EL PAíS › CANO PIDIO LA NULIDAD DE LA ELECCION Y RECLAMO QUE SE VOTE DE NUEVO EN TODOS LOS CARGOS

Si no se gana, lo mejor es volver a votar

El frente opositor presentó un amparo en la Cámara en lo Contencioso Administrativo de Tucumán. Pidió que se vote otra vez el 25 de octubre y se detenga el escrutinio definitivo. “El pueblo se expresó en las urnas, nosotros no hicimos ningún daño”, retrucó Alperovich.

La alianza Acuerdo para el Bicentenario (ApB), que nucleó a toda la oposición –UCR, PRO, PJ disidente, FR y Progresistas– tras la candidatura del radical José Cano a la gobernación de Tucumán, solicitó ayer ante la Justicia provincial la anulación de la elección realizada el 23 de agosto y la convocatoria a una nuevos comicios juntos con los nacionales del 25 de octubre por considerar que “hubo diferentes prácticas irregulares que obligan a celebrar una nueva elección total en la provincia”. La acción de amparo que Cano presentó ante la Cámara en lo Contencioso Administrativo incluye la solicitud de una medida cautelar para que la Junta Electoral Provincial (JEP) suspenda el escrutinio definitivo que está realizando con fiscales de todas las fuerzas políticas que participaron en la elección. “Nosotros no hicimos trampa, jamás actué así en mi vida”, replicó el gobernador tucumano José Alperovich para rechazar el planteo opositor y señaló que “el pueblo se expresó en las urnas, no le fallamos a la gente, no hicimos ningún daño”. “Poco a poco el pueblo tucumano se irá dando cuenta de la verdad”, sentenció.

En las 63 fojas del escrito que Cano llevó hasta los tribunales junto a su compañero de fórmula, el actual intendente peronista de San Miguel, Domingo Amaya, se solicita la anulación del comicio provincial y que se convoque a nuevos comicios en todas las categorías, por considerar que “la elección en Tucumán presenta elementos de un fraude integral que supera a los hechos ocurridos solamente el día de la votación”.

Un reclamo que divide aguas en la alianza opositora. El ex candidato a la intendencia de San Miguel por el massismo (que integra ApB), Gerónimo Vargas Aignasse, había dicho a Página/12 que “no se puede festejar cuando se gana y denunciar cuando se pierde”, al tiempo que el también candidato a senador nacional por UNA sentenció que “Cano ganó en la Capital” y “(Juan) Manzur (el candidato oficialista a gobernador) ganó en la provincia”. Además, el dirigente cuestionó “el sistema electoral del Medioevo que Cano acordó con Alperovich”.

La propuesta de solicitar una nueva votación en todas las categorías tampoco resulta simpática para los propios radicales. El jueves, dos intendentes electos por ApB que derrotaron al oficialismo es sus comunas, Sebastián Salazar (Bella Vista) y Mariano Campero (Yerba Buena),se habían pronunciado a favor de respetar “la voluntad popular” en el escrutinio definitivo que Cano también quiere paralizar.

“Creemos que existen elementos contundentes para demostrar que hubo un proceso fraudulento tendiente a violentar la voluntad popular expresada en las urnas”, sostuvo Cano ante los periodistas apostados en los tribunales tucumanos ayer al mediodía. “El planteo de nulidad de los comicios se basa en las leyes electorales y tiene sustento en principios de la Constitución Nacional y en pactos internacionales a los que Argentina está adherida”, insistió el diputado nacional y candidato a gobernador y lanzó una proclama: “Venimos a la Justicia a pedir que se haga respetar el derecho ciudadano a elegir libremente a sus representantes”.

De todas maneras, los candidatos opositores advirtieron que no abandonarán la judicialización de la elección y adelantaron que si su demanda no prospera en la Justicia provincial llevarán su reclamo a la Corte de Suprema de Justicia de la Nación, como lo hizo con el pedido de nulidad presentado días atrás por el espacio MST-Nueva Izquierda.

El gobernador se defendió de las denuncias y cuestionó la presentación opositora ante la Justicia. “Hay que esperar que la Junta defina quién ganó y quién no”, sostuvo Alperovich durante una conferencia de prensa y recordó que se “están contando los votos de la capital y hasta ahora va ganando Cano”. “Hay que darle tranquilidad al pueblo que se respetará lo que los votantes hayan decidido”, remarcó el gobernador tucumano quien negó que las acusaciones de la oposición hayan afectado a su entorno familiar pero reiteró que “afectaron mucho a la provincia” y destacó que “yo cuidé mucho a Tucumán estos 12 años y respeté la institucionalidad”.

Mas temprano y desde Buenos Aires, el jefe de Gabinete de la Nación, Aníbal Fernández, se refirió a Tucumán y el reclamo opositor: “Son operaciones de dirigentes de esa provincia, Cano y el tránsfuga de Amaya, quienes se han dedicado a tratar de deslegitimar la elección y ya no los aguanta nadie, no aparecen en ningún lado y no hablemos de eso que no pasa ni a mil kilómetros de distancia”. Fernández también desechó, ante la pregunta de los periodistas, la posibilidad de intervenir la provincia.”La intervención es una cosa muy severa, muy seria y muy grave”, sostuvo.

El último parte de la JEP de ayer por la tarde mantiene la ventaja de ocho puntos de Cano (48,84) sobre Manzur (40,97), contabilizadas 1090 urnas sobre un total de 3061, la mayoría de ellas de San Miguel donde el candidato opositor se impuso con comodidad. Pero todavía faltan escrutar las del Oeste y Este, donde Manzur sacó la diferencia para su triunfo.

Compartir: 

Twitter
 

Cano y Amaya, en conferencia de prensa ayer tras asistir a tribunales para solicitar la nulidad de los comicios del 23 de agosto.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.