EL PAíS

Datos, revuelos, peripecias

 Por Mario Wainfeld

Hubo, como de costumbre, enojos, rencillas, presentaciones a última hora. Se sucedieron, tal vez como nunca, pases de un partido a otro con ida y vuelta. Ni un especialista ni los lectores más politizados podrían responder diez preguntas sobre los finales o aun sobre las pertenencias.

Imaginemos algunas para pasar el rato. Jesús Cariglino o Gustavo Posse fueron y volvieron como si tal cosa: ¿dónde quedaron? La diputada Patricia Bullrich se presentará con los colores del PRO: ¿cuántas camisetas partidarias tiene colgadas sobre las paredes del escritorio como recuerdo de su trayectoria? ¿Raúl Othacehé es kirchnerista puro, de corazón?

Repasemos, sin método ni aspiración a la totalidad, algunos datos de las últimas horas.


Eduardo de Pedro, Axel Kicillof, Máximo Kirchner y Marcos Cléri encabezarán las boletas para diputados nacionales del Frente para la Victoria en Buenos Aires, Ciudad Autónoma, Santa Cruz y Santa Fe. Hay más candidatos de La Cámpora en la oferta kirchnerista, que la Presidenta comandó minuciosamente, pero ésos están entre los más vistosos.

Se especuló mucho acerca de adónde recalarían los jóvenes de la agrupación imaginada por el presidente Néstor Kirchner, acunada desde 2007 y llegada a su relativa madurez en los últimos años. En definitiva, les llega la oportunidad de llegar al Congreso. Era demasiado para su trayectoria que se proyectaran como pretendientes de gobernaciones o de la vicepresidencia. Y, seguramente, podrían haber sido piantavotos entre el electorado “independiente” o menos afín.

Julián Alvarez, el secretario de Justicia, disputará personalmente la municipalidad de Lanús. El alcalde actual, Darío Díaz Pérez, acordó presentarse como candidato a senador provincial, abriéndole paso.


La táctica de La Cámpora para el segundo mandato de Cristina Fernández de Kirchner era “ayudarla” a garantizar la gobernabilidad. El momento de salir a la cancha a jugar su partido vendría después, que empieza a ser ahora.

Tendrán más visibilidad, estarán en la mira de sus adversarios y de los medios dominantes. Deberán probar (o ir adquiriendo) cualidades para conseguir votos, para armar acuerdos, para defender al proyecto en el Agora.

Hasta ahora, mayormente, rondaron el Palacio, que aúpa y es acolchado. Se les critica como si fuera un delito... too much. Claro que una agrupación política, que expresa a una generación educada en democracia, tiene otros objetivos y otros senderos, que comienzan a transitar.

Seguramente quienes más crecieron en estos años fueron Mariano Recalde, el titular de Aerolíneas Argentinas, y Wado de Pedro, secretario de la Presidencia. Desempeñaron puestos de gestión (Wado estuvo también en el Consejo de la Magistratura), negociaron, tomaron decisiones.

La trayectoria de esos y otros (ya no tan) jóvenes está jalonada por militancia estudiantil, universitaria, sindical. Wado también se inició en H.I.J.O.S.

Muchos “camporistas” estaban en la calle en las jornadas a la vez nobles y aciagas de diciembre de 2011. Por las banderas que levantaron, por el modo en que se forjaron, por la ideología que traían puede decirse que eran kirchneristas prematuros o ante tempus. No existía el sujeto histórico en el que actúan, pero lo prefiguraban con sus luchas.


El diputado Omar Perotti tuvo gran desempeño en la elección a gobernador santafesino, que terminó muy pareja. Superó el techo histórico del FpV en las provinciales, tras una campaña demasiado corta por errores de su fuerza. Se mantuvo contenido y sobrio durante las discusiones sobre el escrutinio. Quedaba muy bien colocado para ser candidato nacional, tras haber orillado el triple empate. Era desprolijo que siguiera discutiendo voto a voto y “jugara” en paralelo para otra elección. Con sensatez, reconoció que el FpV perdió en Santa Fe, lo que lo liberó de la inconsecuencia: irá a competir con dos taitas provinciales por la senaduría nacional, el socialista Hermes Binner y el peronista-PRO Carlos Reutemann. Entran dos por primera minoría y uno por la segunda, una partida brava. Perotti llega entonado y en ascenso, mientras sigue el conteo definitivo. Cuentan baqueanos de Santa Fe que el gobernador Daniel Scioli pidió por su designación.

La ex diputada y ministra Nilda Garré consigue un merecido espaldarazo con el segundo puesto en la boleta de la CABA.


La endogamia del binomio presidencial PRO (ver nota central) fue un ejemplo entre varios. El presidenciable Adolfo Rodríguez Saá será acompañado por la otra integrante de su bloque de senadores nacionales, Liliana Negre de Alonso.

El gobernador cordobés José Manuel de la Sota eligió a la ex diputada Claudia Rucci, una figura sin arrastre electoral propio. Es difícil entender qué quiso transmitir al electorado, salvo que quisiera internarse en arcaicas discusiones sobre los ’70.


Massa fue quien más tardó en llegar al cierre con la tarea escrita, como esos alumnos que entregan el parcial mientras la profe se aleja del aula.

Las peripecias y revuelos son parte del menú. Entretienen o estresan a los iniciados. Pocos votantes las recordarán, si es que se enteran. Nada indica que impactarán en su conciencia.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.