EL PAíS › CAMPAñA PARA BUSCAR EN FRANCIA A HIJOS DE DESAPARECIDOS APROPIADOS

Le droit à l’identité

La embajada argentina en París lanzó una campaña que tiene el objetivo de convocar a posibles hijos de desaparecidos apropiados que hayan crecido en Francia. Estela de Carlotto participará el viernes de un acto en la municipalidad de París.

 Por Eduardo Febbro

Página/12 En Francia

Desde París

Lágrimas de risa y unas cuantas más que la risa absorbe. La artista argentina Victoria Grigera Dupuy ofreció en París un momento potente de intimidad e hilaridad con su espectáculo Montonerísima realizado en el teatro Chaplin Saint Lambert. La presentación de Montonerísima abre esta semana la segunda etapa de la campaña francesa por el derecho a la identidad, es decir, la búsqueda, en Francia, de bebés robados por los represores de la dictadura militar. La campaña fue lanzada oficialmente en mayo pasado por la embajada argentina en París. Cuando presentó el espectáculo Montonerísima, la embajadora argentina en Francia, María del Carmen Squeff, sobresaltó el carácter único de este one woman show donde el “humor actúa contra la tragedia de la historia”. En este caso, la tragedia personal de Victoria Grigera Dupuy y la colectiva que ella misma encarna, pero a las que narra con un humor de una inteligencia sutil y desopilante. Mezclando la historia política nacional de los años 70 con su historia personal, con el retorno de la democracia en los 80, con las interrogaciones a que da lugar el carácter polifónico del peronismo y los antagonismos de la política actual, Victoria Grigera Dupuy sacudió a un público parisino poco habituado a ver la verdad y la tragedia a través del humor. La obra se presenta bajo la propuesta de “humor postraumático”. Pero como lo dice la actriz al final de su espectáculo, el “humor alarga la vida”. Y en la vida, sin humor, lo más largo son las horas. Victoria Grigera Dupuy se pone en escena a sí misma y es como si toda la Argentina de los últimos 40 años desfilara en las palabras de esta mujer cuyo padre, Gustavo Grigera, desapareció durante la dictadura militar de Jorge Rafael Videla. Tampoco falta la referencia al país de hoy y al período electoral. Así lo escenifica y lo restituye la actriz en su espectáculo donde representa a una política “honesta y pianta votos”: “Néstor Kirchner dijo: ‘Les vengo a ofrecer un sueño’. Macri dice: ‘Les vengo a ofrecer un dueño’”.

Son los siempre nefastos rastros de esa dictadura lo que la embajadora María del Carmen Squeff se propuso buscar en Francia activando una campaña de alcance nacional a la que han respondido los medios naciones e instituciones del estado francés. Esta nueva fase que se inició con el espectáculo de Victoria Grigera Dupuy tendrá uno de sus momentos más fuertes esta semana con la llegada a París de la Presidenta de las Abuelas de la Plaza de Mayo. Este viernes, Estela de Carlotto mantendrá un encuentro con la prensa en la sede diplomática argentina de la capital francesa y luego, en el distrito 15 de París, donde se encuentra el Jardín de las Madres y de las Abuelas de la Plaza de Mayo (Jardin des Mères et des Grands-Mères de la Place de Mai, inaugurado en 2007) Estela de Carlotto plantará “el árbol del recuerdo”. El mismo día, la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo participará en un importante acto en la municipalidad de París donde, en presencia de la intendenta socialista Ana Hidalgo y de la presidenta de Amnistía Internacional Francia, Genevieve Garrigo, pronunciará una conferencia sobre los derechos humanos en la Argentina y el derecho a la identidad. Esta campaña francesa llevada a cabo por el servicio de derechos humanos de la embajada argentina a cargo de Javier Santander busca desentrañar los misterios de identidades que pueden no ser lo que aparentan ser. Si tantos represores argentinos lograron huir del país y rehacer sus vidas en el extranjero no es nada imposible que, a través de esos mimos represores, niños robados en la ESMA o en otros centros clandestinos de detención hayan cruzado el mar contando con una red de complicidades. “¿Si ellos pudieron, por qué no los demás, o sea, aquellos que robaron bebés?”, se preguntaba en mayo pasado María del Carmen Squeff. Puede que, después de tantos años, esos bebés ya adultos, hayan tejido una duda y se interroguen sobre su identidad real, es decir, sobre sus orígenes. La pregunta y la intención de la embajadora es tanto más pertinente cuanto que fue en París donde la dictadura militar instaló el ya conocido Centro Piloto. Ese servicio de inteligencia exterior que funcionó en la capital francesa fue los oídos y los brazos de la dictadura en el extranjero. En y para el Centro Piloto trabajaron en París el capitán Alfredo Astiz y Enrique “Cobra” Yon. “¿Quién dice que esta gente, una vez que vino la democracia, no se protegió después en Francia con bebés robados? Francia fue un país que recibió a muchas personas que estaban perseguidas durante la dictadura. Pudieron haber hecho lo mismo una vez que el régimen cayó, y contar además con ciertos protectores”, dijo a Página/12 la embajadora.

La Argentina propone entonces un “derecho a la identidad” para quienes estén en la incertidumbre. El espectáculo de Victoria Grigera Dupuy, Montonerísima, Humor Postraumático, fue esta vez el enganche de la nueva etapa de la campaña. La presencia de Estela de Carlotto suscitará en Francia un interés aún más grande. La Argentina ofrece así lo mejor de su historia presente contra lo peor de la pasada.

Compartir: 

Twitter
 

El jardín de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo en el distrito 15 de París, inaugurado en 2007.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.