EL PAíS › LOS COMICIOS CONVOCADOS POR LA CTA DISIDENTE

Una elección cuestionada

Aunque Trabajo había considerado inválida la convocatoria, el sector opositor realizó sus elecciones y Micheli fue “reelegido”. Hugo Yasky aseguró que fue “ilegal” y “un fiasco”.

El sector de la CTA liderado por Pablo Micheli llevó a cabo ayer las elecciones para renovar la conducción de la central obrera opositora, a pesar de la resolución del Ministerio de Trabajo que las declaró inválidas. Como era de prever, ganó el michelismo, por el 90 por ciento de los votos. “Fue una elección histórica porque votó más del 30 por ciento del padrón”, declaró anoche el dirigente estatal, cuando aún seguían llegando los resultados del interior. El secretario general de la CTA, Hugo Yasky, sostuvo que la votación “fue un fiasco” y que “prácticamente ni existió”.

Micheli fue elegido ayer al frente de la CTA disidente por otros cuatro años en una elección que carece, según una resolución previa de la cartera de Trabajo, de toda validez. No obstante, el sector que el gremialista lidera siguió adelante con los comicios, que no hicieron sino profundizar la ruptura en la central obrera que ya lleva cuatro años.

“Vamos a seguir en la calle”, afirmó Micheli tras el cierre de la elección. “Queremos ser una central de masas porque nuestro pueblo y nuestro país lo necesitan”, añadió entre aplausos y bombos.

Para la votación se habilitaron unas cinco mil mesas en todo el país. La lista de Micheli competía con otras dos, ambas de izquierda. Hasta anoche, el Partido Obrero se acercaba al 10 por ciento, mientras que el porcentaje restante correspondía a los candidatos del Nuevo Más. “Nos honra la participación de las listas porque han elegido esta central”, sostuvo, igualmente, el gremialista estatal.

Tras la votación, Micheli sostuvo que en “Argentina hay ausencia de libertad sindical” y cuestionó que el Gobierno “se entromete permanentemente en las decisiones de los trabajadores”. “A 45 años del Cordobazo la mejor manera de homenajear a (Agustín) Tosco es consolidar una central clasista antiimperialista y anticapitalista en Argentina”, enfatizó.

El sector mayoritario de la CTA, el que encabeza Yasky, desconoció los resultados y se afirmó al frente de la central de trabajadores. En diálogo con Página/12, Yasky consideró que “está claro que la elección es ilegal”. “No cuestionamos que el sector de Micheli pueda hacer una convocatoria, sino que la haga utilizando la inscripción gremial y los padrones”, añadió.

El secretario general de la CTA criticó duramente el proceso electoral que se realizó ayer y aseguró que “fue un fiasco”. “Ni siquiera se puede decir que haya votado poca gente. Prácticamente, ni existió, ni siquiera en Capital Federal, donde tendrían que haber demostrado la fortaleza de la organización que se supone ellos representan”, remarcó el sindicalista docente.

Para Yasky, “los trabajadores y trabajadoras no acompañan esta convocatoria” y aseguró que “la democracia sindical tiene que ser el camino para resolver la escisión en el marco de elecciones limpias”.

En ese sentido, el ex dirigente de Ctera advirtió que ya no existe impedimento legal para convocar a la elección “que normalice la CTA” y que seguramente se hará entre septiembre y octubre. “Va a tener características ejemplares en cuanto a la confección de padrones, determinación de lugares de votación, garantías para que sea participativa y se exprese la voluntad de los afiliados”, concluyó.

La CTA se fracturó tras las elecciones de 2010, cuando la mayoría de los sindicatos denunciaron ante la Justicia un fraude por parte de la facción liderada por Micheli.

Compartir: 

Twitter
 

Hugo Yasky y Pablo Micheli, otra elección cuestionada en la CTA.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.