EL PAíS › MAURICIO MACRI HABLO EN UN ALMUERZO DEL CONSEJO INTERAMERICANO DE COMERCIO Y PRODUCCION

Día de campaña entre los empresarios

El jefe de Gobierno porteño fue consultado sobre sus planes para 2015. También se refirió a la disputa con los fondos buitre y a la situación de Amado Boudou. A pesar de que también está procesado dijo que su caso “es muy distinto” al del vicepresidente.

“Tiene que ir al Congreso, someterse a las preguntas de los diputados y después se evaluará si hay causales para iniciarle juicio político.”

Mauricio Macri fijó así la posición del PRO con respecto a Amado Boudou, pero no le resultó tan sencillo explicar la diferencia entre su caso y el del vicepresidente. “Querer quedarse con la máquina que fabrica billetes y que te acusen de hacer una red de escuchas para escuchar a tu cuñado obviamente no es lo mismo”, se atajó el jefe de Gobierno porteño cuando le recordaron que él está procesado por espionaje ilegal. Macri habló en el marco de un almuerzo con unos doscientos empresarios de compañías líderes, ante quienes repitió las consignas electoralistas que acuñó para su campaña presidencial y afirmó que “en barrios humildes” hay mujeres que le dicen que “no puede ser que nuestro futuro pase por si nos embarazamos para recibir un subsidio”.

Macri fue ayer la estrella invitada al almuerzo del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (Cicyp) en el Hotel Alvear. Lo acompañaron los economistas Carlos Melconian, Federico Sturzenegger y Rogelio Frigerio, quienes se repartieron entre las distintas mesas dispuestas para la ocasión en el salón principal del tradicional hotel de Recoleta. El jefe de Gobierno, en cambio, tenía una silla reservada en la mesa de los dueños de casa. Allí estaban, entre otros, el anfitrión y presidente del Cicyp, Eduardo Eurnekian; Héctor Méndez, de la Unión Industrial Argentina; Alejandro Bulgheroni, de Pan American Energy; Luis María Etchevehere, de la Sociedad Rural; Adelmo Gabbi, de la Bolsa de Comercio; y Carlos de la Vega, de la Cámara Argentina de Comercio.

Macri dejó algunas definiciones para el estrado desde el cual les habló a los empresarios y otras para el mano a mano que mantuvo con los periodistas antes de que sirvieran el lomo de ternera en salsa merlot y hierbas que hubo de plato principal. Allí habló de la situación de Boudou y dijo que el vicepresidente debe presentarse ante la Comisión de Juicio Político de la Cámara baja y que luego de escuchar sus explicaciones los diputados tendrán que resolver si hay elementos para avanzar en un proceso en su contra. Recordó que eso fue lo que él hizo frente al caso de las escuchas ilegales por el cual está procesado –el PRO impuso entonces su condición de mayoría para conjurar todo intento de juicio político– y marcó diferencias entre su situación y la del vicepresidente. “Es muy distinto”, afirmó Macri y agregó que “era de manual” que desde el oficialismo saldrían a comparar ambos casos y que Sergio Massa también remarca que está procesado porque “debe estar preocupado por cómo están yendo las cosas para él”. Además, puso en duda la investigación del juez Norberto Oyarbide que condujo a su procesamiento –confirmado por la Cámara Federal porteña– como parte de una asociación ilícita que desde la estructura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires se dedicaba a pinchar teléfonos.

“Yo hubiera resuelto el tema”, respondió Macri sobre la disputa con los fondos buitre, de lo que habló también para todo el auditorio a la hora de contestar las preguntas de los empresarios. “Hay que negociar y cerrar el tema porque si no caemos en default, que es lo peor que nos puede pasar”, advirtió el jefe de Gobierno, quien le reprochó al kirchnerismo “llevar las cosas siempre al borde el abismo”. De todos modos, remarcó “la coherencia” que mostró la Presidenta al cerrar las disputas planteadas en el Ciadi y acordar con Repsol la indemnización por la expropiación de YPF y el pago de la deuda con el Club de París.

“Basta de lo mismo”, “Se puede”, “El cambio es posible”, les aseguró Macri cual político en campaña a los empresarios, ante quienes expusieron también en los últimos meses el gobernador bonaerense, Daniel Scioli; el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, y el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich.

Sobre sus planes concretos en caso de acceder a la Presidencia, Macri no profundizó demasiado. Planteó entre sus desafíos “resolver la pobreza y la exclusión” y dijo que para eso “hay que restablecer la confianza”.

“Una sociedad que no tiene moneda pierde el primer vínculo que deben tener los ciudadanos. Por eso nosotros tenemos que restablecer la política monetaria y volver a bajar la inflación a niveles que nos coloquen entre el 99 por ciento de los países del mundo”, señaló también Macri y prometió: “En mi gobierno la inflación no va a ser un tema. Los desafíos van a pasar por la innovación, el desarrollo tecnológico y la mejora de la educación”.

Macri también habló de eventuales alianzas para el 2015. “El PJ –insistió– ha tenido todas sus oportunidades y ha hecho todo lo que podía hacer. Llegó la hora de que dejen que gobierne otro grupo de gente distinto.” Al Frente Amplio-Unen no le cerró la puerta: planteó que es un espacio al que respeta “mucho” y con el cual el PRO tiene “un vínculo en lo institucional más allá de las diferencias”.

Una de las últimas preguntas de los empresarios fue qué haría con los planes sociales si fuera presidente. “Hay que mantenerlos, pero tenemos que lograr que sean el camino a la capacitación porque si no estamos condenando a un montón de gente a que su único vínculo con la sociedad sea un plan social”, contestó Macri y citó a “Sandra y Mirta”, dos mujeres que –según contó– “en un barrio humilde de Corrientes me dijeron que no puede ser que nuestro futuro pase por si nos embarazamos para recibir un subsidio”.

Compartir: 

Twitter
 

Mauricio Macri expuso ante unos doscientos empresarios de grandes compañías.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.