EL PAíS › LA PRESIDENTA SE REFIRIO AL CHOQUE Y EL MINISTRO FLORENCIO RANDAZZO DIO EXPLICACIONES SOBRE EL ESTADO DEL TREN

“Siento dolor, además de bronca e impotencia”

CFK se solidarizó con las víctimas. El ministro del área estuvo en el lugar del accidente y en el Hospital de Haedo. Dio una conferencia de prensa en la que mostró la documentación que acredita que los frenos de la formación involucrada fueron reparados el año pasado.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner transmitió ayer por la tarde su solidaridad a las familias y a las víctimas de la colisión entre dos trenes, ocurrida horas antes en la localidad bonaerense de Castelar. “Además de la solidaridad y el dolor, siento bronca e impotencia, porque la verdad es que estamos poniéndole todo en inversión, tiempo y recursos humanos” al sistema ferroviario tras la tragedia de Once, ocurrida en febrero del año pasado, manifestó la mandataria. Más temprano, el ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, había destacado que la formación que causó el choque “fue reparada totalmente el año pasado” y sostuvo que el gobierno nacional esperará a que la Justicia investigue si se trató “de un siniestro o de un accidente”.

Ayer fue “un día de tristeza”, señaló la mandataria al comienzo de un discurso que dio en la Casa de Gobierno en ocasión del primer aniversario del lanzamiento del programa de créditos para viviendas Pro.Cre.Ar. “Estas cosas nos duelen a todos los argentinos”, aseguró, antes de saludar a los familiares de las tres víctimas fatales: “A los que hoy están pasando un momento difícil como es la pérdida de un ser querido, que es irreparable, les mando amor, cariño, corazón, porque sé lo que están sintiendo”, manifestó.

CFK hizo otra referencia: “A lo que pasó esta mañana no quiero ponerle un nombre hasta que la Justicia investigue”.

En el mismo sentido se había manifestado el ministro Randazzo un rato antes, en una conferencia de prensa que ofreció en la Casa de Gobierno. Era la tercera aparición en público del ministro desde que se conoció la noticia y aceptó responder preguntas de los periodistas presentes. “La Justicia debe determinar si fue un siniestro o un accidente” lo que provocó la colisión. “Si se puede evitar, no es accidente. Si no es accidente, hay uno o más responsable, ésa es la diferencia”, explicó el ministro.

Más temprano, Randazzo había pedido “prudencia y responsabilidad” en la forma en que se informa acerca de los detalles de la tragedia. “Se escucharon hipótesis con un grado de irresponsabilidad total”, se lamentó, en referencia a denuncias acerca de que la formación chapa 1, que causó el choque, se encontraba en mal estado. “Los frenos fueron cambiados en su totalidad”, indicó el funcionario, que por la tarde entregó a la prensa copias de la documentación que acredita la compra de frenos neumáticos a fines del año pasado. El tren “fue totalmente reparado el año pasado”, dijo el ministro, quien también informó de la existencia de “una caja negra” que permitirá esclarecer con facilidad qué fue lo que sucedió.

El Chapa 1 “paró en Flores, Liniers y Morón sin ningún tipo de inconvenientes”, informó Randazzo, muñido con datos del GPS de la formación, pero a partir de allí “el registro de la velocidad fue siempre en forma ascendente”. Antes de chocar, el tren “pasó por una señal amarilla que lo obliga a desacelerar” y dos señales de peligro que implican “detener el tren”. Finalmente el choque se produce “a toda velocidad”, informó.

Randazzo dijo además que entre las decisiones que tomó al asumir al frente de esa cartera están los controles de alcoholemia obligatorios para los motormen, que en este caso se realizaron “a las 3.56 y las 4.06 y dieron alcohol en sangre cero”, además de la colocación de un GPS en cada formación, que “transmiten información on line” sobre frecuencia y eventos en el servicio.

El ministro visitó por la tarde el lugar de los hechos y luego el Hospital de Haedo, donde se centraliza la información sobre los pasajeros heridos que permanecen internados. Más tarde, ya de regreso en la Casa de Gobierno, mantuvo una extensa reunión con los secretarios de Seguridad, Sergio Berni, y de Transporte, Alejando Ramos, para evaluar la situación, pasar revista al operativo de rescate y a la información nueva que fue llegando con el correr del día.

Según afirman en Interior, Randazzo permaneció durante todo el día “en permanente comunicación” telefónica con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner para mantenerla al tanto sobre todas las novedades respecto de la asistencia a los heridos, así como la marcha de las investigaciones para saber lo que pasó y la instalación de dos centros de información en Morón para orientar a los familiares de los heridos sobre los lugares donde fueron trasladados para su atención.

Por otra parte, según informó, convocará a un grupo de especialistas provenientes de la Universidad Tecnológica Nacional, la UBA, las universidades de Lanús y San Martín “a que trabajen junto a la CNRT” para determinar qué pasó con ese tren a la hora de la colisión. Los ingenieros de las universidades proporcionarán “aportes fundamentales para ayudar a la Justicia” y para que se sepa “la verdad” acerca del choque de trenes de Castelar.

Compartir: 

Twitter
 

A los que perdieron “un ser querido, que es irreparable, les mando amor, cariño, corazón”, dijo CFK.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.