EL PAíS › EL RETIRO DEL JUEZ FAYT Y EL FUTURO DE LA CORTE SUPREMA

La renuncia ya fue aceptada

La Presidenta aceptó la dimisión del juez de 97 años y el Senado le dará una distinción. Zaffaroni dijo que el Poder Ejecutivo puede iniciar el trámite para reemplazar a Fayt sin esperar al 11 de diciembre y advirtió que una Corte de tres miembros “es inadmisible”.

En un texto sin adornos ni agradecimiento por los servicios prestados, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner aceptó la renuncia de Carlos Fayt a la Corte Suprema, donde había sido nombrado por Raúl Alfonsín en 1983. Su salida del tribunal se hará efectiva el 11 de diciembre, la fecha que eligió el propio Fayt como evidente mensaje político: que su sucesión la resuelva el próximo gobierno. Sin embargo, el ex juez de la Corte Raúl Zaffaroni dijo que el Poder Ejecutivo ya puede iniciar el “trámite interno” porque la vacante está disponible una vez que la dimisión es aceptada. “Una Corte de tres es inadmisible”, dijo el penalista. “Una de cinco también”, dobló la apuesta, al encarar uno de los debates en puerta sobre la posible ampliación del tribunal, y postuló el número de quince miembros.

“La tarea que Fayt desarrolló en beneficio de los argentinos ha sido ultraimportante, de una magnitud fenomenal”, elogió el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández. El funcionario explicó que no estuvo en duda la idoneidad del juez ya que “fue un ministro brillante y de una estatura superlativa”, “sino que a los 97 años de edad lo sometían a una tarea que ningún hombre de 97 está en condiciones de hacer”. Fernández había sido el impulsor de la denuncia ante la Comisión de Juicio Político de Diputados en la que se pedía una evaluación psicofísica de Fayt para ver si estaba en condiciones de seguir ocupando el cargo.

El Senado le dará a Fayt la máxima distinción con la mención Domingo F. Sarmiento, en reconocimiento a su trayectoria, en base a un proyecto de resolución a propuesta de la Presidenta y del bloque de senadores del FpV. En los fundamentos a la distinción, los senadores explican que “el elogio a su trayectoria convive con el convencimiento de que un cargo como el que él desempeñará hasta el 11 de diciembre demanda a quien lo ocupa un esfuerzo que, tal vez, no se puede tener a su edad”. De ahí que elogiaba el límite de 75 años establecido por la reforma constitucional de 1994, que Fayt cuestionó judicialmente, con éxito, hasta obtener una sentencia de sus propios colegas para seguir en el cargo.

Dado que la Corte quedará con tres miembros y que ya se han generado dos vacantes, la discusión en puerta será por los sucesores así como por el tamaño y tipo de tribunal que debería haber. Pese al intento de Fayt de forzar la postergación de la postulación de algún candidato para después del 10 de diciembre, en el Gobierno no descartan avanzar. Dos vacantes, además, abren un margen de negociación hasta ahora inexistente.

Zaffaroni dijo que una Corte de tres jueces “pone en peligro la República en serio, porque en un sistema de contrapeso, no puede haber cinco personas y menos tres, que decidan si lo que hizo el Congreso está bien o está mal”. “Es una concentración de poder muy peligrosa”, señaló. Una Corte de tres requerirá unanimidad en los fallos, o habrá que llamar conjueces. “Ahora hay que pensar institucionalmente, pensar qué se hace con la Corte, con la Justicia, dentro del marco institucional que tenemos, y si eventualmente hay que pensar en una futura reforma constitucional”, planteó. El, por su parte, postula una Corte con 15 integrantes. Roberto Carlés, el candidato del oficialismo a reemplazarlo que por ahora sigue en veremos, también coincide en ampliar el tribunal.

Zaffaroni destacó que el decreto 222/03 no establece ningún impedimento para avanzar en el reemplazante de Fayt sin esperar a su salida efectiva.

Compartir: 

Twitter
 

Fayt asumió en la Corte Suprema en 1983, nombrado por el presidente Alfonsín.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.