EL PAíS › EL PRO SE QUEDO CON LA BANCA QUE PELEABA CON EL FPV

Tan sólo por un puñado de votos

El Tribunal Superior de Justicia porteño confirmó que, por medio centenar de votos, el PRO se quedó finalmente con la banca de la Legislatura que disputaba con el Frente para la Victoria. La legisladora número quince del bloque PRO será Genoveva Ferrero, empleada de compras de la Policía Metropolitana. Quien estuvo a punto de ingresar al recinto por el kirchnerismo es Claudio Morresi, ex secretario de Deportes de la Nación. En una audiencia pública realizada en la sede del órgano judicial, el juez Luis Francisco Lozano, acompañado por Ana María Conde e Inés Weinberg, afirmó que “los resultados definitivos no difieren del provisorio” y avaló el triunfo del PRO y de Horacio Rodríguez Larreta en todas las comunas de la ciudad. Agregó que “ECO (el frente que lleva como candidato a Martín Lousteau) ha anunciado su voluntad de participar en la segunda vuelta, pero sería bueno que lo ratifique” ante la Justicia Electoral.

Escrutadas el 98,48 por ciento de las mesas, la última de las treinta bancas de la Legislatura en disputa había quedado, según el sistema de representación D’Hont, en manos del Frente para la Victoria. El dos por ciento restante, unas 120 mesas, podían sin embargo revertir el panorama y permitir el ingreso de otro legislador PRO.

El detalle de la composición del punto y medio en discusión no invitaba a los kirchneristas a tener mayores expectativas de obtener una séptima banca. “Habría sido un regalo del cielo”, admiten. Los votos en disputa surgían fundamentalmente de mesas de las que –por errores de transmisión– no se habían podido enviar los datos al centro de cómputos. Incluían la Comuna 2 del barrio de Recoleta, donde está la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, un reducto afín al PRO con más de veinte mesas de votación. El conteo definitivo confirmó lo previsible: arrasó el macrismo. En menor medida podían influir los votos recurridos e impugnados, que los fiscales de mesa reservan en dobles sobres y sólo puede abrir la Justicia. Allí también se impuso el PRO. Las últimas esperanzas kirchneristas se centraron en los votos de las personas privadas de la libertad. El voto electrónico no llegó a los penales y las boletas impresas todavía debían computarse. El conteo final indicó que allí ganó el Frente para la Victoria, aunque la ínfima incidencia de ese caudal (equivalente a una de las 120 mesas en disputa) no permitió revertir el resultado. De ese modo, ingresó a la Legislatura la joven empleada de la Policía Metropolitana, Genoveva Ferrero, vinculada a Edgardo Cenzón, ministro de Ambiente de la ciudad de Buenos Aires.

El resultado definitivo de la elección implicó para el PRO quedarse con 15 de las 16 bancas que puso en juego. El macrismo continuará entonces como primera minoría con 28 legisladores, contando a la aliada de Confianza Pública, Cristina de Aurteneche.

El frente ECO, que al frente de su lista de legisladores locales llevaba al socialista Roy Cortina, se quedó con 7 escaños y conformará un bloque de 14 legisladores. Con esa cantidad de bancas será a partir de diciembre la segunda fuerza de la Legislatura.

El Frente para la Victoria, cuya lista a la Legislatura fue encabezada por el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, contará con 13 bancas, incluidas las 6 que obtuvo el último domingo. Los otros dos escaños quedaron en manos del Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT) y de Autodeterminación y Libertad.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.