EL PAíS › CASI LA MITAD DE LOS ARGENTINOS CREE QUE ESTE AÑO LE IRA MEJOR QUE EN 2014

Pronósticos optimistas para 2015

Una encuesta del CEOP sostiene que un 43 por ciento estima que el año pasado le fue mejor que en 2013, el 31 afirma que le fue igual y el 22,8 considera que 2014 fue peor que el año anterior. La Presidenta concluyó 2014 con una imagen positiva cercana al 50 por ciento.

 Por Raúl Kollmann

Muy lejos de los presagios agoreros, casi la mitad de los argentinos cree que, personalmente, en 2015 le irá mejor que en el 2014. Sólo una de cada cuatro personas tiene un pronóstico pesimista, es decir que dice que le irá peor. Pero el punto de partida tampoco es negativo, porque la mitad de todas las personas consultadas sostiene que tuvo un buen segundo semestre de 2014 y, tomando en cuenta todo el año, también casi la mitad dice que su situación económica personal mejoró respecto de 2013. Planteados los problemas más serios que afrontan (se admitía más de una respuesta), el 49 por ciento mencionó la inseguridad, el 40 por ciento la corrupción, un porcentaje igual señaló la economía y la inflación y en menor medida los problemas educativos y de salud. Sólo el 8 por ciento sostuvo que la desocupación es una de sus principales preocupaciones.

Como señalan otros estudios, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner concluyó el 2014 con buena imagen, cercana al 50 por ciento de evaluaciones positivas.

Las conclusiones surgen de una amplia encuesta nacional realizada por el Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP) que lidera el sociólogo Roberto Bacman. En total se entrevistaron 1200 personas, respetándose las proporciones por edad, sexo y nivel económico-social. Las entrevistas se hicieron por teléfono.

Pese a lo que señala una buena parte de los medios, la gente no parte de una situación negativa. Por ejemplo, cuando se le pregunta qué tal le fue personalmente en 2014, casi el 43 por ciento sostiene que en su situación económica personal le fue mejor que en 2013; hay otro 31 por ciento que afirma que en 2014 le fue igual que el año anterior y sólo una de cada cinco personas (22,8 por ciento) considera que 2014 fue peor que 2013.

“Como pudo verse en los últimos años –analiza Bacman–, la gente evalúa mejor lo personal que lo referente al país. Existe un aspecto fuertemente instalado en el imaginario colectivo: cuanto mejor le vaya al país, mejor le va a ir a cada uno de sus habitantes en particular, pero el clima público-político condiciona las respuestas sobre cómo está el país y hay menos condicionamiento, más cercanía en la evaluación de cómo está cada uno personalmente. Según nuestra encuesta, estos comportamientos siguen rigiendo. Al menos así lo expresa un nutrido segmento que oscila entre el 43 y el 44 por ciento, que ve con ojos positivos su situación personal.”

Es cierto también que, como en casi todos los sondeos que se publican en la Argentina, se percibe una especie de fractura. Hay una franja –relativamente más chica, en torno del 25 por ciento– que ve todo en forma negativa y evalúa mal, no sólo a la gestión del Gobierno sino también a sus medidas y a la situación actual.

Final de año

Más allá de un clima reinante sobre la situación del país, cuando el encuestador pregunta “¿y a usted cómo le va personalmente?”, tanto en su situación personal actual como en la perspectiva hay mayor peso de los que no son pesimistas. Por de pronto, la impresión positiva surge seguramente del contraste en las previsiones agoreras y un final de año que no vino mal. “Hay un balance del último trimestre del año –señala Bacman–. El resultado obtenido, en ese sentido, es más que contundente: casi la mitad de los argentinos entiende que fue positivo. Y éste no es un dato menor. El análisis tiene un anclaje cualitativo: tres medidas tomadas por el gobierno nacional, relacionadas todas ellas con la economía, son las que mayor impacto han despertado en la opinión pública: la posición de Argentina frente a los fondos buitre y la Justicia de EE.UU. (55,7 opina bien de lo hecho por la Casa Rosada); el reconocimiento y la lucha entablada contra la inflación (50 por ciento dice que fue positiva); y finalmente, haber controlado la escalada del dólar paralelo o “blue” (bien visto por el 48,3 por ciento)”.

Soluciones

Uno de los enfoques habituales tiene que ver con la enunciación de los principales problemas del país. Pero esa mirada sólo abarca una parte de la cuestión, porque se complementa con el interrogante de quién puede solucionar tal o cual problema. En los últimos años, siempre la inseguridad apareció al tope de las preocupaciones, pero mayores dudas plantea la pregunta al encuestado de qué candidato o fuerza política podría mejorar ese cuadro de inseguridad que ve preocupante.

En el terreno económico, Bacman marca una evolución durante 2014: “la economía y la inflación –enumera el titular del CEOP– arrojan en esta última encuesta un 38,3 por ciento de preocupación; un valor que, en definitiva, representa la media del último trimestre del año, que concluyentemente contrasta con lo observado durante los primeros meses del año (especialmente por el mes de febrero de 2014), cuando la economía se convirtió en la primera preocupación de los argentinos (incluso desplazando a la inseguridad), rozando el 60 por ciento”. Con esto Bacman marca que pese a existir como problema importante, el ciudadano común notó una evolución y, como lo señala en una respuesta concreta, que el Ejecutivo lo reconoció como problema y trata de combatirlo. Por supuesto están los que creen que lo hecho es insuficiente y piensan que es un gran déficit del oficialismo, por lo cual es indudable que será tema de campaña electoral.

Bacman considera una clave de ciertas expectativas para este 2015: la imagen positiva de CFK. “En tal sentido, la imagen positiva de la Presidenta sigue arrojando un saldo neto positivo, con un valor de aprobación que ronda el 49,5 por ciento. Un valor muy similar al obtenido el mes anterior. Y de alguna manera la imagen de la primera mandataria se convierte en un indicador que refuerza la hipótesis antes expresada: “El evolutivo de su imagen muestra una significativa mejoría; una tendencia que comenzó a variar sustancialmente a lo largo del último semestre de 2014”.

Futuro

Como viene sucediendo en los tiempos recientes, los apoyos a la Presidenta surgen más fuerte entre los jóvenes, los humildes y más en hombres que mujeres. Es un porcentaje de respaldo que, como se vio en la encuesta internacional de Ipsos, está entre los mayores de América.

Eso le permite llegar al último año de su mandato con un ambiente relativamente optimista, en el que quienes creen que 2015 será bueno son casi el doble de los que piensan que será negativo. Y, de una forma u otra, esas miradas tendrán su peso a la hora de las elecciones, aunque habrá que ver cómo se traslada a los candidatos del oficialismo y la oposición.

[email protected]





Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.