EL PAíS › EL GOBIERNO DE MACRI DESMONTARá DOS ESTACIONES DE METROBúS

Hacer para después demoler

Las paradas que van a desarmar son las de Pompeya y Sáenz, construidas el año pasado. Pertenecen al metrobús del sur, cuya construcción costó más de 223 millones de pesos. La administración PRO hará ahora en su lugar un centro de trasbordo.

 Por Werner Pertot

El gobierno de Mauricio Macri está licitando un centro de trasbordo en Pompeya, para el que deberá desmontar dos estaciones del metrobús del sur. Cada una costó cerca de dos millones de pesos, según el equipo del auditor porteño Eduardo Epszteyn. “Toma las decisiones de manera apresurada y todos pagamos la improvisación y el marketing”, indicó el auditor a este diario sobre una de las obras que la gestión PRO promocionó durante la campaña del año pasado. La decisión se suma a una serie de obras en las que se invierten fondos para luego demolerlas, como el boulevard en avenida Cabildo, que se hizo en un lugar que iba a tener que demolerse por una obra del subte, o bien la plaza seca Voluntarios Héroes de la Reconquista, que fue construida a fines de 2011 y demolida este año.

El metrobús del sur costó más de 223 millones de pesos y estuvo envuelto en una polémica por los adicionales que cobró la empresa constructora Bricons-Miavasa. El auditor Epszteyn fue uno de los que se ocuparon de señalar que la empresa recibió un 89 por ciento más del monto destinado originalmente a esa obra. Según el equipo del auditor, las dos estaciones que están sobre la avenida Sáenz (la estación Pompeya y Sáenz) costaron cerca de dos millones de pesos cada una. Ahora el gobierno porteño lanzó una licitación para un centro de trasbordo que implicará desmontar esas dos estaciones. La empresa que ganó esa licitación es, casualmente, la misma que había construido el metrobús del sur: Bricons, cuyo presidente es Mario Raspagliesi. Ahora se llevará otros 39.977.335 pesos por desmontar las estaciones de metrobús que construyó hace un año y construir la nueva obra.

La licitación 640 lanzada por la Jefatura de Gabinete, a cargo de Horacio Rodríguez Larreta, prevé construir un “centro de trasbordo” que integrará al subte H con el metrobús del sur y que estará ubicado en avenida Sáenz entre avenida La Plata y Del Barco Centenera. Allí están actualmente las dos estaciones del metrobús que el gobierno porteño construyó el año pasado. Sobre esto, la memoria descriptiva del proyecto dice: “Actualmente se encuentran emplazados en la traza dos paradores de 14 módulos de 3,30 metros, cada uno de ellos. Por ubicación y por características, los mismos no servirán para el nuevo sistema en cuestión”, indica. Y agrega consejos a la empresa privada: “La adjudicataria deberá contemplar el desmonte de cada elemento que compone ambos paradores, con extrema precaución, para ser reutilizados en futuros metrobuses”. Se supone que las partes de los paradores serán almacenadas en un depósito a la espera de nuevas obras. “El plan de transporte de Macri es más producto de marketing que de una verdadera planificación”, advirtió el auditor Epsz-teyn sobre la obra que la gestión PRO lanzó en plena campaña del año pasado y ahora prevé desmontar. “Toma las decisiones de manera apresurada, tal como advertimos –recordó–. Cuando fue lo de metrobús del sur, planteamos que iba a haber problemas en ese lugar. Como auditores, pudimos observar algo que ahora les cuesta millones de pesos a los porteños. Todos pagamos la improvisación y el marketing.”

Curiosamente, no es la primera vez que el gobierno porteño gasta millones en una obra que, poco tiempo después, decide demoler. Sobre la avenida Cabildo ya hubo una polémica en torno de los boulevares que ordenó construir el subsecretario de Atención Ciudadana, Eduardo Macchiavelli. Luego Macri resolvió construir allí otro metrobús, por lo que los boulevares son historia. Pero la comunera socialista Julieta Costa Díaz descubrió que en esa misma zona desde 2011 el gobierno porteño tenía proyectado hacer una obra para las cocheras de la línea D de subte, por lo que hicieron los boulevares en un lugar que iba a ser motivo de demolición. “La Ciudad es dinámica y las demandas cambian”, alcanzó a justificar la decisión el subsecretario Macchiavelli antes de que Costa Díaz lo denunciara penalmente por incumplimiento de los deberes de funcionario público, abandono del patrimonio del Estado y daños causados al erario de la Ciudad. Los boulevares costaron cinco millones de pesos.

Costa Díaz recuerda otros ejemplos: la puesta en valor de Plaza Portugal se hizo dos veces: en 2011 y 2012. Lo mismo pasó con la plaza Fumarolla. Otro caso que se suma a la lista es el de la plaza seca en Chacarita, que el gobierno porteño construyó a fines de 2011 en Avenida Corrientes, entre las bocas de la línea B del subte, por un millón y medio de pesos. A comienzos de este año la demolieron para hacer dársenas para los colectivos, pese a las denuncias de los comuneros. El comunero kirchnerista Luis Cúneo indicó que “la plaza desapareció. Para cuando llegó el amparo que pedimos, la obra estaba avanzada. Ahora la obra está parada por una medida cautelar”.

Compartir: 

Twitter
 

La estación Pompeya del metrobús del Sur, una de las dos que ahora serán demolidas.
Imagen: Jorge Larrosa
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.