EL PAíS › CFK LLEGO ANOCHE A BRASILIA PARA PARTICIPAR DEL ENCUENTRO DE PRESIDENTES DEL MERCOSUR

Una cumbre de bienvenida para Bolivia

Los mandatarios del bloque regional darán impulso a la incorporación de Bolivia como miembro pleno del Mercosur. Cristina Kirchner tendrá una reunión con Dilma Rousseff.

 Por Victoria Ginzberg

Desde Brasilia

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner llegó ayer por la noche a Brasilia, donde participará de la 48ª cumbre del Mercosur, que tendrá como hecho saliente el impulso a la incorporación de Bolivia como miembro pleno del bloque, pero en la que también se condenará el accionar de los fondos buitre y se respaldará la necesidad de contar con una regulación internacional para el pago de las deudas soberanas, herramienta que la Argentina impulsa en Naciones Unidas. Luego del encuentro regional, CFK tendrá una reunión bilateral con la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.

La Presidenta salió de Buenos Aires por la noche, tras participar en el acto de inauguración de Tecnópolis. La acompañaban el vicecanciller Eduardo Zuain, el ministro de Economía, Axel Kicillof, y el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro. Otros funcionarios de los ministerios de Relaciones Exteriores y de Economía ya estaban en Brasil y participaron ayer de las reuniones previas al encuentro de los presidentes.

Los edificios de los ministerios brasileños están uno al lado del otro y son iguales: enormes cuadrados blancos con incontables ventanas. Menos dos. El de Justicia y el de Relaciones Exteriores, que están uno frente al otro y son singulares, siempre en el estilo modernista de Oscar Niemeyer, como casi todo en Brasilia. El Palacio Itamaraty, la Cancillería brasileña, se destaca por sus arcos de cemento expuesto que se reflejan en un espejo de agua. Allí se realizará hoy la cumbre y allí se terminó de acordar y negociar ayer el documento final del encuentro. Los representantes del bloque que forman Argentina, Brasil, Uruguay, Venezuela, Paraguay y Bolivia (en proceso de adhesión) y los estados asociados estuvieron reunidos durante todo el día. El secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, Carlos Bianco, y la subsecretaria de Comercio Exterior, Paula Español, estuvieron en el Consejo del Mercado Común. El secretario de Comercio, Augusto Costa, en el encuentro de ministros de Economía.

“Paraguay y Uruguay han presentado un plan de acción para trabajar en el levantamiento de medidas arancelarias y paraarancelarias que dificultan el comercio interno en el Mercosur. Hicimos consultas con los otros Estados y lo acordamos”, dijo al salir de la reunión el canciller paraguayo Eladio Loizarga. En ese momento habían parado los petardos y los ruidos de vuvuzelas que llegaban desde la cercana Plaza de los Tres Poderes, donde había una protesta. Sobre las declaraciones del ministro paraguayo, desde la delegación brasileña explicaron que hoy se anunciará una intención de relanzar el Mercosur clásico en tres áreas: el fortalecimiento del libre comercio, la actualización de la Unión Aduanera y una agenda ambiciosa de relaciones externas. El relanzamiento de la Unión Aduanera tiene que ver con poner plazos más largos y realistas a las reglas que la rigen, porque en este momento son semestrales, lo que genera que se pierda mucho tiempo redefiniéndolas. El fortalecimiento del libre comercio se relaciona con el planteo de Paraguay y Uruguay –que en realidad fue modificado por el resto de los miembros– e implica conversar sobre las barreras tarifarias, no tarifarias y todas las medidas que afectan la competitividad de los países. En este punto, las miradas se vuelven sobre la Argentina por el régimen de Declaración Jurada Anticipada de Importaciones (DJAI). Desde la comitiva argentina recordaron que esta herramienta está en proceso de transformación debido a un fallo de la Organización Mundial de Comercio (OMC), pero que, de todas formas, la decisión del Mercosur no debe leerse como un reclamo exclusivo para el país ya que todos los estados tienen medidas para proteger sus mercados. Por ejemplo, Uruguay aplica una tasa consular del 2 por ciento para todos los productos (menos a México, con el que tiene un acuerdo). En Brasil funciona el plan Innova Autos, de exenciones impositivas a la producción local. “Vamos a discutir todo. Lo que pase después se va a ver. Lo que se hace es aceptar un debate. Es un plan de acción para fortalecer al Mercosur”, afirmaron ayer desde la diplomacia brasileña.

Con respecto a las relaciones externas se habló del acuerdo que está en trámite con la Unión Europea, pero también de intercambios con Líbano, Túnez y Corea, entre otros. Pese a que públicamente representantes de algunos miembros del bloque, como Uruguay, habían insinuado que era necesario “flexibilizar” el Mercosur para permitir acuerdos de países sin el visto bueno del resto de la región, fuentes diplomáticas señalaron que en las reuniones no se trató ni se habló de esa posibilidad: “A veces son declaraciones que se hacen para el frente interno, ese tema no entró en discusión, nadie lo planteó”.

Compartir: 

Twitter
 

La cumbre tratará también la regulación de las deudas soberanas.
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.