EL PAíS › REACCION FAVORABLE EN LA PLAZA ACCIONARIA Y BAJA DEL DOLAR “IMPLICITO”

París le puso una sonrisa al mercado

Fuerte impulso a los títulos privados por las expectativas favorables que despierta el acuerdo. Bancos y energéticas, las más favorecidas. El contado con liqui, muy ofrecido, hizo bajar los bonos.

Las oportunidades que se le presentan al país a partir del acuerdo al que arribó el Gobierno con los acreedores del Club de París (ver aparte) fueron el sostén del buen desempeño de las acciones. El panel que las agrupa avanzó 1,95 por ciento con un volumen de negocios que ascendió a 220 millones de pesos. Los papeles más favorecidos fueron los bancos, debido a que el acuerdo con el Club permitiría destrabar financiamiento de largo plazo, y las energéticas, dado que parte de esos créditos podrían dirigirse a infraestructura de servicios. La noticia no dejó espacio para la especulación cambiaria. La cotización del dólar se mantuvo en 8,09 pesos, mientras que las escasas operaciones que se cursaron en el paralelo se realizaron a 11,70, diez centavos por debajo de la jornada anterior. El mercado de cambios operó con escaso volumen de negocios en una jornada en la que hubo paro de bancarios. Los títulos públicos, que acumulan importantes ganancias en las últimas semanas, no acompañaron esa tendencia y promediaron bajas de entre uno y dos por ciento.

La falta de un acuerdo con los acreedores del Club fue el argumento preferido por el mercado para explicar el atraso de precios de algunos papeles locales respecto de activos con similares características en otras plazas. Los indicadores de rentabilidad utilizados para comparar el nivel de endeudamiento de los bancos en distintos países muestran un claro atraso de los precios de las acciones de entidades argentinas. Lo mismo sucede si se compara el rendimiento de la deuda soberana argentina, pese a la importante caída registrada en las últimas semanas del riesgo país, a un nivel acorde con tasas de interés de un dígito para la toma de deuda. Finalmente, el acuerdo llegó, y con él la expectativa de financiamiento externo y de inversiones extranjeras directas.

Los primeros que podrían capitalizar la noticia fueron los bancos, que se beneficiarán como intermediarios en posibles colocaciones de nueva deuda privada o pública. Es lo que explica parte del lobby de ese sector a favor de la vuelta al endeudamiento externo. Las principales asociaciones de bancos (Adeba y ABA) expresaron su apoyo en sendos comunicados, interpretando que el paso dado permite que el país “pueda reintegrarse en el flujo del financiamiento internacional”.

Las acciones del Grupo Galicia ganaron en la rueda 5,3 por ciento, seguido por el Macro, con el 4,3 por ciento. En Nueva York, estos mismos papeles registraron subas de hasta 7 por ciento. Las inversiones que podrían arribar al país para infraestructura alentaron también los precios de las empresas vinculadas con el sector energético, como es el caso de Edenor, que avanzó 3,9 por ciento, o Pampa Energía, que anotó un 4,5 por ciento. El resultado fue un alza promedio del 1,95 por ciento, para posicionar al Merval en 7815 puntos.

El mercado cambiario mantuvo una relativa normalidad, pese al paro bancario. La cámara compensadora operó sin restricciones y las transacciones cursadas a través del clearing (medios electrónicos) no se vieron afectadas. El Banco Central compró 70 millones de dólares provenientes de la liquidación de los exportadores, quienes ingresan un promedio diario desde abril en torno de los 170 millones. En lo que va de mayo, la autoridad monetaria adquirió 1360 millones de dólares. El stock de reservas registró un incremento de 11 millones de dólares en la jornada, alcanzando los 28.545 millones. En las compras minoristas se notó el impacto del paro. La AFIP informó que ayer se efectivizaron 2638 compras de moneda extranjera por el equivalente a 1,6 millón de dólares, cifra que representa sólo un tercio del monto habitual.

La baja en títulos públicos tuvo como factor impulsor la incidencia de las operaciones de contado con “liqui” de quienes compraron bonos en dólares en el exterior para venderlos localmente, cambiando en consecuencia sus posiciones en dólares por pesos. Es el fenómeno inverso de las operaciones de fuga de activos, que tiene como consecuencia una oferta excedente de títulos públicos en dólares en el mercado local, bajando su precio y, con él, el valor del precio implícito del dólar. Este factor es importante para los analistas del mercado (y para la propia autoridad monetaria), porque de alguna manera le pone una referencia al dólar paralelo o marginal. Ayer, este dólar implícito o del mercado “contado con liqui” se retrajo a 11,13 pesos, mientras que el “dólar Bolsa” –otro valor de referencia, considerado un ancla para el blue– caía a 11,35 pesos, con bajas promedio del 1,5 por ciento y ubicándose varios escalones por debajo del marginal (11,70).

Compartir: 

Twitter
 

El mercado cambiario operó por 220 millones de pesos en la rueda de ayer. El Merval subió dos por ciento.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.