EL PAíS › EL JEFE COMUNAL DE SALVADOR MAZZA, DETENIDO EN UN PROSTIBULO, SE PRESENTA EN LAS PASO LOCALES

El ex intendente trata de volver

Carlos Villalba está investigado por su presunta participación en una red de trata con fines de explotación sexual y por peculado. Hasta ahora viene eludiendo indagatorias. Por eso puede presentarse a los comicios para volver al cargo del que fue destituido.

 Por Soledad Vallejos

Carlos Villalba, el intendente de Salvador Mazza destituido luego de haber sido hallado en un prostíbulo de la capital salteña, hoy vuelve a empezar. Es el candidato por la lista Sigamos creciendo (PJ), una de las nueve presentadas a las PASO para elegir a quiénes competirán, el 10 de noviembre, por la intendencia del mismo pueblo cuyo Concejo Deliberante lo expulsó. Esta nueva candidatura encuentra a Villalba como investigado por la Justicia. Hace días, el juez de Instrucción de Tartagal, Nelson Aramayo, lo procesó por peculado, por manejos económicos poco claros y con grandes montos de dinero en su gestión municipal. Antes, fue convocado para brindar declaración indagatoria en la causa que investiga la red de trata para explotación sexual por la cual fue demorado en medio de un allanamiento: fuentes judiciales confirmaron a este diario que al menos dos testimonios indican que Villalba transportó a mujeres con fines de explotación sexual hasta el prostíbulo de la proxeneta Marisel Llanes (a quien sindicó como su amiga), algo que significaría participación en el delito de trata. Villalba apeló el procesamiento en la causa por peculado y el pedido de indagatoria en la investigación por trata, porque pretende brindar declaración testimonial. Eso es lo que le permite seguir adelante con su candidatura, por ahora.

La causa que investiga la red de trata se tramita en el Juzgado Federal Nº 2 de Salta, a cargo de Miguel Antonio Medina, quien desde principios de septiembre convoca al intendente destituido para que brinde declaración indagatoria. Las actas del allanamiento describen claramente como un prostíbulo al lugar en el que fue hallado Villalba: una barra con expendio de bebidas alcohólicas y un escenario con caño para “shows” en la planta baja; cuatro habitaciones cada una con camas de doble plaza, televisores, profuso arsenal de juguetes sexuales y baño en el primer piso. Consta en el expediente que, al momento del operativo, Villalba y Marisel Llanes resistieron tenazmente el arresto encerrados en uno de esos baños, que Llanes –prostituta y proxeneta ella misma– salió primero y desde entonces se encuentra detenida. Que Villalba salió luego y pretendió eludir el ser demorado por la policía chapeando: “Soy el intendente de Salvador Mazza”.

El magistrado cuenta, además, con dos testimonios que desbaratan la versión inocente dada por Villalba al periodismo, y según la cual él tomaba una cerveza con amigos en una casa de familia cuando arreció el allanamiento. Dos mujeres que eran explotadas sexualmente por Llanes detallaron la dinámica habitual del trabajo con la joven madama, que se quedaba con el 40 por ciento de lo que pagaban los clientes por tener sexo (el “privado” tenía un tarifario establecido: 400 pesos el “pase”, 50 pesos la copa). La cartera de clientes de Llanes era amplia: además del privado en Salta capital (habilitado como cabaret, algo permitido por una ordenanza municipal –ver aparte–), organizaba expediciones a otras provincias o era contratada para celebrar pequeñas fiestas sexuales.

El día previo a los allanamientos en Salta, Marisel había convocado a dos mujeres para “ir a hacer pases” a Jujuy, donde estuvieron toda una jornada. Los testimonios indican que, al fin del día, Villalba fue a buscarlas para llevarlas de regreso a Salta, al privado, donde él y otros dos hombres habían planificado pasar la noche previo pago de unos 3 mil pesos por cabeza. Los otros dos hombres, quizá colegas de Villalba, se retiraron antes del allanamiento, que se realizó a la madrugada.

Los testimonios que obran en poder del juez, además, señalan que Villalba era una suerte de amante de Llanes, que con menos de 30 años ya era una proxeneta exitosa. En un humilde local de venta de indumentaria que también le pertenece fueron hallados 50 mil pesos. Llevaba vida de estrella: tiene un auto de alta gama; vive en un barrio de clase media de la capital en una casa alquilada a la que –sin que la propietaria supiera– por dentro había reformado hasta convertirla casi en mansión; tenía dos secretarias privadas que le servían, también, de damas de compañía.

Como este diario informó al momento de su detención, Llanes era socia de un proxeneta y tratante chileno apodado Marc Anthony, que regentea boliches en Chile. En la causa consta que, al momento de los allanamientos, la sociedad estaba por pegar un salto: el chileno tenía alquilado y habilitado un boliche en Salta, cuya inauguración era cuestión de días.

En Salta, las PASO de hoy son el escalón previo a las legislativas del 10 noviembre. En el caso de Salvador Mazza, pequeña localidad de frontera fuertemente vinculada con la boliviana Pocitos, las PASO determinarán si Villalba tendrá la oportunidad de competir para regresar al cargo del que fue expulsado sin terminar su segundo mandato. Desde que el Concejo Deliberante echó al actual candidato, y hasta que asuma el nuevo intendente, Salvador Mazza está gobernado por la interventora Mercedes Junco.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Villalba fue destituido por el Concejo Deliberante, pero quiere volver a su cargo en las elecciones de noviembre.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.