EL PAíS › ENTREVISTA AL EX TITULAR DE LA UNION INDUSTRIAL ARGENTINA JOSE IGNACIO DE MENDIGUREN

“El cambio no es empezar de nuevo”

El candidato del Frente Renovador aseguró que el partido de Sergio Massa explicitó en la campaña una propuesta productivista y que sus votantes no quieren volver a los 90. “En ese período tanto el campo como la industria terminamos fundidos”, aseguró.

 Por Fernando Krakowiak

“Nuestras propuestas tenían una clara diferenciación orientada a la valorización productiva y los que nos votaron eligieron esas propuestas. Los candidatos que quedaron deben tener en cuenta eso”, aseguró José Ignacio de Mendiguren. En diálogo con Página/12, el ex titular de la Unión Industrial Argentina aseguró que hacen falta correcciones macroeconómicas, pero buscó dejar en claro que los que apoyaron al Frente Renovador no quieren volver al modelo de valorización financiera de la década del 90.

–¿Lo sorprendió el resultado del domingo?

–Sí, me sorprendió porque no estaba en el cálculo de nadie ni en ninguna encuesta.

–¿Por qué cree que la diferencia entre Scioli y Macri terminó siendo tan ajustada?

–No quiero criticar a nadie, pero a lo mejor la fórmula del oficialismo en la provincia de Buenos Aires no fue la mejor. Causó preocupación y eso se vio en el gran corte de boleta. Nunca hubo algo parecido. Sin duda, ahí quedó expresada una disconformidad hacia esa fórmula.

–¿Fue sólo la fórmula o se puede interpretar como un corrimiento a la derecha del electorado?

–No creo que el problema sea ése. En la provincia de Buenos Aires hubo muchas demandas que no fueron satisfechas, sobre todo de los pequeños y medianos productores que están en una situación muy mala. Las economías regionales también están pasando un momento difícil y no tuvieron respuestas adecuadas y rápidas.

–¿Qué deberían hacer Scioli y Macri para conquistar los votos del Frente Renovador?

–El Frente Renovador es un espacio nuevo. Nos costó mucho llegar a las elecciones por falta de recursos. Nos dijeron que después de las PASO iba a haber una polarización donde no teníamos lugar, pero al final logramos 5,2 millones de votos. Eso fue porque salimos de forma contundente a hablar de los problemas y a plantear soluciones. A decir qué íbamos a hacer y con quién lo íbamos a hacer. Nuestras propuestas tenían una clara diferenciación orientada a la valorización productiva y los que nos votaron eligieron esas propuestas. Los candidatos que quedaron deben tener en cuenta eso.

–¿Scioli y Macri son lo mismo o están en juego dos modelos de país?

–Lo que está claro es que la Argentina no debe volver atrás. En la actualidad hay un problema de restricción externa. Ante situaciones así históricamente prevalecieron medidas orientadas por la valorización financiera porque los créditos ofrecen soluciones de corto plazo. Si el político no tiene muy claro que la Argentina solo se recupera desde la producción, puede verse tentado ante las mieles de la valorización financiera. El problema es que esa ayuda viene condicionada. Lo que el FMI y los grandes bancos piden es ajustar y liberar el comercio para ofrecer mercados. Yo lo viví en el sector textil. En los 90, se vendían camisas por un dólar. Los fabricantes nacionales con un dólar no comprábamos ni los botones y cuando reclamábamos muchos economistas que hoy todavía hablan en la televisión nos decían que no éramos competitivos. Ahora todos los sectores se presentan como desarrollistas, pero quiero saber si es convicción o es moda.

–El año pasado se filtró un video de una conferencia donde el economista del PRO, Federico Sturzenegger, contó que el asesor en comunicación Jaime Durán Barba le dijo que cuando estuviera en el gobierno hiciera lo que quisiera, pero que no lo dijera en la campaña.

–Eso fue muy preocupante. Por eso desde el Frente Renovador salimos con mucha fuerza a expresarnos sobre todos los temas y a exigirle al resto de las fuerzas que también lo hicieran. Nosotros explicitamos una propuesta productivista y hubo 5,2 millones de personas que eligieron esa propuesta y ahora aguardan definiciones. Todos sabemos que hay que hacer correcciones en la política macroeconómica. El tema es si lo piensan hacer con políticas de ajuste o apostando por el crecimiento. Nosotros sabemos que con el ajuste sólo se profundizan los problemas. Basta ver lo que pasó en Argentina en 2001 y lo que está pasando en Grecia.

–Pero va a ser una tentación fuerte salir a tomar deuda para aliviar las tensiones cambiarias porque la salida productiva demoraría más tiempo.

–En 2002 quedó demostrado que cuando se recrean espacios de rentabilidad razonable hay una rápida capacidad de reacción de los sectores productivos de la economía. Ese es un camino que la Argentina puede recorrer, pero hay que dar las señales correctas. Hoy el esfuerzo debe estar puesto en recuperar los motores del crecimiento.

–¿Cuáles son esos motores?

–El tipo de cambio competitivo, la baja inflación y el orden en las cuentas. Con esas tres cosas la Argentina logró una expansión enorme. Después cometimos errores, pero ahora lo importante es volver a lo que nos permitió crecer. La solución no es plantear un cambio sin decir en qué consiste. Nosotros siempre planteamos un cambio, pero dijimos claramente que el cambio no es empezar de nuevo. Si el cambio es recuperar los motores para seguir por el camino de la producción estamos de acuerdo, pero si es volver al modelo de la valorización financiera debemos tener en claro que en ese período tanto el campo como la industria terminamos fundidos.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

“Nosotros sabemos que con el ajuste sólo se profundizan los problemas”, aseguró Mendiguren.
Imagen: Sandra Cartasso
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.