialista”, en alusión a Carlos Fayt, aunque sin mencionarlo directamente. “¡No puede ser! –agregó en otro mensaje–. Si la Constitución Nacional establece un límite de 75 años para ser parte del alto tribunal”, recordó y destacó que esa continuidad era posible “por una acordada (decisión que puede tomar por simple mayoría la Corte Suprema), la Constitución, la ley y lo que diga María Santísima... out”.

Durante el acto, CFK se refirió además al supuesto rol de “contrapoder” que debería ejercer la Justicia. “A aquel que se piensa como contrapoder desde el Poder Judicial le notifico que más que contrapoder del poder popular me parece que es delegado de otros poderes que no sabemos, pero imaginamos, cuáles son”, señaló, aludiendo a las teorías que se pusieron a rodar para justificar el freno al avance de la ley de reforma judicial. “Los mismos que han planteado que no tienen que pagar impuestos mientras todos nosotros sí los pagamos y son los mismos que interpretan que las declaraciones juradas de la Presidenta –que está muy bien, estoy de acuerdo– y de los funcionarios sean publicadas, analizadas, descuartizadas... Pero yo pregunto, ¿alguien conoce la declaración jurada de un juez, alguien la vio alguna vez? Bueno, ellos son los que deciden sobre la vida, la libertad y el patrimonio de los 40 millones de argentinos.”

“Qué celeridad para actuar sobre leyes que involucran al Poder Judicial de parte de los jueces y cuánta lentitud para decidir sobre una ley que ya lleva cuatro años, como la ley de medios”, continuó Fernández de Kirchner, destacando aún más la necesidad de una reforma judicial. “Para eso estamos convocando a los argentinos, para cambiar la historia, y la vamos a seguir cambiando porque tenemos corazón”, cerró la Presidenta.

Compartir: 

Twitter
 

“Si hubiéramos largado un programa de monarquización de la Justicia comprendería que todo el mundo estuviera tan nervioso”, ironizó CFK.
Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.