EL PAíS › JUNTO A DOS CUSTODIOS, UNO DE ELLOS CON UNA ITAKA, INTENTó IMPEDIR UN EVENTO AUTOMOVILíSTICO

Solá se metió en la pista y derrapó

El diputado del Frente Renovador irrumpió a los gritos en una actividad en un campo lindero al suyo, en la que se recaudaban fondos para niños discapacitados. “A mí me importa un carajo hacer el ridículo”, increpó a los presentes. Luego pidió disculpas.

 Por Werner Pertot

Era un evento de una marca de autos, que a su vez recaudaba fondos para una fundación que ayuda a niños con discapadidad intelectual. De la promoción en una pista de automovilismo en General Rodríguez participaba Juana Viale, la nieta de la presentadora Mirtha Legrand. Como en una película de acción, un auto apareció echando polvo y se cruzó en medio de la pista. Pero no era una película. Del auto no se bajó Jack Bauer, el protagonista de la serie 24. Descendió el diputado del Frente Renovador Felipe Solá, acompañado por dos custodios de la Bonaerense, uno de ellos con una escopeta Itaka en la mano. Solá discutió con los organizadores por el ruido que causaban, les gritó: “A mí me importa un carajo hacer el ridículo”. Terminó por irse. Luego pidió disculpas.

El evento, organizado por una marca de autos, incluía la recaudación de fondos para la Fundación Bacigalupo, que se ocupa de niños y adultos con discapacidad intelectual. El campo de 35 hectáreas en el que hacía el evento pertenece al empresario Carlos de Narváez, hermano de Francisco, y a otros dos empresarios y linda con el de Solá. Participaba Juana Viale, enfundada en un traje de corredor de Fórmula 1, con casco incluido.

En el lugar también había un equipo de Canal 13, del programa de Mariana Fabbiani. Los periodistas difundieron la noticia con el título: “Escándalo. Juana Viale se fue de un evento”. La cronista hizo el siguiente relato: “De repente, ingresa Felipe Solá, interrumpe la pista, pone su auto en medio de la pista y dice que este evento está prohibido. Solá decía que no podía dormir la siesta y que varias de sus yeguas no podían estar en celo por estos ruidos”. La cronista de Canal 13 agregó que Viale se fue a raíz de esto.

Más tarde, un video –difundido por un medio que cubre noticias automovilísticas– mostró a un Solá muy ofuscado que discutía con los organizadores del evento. En particular, con la manager. El diálogo registrado por las cámaras es el siguiente:

–Esto está habilitado únicamente para autos antiguos. Para una exhibición de autos antiguos –se quejó Solá, que gesticulaba.

–Yo soy la manager del lugar...

–No me interesa nada que seas la manager. Este lugar no está autorizado para esto. Y yo lo estoy sufriendo al lado.

–Está autorizado, perdón...

–No, no está habilitado. ¡A mí me importa un carajo hacer el ridículo! Soy un hombre público.

–Dedicate a gobernar, dejá de armar quilombo acá –le gritó un hombre.

–Estoy acá como vecino y dueño de una hectárea que ocupa la pista. Ya tuve varios problemas. El de hoy ya tocó el límite.

Cuando le señalaron a los custodios de la Bonaerense, uno con una Itaka en la mano, Solá retrucó: “Estoy acompañado por dos policías bonaerenses que son custodia mía y que no han agredido a ninguno de ustedes”. Los policías se mantenían cerca del auto de Solá, cruzado en la pista. Luego les pidieron a los cronistas que apagaran la cámara. Los periodistas presentes en el lugar aseguraron que Solá les dijo que el evento “no era lo acordado con De Narváez” y también: “Yo tengo más bolas que ustedes y por eso hago lo que quiero”. Esa frase no quedó registrada en el video.

Solá luego habló con Radio Continental y dijo: “Mi método violento fue cruzar mi auto en la pista para que vinieran a conversar conmigo. El hecho ocurrió. Estuve duro. Me bajé. Alguien se puede haber impresionado porque era yo y por mi cara. Y porque no estaba solo. Pero los custodios nunca se movieron de al lado del auto. Ellos no querían que fuera ahí y no estaban enojados como yo”. Luego el ex gobernador tuiteó: “Tengo custodia desde que salí de la gobernación porque fui amenazado muchas veces. Eché a 3000 policías por corrupción y eso no es gratis”.

También dio más detalles de la disputa de vecinos con Carlos de Narváez: “Tengo un conflicto con la pista de autos. Nunca debió habilitarse. Y han llenado de agua barrios vecinos humildes (Barrio Esperanza, Moreno). No crío caballos. No la vi a Juanita Viale. Y mi custodia se quedó al lado del auto sin meterse en nada. Vivo ahí y acumulé rabia. Mis disculpas”. El ex gobernador también se disculpó con la Fundación Bacigalupo y dijo que “desconocía la asistencia de chicos con capacidades diferentes en el lugar”.

Solá se lanzó a fines de la semana pasada como uno de los precandidatos a gobernador por el espacio que conduce Sergio Massa. Deberá competir con Darío Giustozzi, Jesús Cariglino, Raúl Othacehé, Gustavo Posse y, según dijo el propio Solá, “Martín Insaurralde también puede ser un problemita en el camino”. Hasta ahora, no le cruzó el auto al ex intendente de Lomas de Zamora.

Compartir: 

Twitter
 

El precandidato a gobernador por el massismo cruzó su auto en la pista para frenar el evento.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.