EL PAíS › LA INVESTIGACIóN POR SUPUESTO LAVADO DE DINERO

Rechazo de recusación

El juez Rodolfo Canicoba Corral dijo que no se apartaría de la causa. Ahora debe decidir la Cámara Federal. Las indagatorias quedaron suspendidas.

La indagatoria de Sandra Nisman, hermana del fallecido fiscal Alberto Nisman, en la causa por supuesto “lavado de dinero” no se realizó ayer. Es que el juez federal Rodolfo Canicoba Corral, que entiende en el caso, rechazó la recusación en su contra presentada por la defensa de ella y de su madre, Sara Garfunkel, y suspendió sus declaraciones, al igual que las de los otros dos imputados, Claudio Picón y Diego Lagomarsino, hasta que la Cámara Federal porteña defina la situación.

Canicoba Corral rechazó apartarse de la causa, medida que el defensor de Garfunkel y Nisman había solicitado la semana pasada, y derivó el tema a la Cámara Federal porteña, el tribunal de apelaciones que decidirá si sigue al frente de la investigación que tiene a las familiares directas del ex titular de la UFI AMIA entre las personas imputadas por presunto “lavado de dinero” o la envía a otro magistrado. En su resolución, el juez rechazó haber tenido “enemistad manifiesta” con el fallecido fiscal Nisman y aludió a vaivenes en su trato vinculados a su relación laboral: el magistrado está a cargo de la causa por el atentado a la mutual judía y Nisman, hasta su fallecimiento, tenía en sus manos esa investigación. En ese marco, tanto las indagatorias de ellas cuanto las de los otros dos imputados en el expediente, quedaron suspendidas.

Sandra Nisman debía presentarse ayer por la mañana en el juzgado para ofrecer su declaración indagatoria, pero su defensor Pablo Lanusse pidió a primera hora de la mañana la suspensión de aquel acto y realizó un planteo para eximirla de prisión, que deberá resolverse tras dar vista al fiscal del caso, Juan Pedro Zoni.

Las indagatorias a Garfunkel y a Nisman, al empleado informático Diego Lagomarsino y al empresario Alejandro Picón habían sido solicitadas a Canicoba Corral por Zoni, quien los consideró presuntos testaferros de Nisman, “lavadores” de activos que el ex titular de la unidad fiscal especial dedicada a esclarecer el atentado a la AMIA habría incorporado a su patrimonio ilegalmente. Según la investigación de Zoni, las familiares directas de Nisman, su empleado y el empresario lavaron más de 10 millones de pesos a través de la compra de un Audi Q3, una cuenta en el banco Merrill Lynch en Nueva York con 600 mil dólares, un fideicomiso y terrenos en Uruguay. Zoni consideró probado que “los bienes aludidos eran realmente propiedad de Nisman” y que “no ha sido posible vincular el origen de estos a una actividad comercial lícita”. Según él, los ingresos declarados por Nisman entre 2009 y 2015 casi alcanzaban los 4 millones de pesos argentinos, una cifra que sus gastos excedían por mucho: 3 millones y medio pudieron imputarse solo a los realizados con tarjetas de crédito. El jueves pasado, el juez federal accedió a las medidas solicitadas por el fiscal que entiende en el expediente, imputó a los cuatro sospechosos y encargó sus indagatorias.

El abogado de Sandra Nisman y Sara Garfunkel, entonces, lo recusó, argumentando “enemistad manifiesta” y “prejuzgamiento” de parte de Canicoba Corral debido a sus declaraciones a la prensa en relación con Nisman. Sobre esos argumentos, el magistrado basó su rechazo a apartarse de la investigación. Según los procedimientos, apenas llegue el planteo de recusación a la Cámara Federal, deberá sortearse una de sus dos salas para que resuelva el tema, algo para lo cual no hay plazos.

Mientras tanto, las citaciones a indagatoria estarán suspendidas. También está pendiente de resolución un pedido de nulidad de la citación a indagatoria hecho por Picón. Ayer era el turno de Sandra Nisman, aunque no pisó los tribunales de Comodoro Py. Para hoy estaba citado Lagomarsino; Garfunkel debía asistir el viernes y el 15, Claudio Picón. La defensa de Picón había presentado un planteo de nulidad del llamado a indagatoria por argumentar falta de elementos que funden una sospecha. Picón es presidente de la empresa Palermopack SA, a nombre de la cual figura el Audi Q3, en foco de la investigación. Además, Picón realizó depósitos varios en la cuenta del Merrill Lynch e intervino en el fideicomiso analizados en la causa.

Compartir: 

Twitter
 

El juez federal Rodolfo Canicoba Corral investiga al entorno del fiscal Nisman.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.