EL PAíS › EL JEFE DE GABINETE HABLó SOBRE POSIBLES TECHOS Y PLAZOS DE LAS NEGOCIACIONES PARITARIAS

El Gobierno “no va a interferir”

Capitanich aseguró que “son las partes” quienes deben ponerse de acuerdo en la modalidad de las negociaciones. Desde la CGT de Moyano se sumaron al pedido de una paritaria cada tres meses.

El gobierno nacional “no va a interferir” en las negociaciones paritarias, aseguró ayer el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, consultado por la prensa acerca del pedido de gremios oficialistas y opositores de acortar los plazos de las discusiones sobre los aumentos salariales a turnos semestrales o hasta trimestrales. “Son las partes las que se tienen que poner de acuerdo en la modalidad de la negociación”, manifestó el funcionario durante su habitual rueda de prensa matutina. Ayer, dos referentes de la CGT crítica que encabeza el dirigente camionero Hugo Moyano coincidieron con el escenario planteado desde el sindicalismo más afín a la Casa Rosada de discutir la pauta cada tres o seis meses como forma de equilibrar la inflación.

“Las negociaciones paritarias tienen que ver con la modalidad entre el empleado y empleador. Existen paritarias que se han extendido por más de 12 meses, hay casos de 18, en cerca de 15 o 16 sectores, por lo que no es descabellado pensar en paritarias más cortas”, sostuvo Capitanich, quien aseguró además que la postura del Gobierno es de “no interferir en ninguna de las negociaciones” salariales, ya que “son las partes las que se tienen que poner de acuerdo en la modalidad de la negociación”. El jefe de Gabinete también pidió tener en cuenta otros factores, como que el salario mínimo, vital y móvil en la Argentina “es el más alto de América latina”.

Estas declaraciones llegaron en respuesta al pedido de algunos dirigentes de la CGT que conduce el metalúrgico Antonio Caló, de buena relación con el Gobierno, para que las discusiones paritarias este año incluyan una cláusula que permita ajustar de forma trimestral los aumentos salariales en base al ritmo de los incrementos de precios, además de pedir un suplemento extra previo al comienzo de las negociaciones.

“Para combatir la inflación tenemos que plantear trimestralmente el aumento salarial. Eso sería una forma de combatirla: trabajar con el trimestre anterior –había propuesto un día antes el titular de Smata, Ricardo Pignanelli, cercano al Gobierno–. Cada tres meses tenemos que valorar el trimestre anterior, cómo anduvo la industria, y ahí pedir.”

Ayer se sumaron a ese pedido otros sindicalistas más cercanos a Moyano, opositor al gobierno nacional, como el titular del gremio de Canillitas, Omar Plaini, quien señaló que aunque “lo bueno de las paritarias es que sean una vez al año, dadas las circunstancias y la situación, cada representación sindical verá lo que es más beneficioso para defender el salario”. Además, Plaini anticipó un piso del 25 por ciento para los reclamos salariales porque, aseguró, “cualquier estudio serio ubica la inflación del 25 por ciento anual para arriba” y advirtió que el Gobierno no debería intervenir para bajar la pauta.

En una entrevista a Página/12, el secretario general de la CTA, Hugo Yasky, también calculó ayer que su central pedirá una recomposición de “más o menos del 25 o 26 por ciento, según los gremios y según cómo vengan de las negociaciones anteriores”.

Por otra parte, el secretario de la Unión Tranviarios Automotor, Roberto Fernández, y su par de la Fraternidad, Omar Maturano, insistieron en convocar a la CGT oficialista a un plenario de centrales sindicales y criticaron fuertemente al Gobierno. “Si este modelo, con la inflación que tenemos y con inseguridad que existe, es lo que quiere la Presidenta, los trabajadores a este colectivo no nos subimos”, dijo Fernández, que le reclamó a la Casa Rosada un llamado “urgente” al diálogo.

“Hay que hacer un acuerdo y entender que tenemos que estar todos unidos para garantizar la democracia”, por eso “la Presidenta tiene que escuchar y designar la persona que vaya a dirigir todo esto y de que forma”, agregó, mientras que el ferroviario llamó a todos los dirigentes sindicales a “sacarse los apetitos personales y bregar por la unidad de la CGT”.

Compartir: 

Twitter
 

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, ayer junto a la ministra Débora Giorgi y el presidente de Iveco.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.